domingo 27, noviembre 2022
spot_img

No fue una renuncia, fue una caída

De cal y de arena

Más que por haber dimitido al cargo, doña Epsy Campbell sale del Ministerio de Relaciones Exteriores porque la tumbó la fuerza de los acontecimientos que desautorizaron su gestión.

Una seguidilla de errores que se dejaron oír con sonoridad en los pasillos de la Casa Amarilla y que repercutieron en los contenidos cualitativos de la actuación de la señora Campbell, aquí y en los foros internacionales, hizo insostenible su permanencia en el cargo. No solo por aquellos nombramientos que mostraron como única credencial de origen la del amparo protector de una afinidad política (o el caso de la ahijada) ni por los que la Procuraduría General de la República deslegitimó por ilegales; también por la tardía y desganada gestión en los foros internacionales donde se ventilaron atropellos a derechos humanos en que aparecen incursos algunos gobiernos y que resultó –esa anémica gestión- incoherente y extraña para con la tradición de Costa Rica. A lo que se agregaron –y esto como cuestión marginal que añade peso cuando llegan malos momentos-  los frecuentes viajes en compañía del “príncipe consorte”.

¿Cuántos de esos errores fueron conocidos y no objetados por el Presidente Alvarado?. Quizás nunca se precisará; mas no viene al caso determinarlo pues ni por metidas de pata de ese jaez va a caer el Jefe de Estado.

Evidentemente, a la señora Campbell se le agotó el espacio político y sus torpezas ahuyentaron sus aliados. O al menos ni se dejaron ver; máxime con el acoso periodístico que se desató para hurgar en los hechos.  Y “más peor” para doña Epsy, cuando desde adentro y desde afuera de la Asamblea Legislativa se asentó la convicción política de la pertinencia y urgencia de la salida de ella.

La señora Campbell resultó víctima de sus propias lapidarias sentencias sobre nombramientos a contrapelo de leyes y reglamentos, externados cuando alzaba su voz crítica como figura de oposición. Le rebotó en la cara la incoherencia en sus posiciones, lo cual tiene un alto precio a la hora de hacerse de autoridad moral.

No entendió que su espacio político se le había agotado. No se dio cuenta de que su continuidad en el Ministerio nada positivo aportaba al gobierno de Alvarado; tanto como que más bien empezaba a ser una incómoda cruz a cuestas. Aunque por consideraciones diplomáticas don Carlos guardase prudentes formas, silentes también.

Fugaz su paso por la Cancillería no fue, sin embargo, acompasado y admirado. Quizás porque los atributos de doña Epsy no encajaban con la hoja de credenciales que demanda el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En todo caso, fue un nombramiento extraño como otros tantos habidos en este gobierno.

(*) Álvaro Madrigal es Abogado y Periodista

Más noticias

5 COMENTARIOS

  1. Una mala escogencia de Charlie que acabo en un fracaso: con todos los graduados de escuelas de Relaciones Internacionales que hya en Costa Rica, de gente que ha ido en el exterior a formarse en diplomacia, relaciones internacionales, política internacional, organismos internacionales, … colocó a una persona que por más trayectoria tenga no tiene la menor idea de como funciona un ministerio de relaciones exteriores. No se le conoce una sola publicación a Epsy sobre diplomacia o sobre multilateralismo. Gracias Charlie …

    • Me da risa como los del lobby de la carrera de diplomacia hablan de esa carcajada como que si fuera física cuantica: según este comentarista ahora se ocupa ser máster y tener títulos en diplomacia, como que si esto no pudiera ser ejército por cualquier profesional con preparación internacional y fogueado en la materia. En fin, ya sabemos que estos gremios profesionales lo que buscan es justificar su existencia y ahora resulta que si los ponen a ellos en la cancillería todo va a hacer una maravilla?

      Campbell falló pero eso no siginifa que porque usted tenga un título en diplomacia lo hará mejor. Cualquier político experimentado y que sea honesto puede hacer un buen trabajo. Estudiantes de diplomacia…. Sigan picados por que no les dan brete en la cancillería, no importa, pero por favor, no jueguen con nuestra inteligencia!!!!

  2. Bueno creo que eso es lo que tenía que suceder hace rato. Su renuncia era lo más sano para el gobierno y lo mejor para enrumbar las relaciones exteriores con ética y profesionalismo.

  3. Quien pudo salir arrequintado fue Charly, el cual le dio las listas de los bendecidos (MRE) y firmó junto con Elsy, sus designaciones. Pero, el baile o función debe continuar. El servir de felpudo a la mafia política tradicional ya va siendo usual al PAC, donde su desprestigio electoral, con PLUSC incluido, es una realidad. Miles de millones más ganarán de nuevo los medios, especialmente la televisión para volver a convencer a nuestros conciudadanos, que con un poco fútbol, religión, novelas, sucesos y programas basura, olvidaran estos bemoles. Vaya proyección a nuestro futuro.

  4. El ataque persistente a figuras emblematicas del PAC sera una constante ,de algunos medios y de partidos politicos. Asi sera aprovechando cualquier fisura u oportudidad que se presente .Estamos en perenne campaña politica. Y la politequeria es la constante. Por ejemplo no vimos a diputadas como Franggy Nicolas o a Karinne Niño pedir que se investigara , ni se llamara a nadie a cuentas por los nombramientos ilegales que se hicieron en la cancilleria en los gobiernos del PLN . Que fueron bastantes por cierto .De esto no dijeron nada. Pero la mayor tristeza y verguenza en todo esto la causa ver el racismo que hay en nuetro pais. Los insultos racistas a doña Epsy estuvieron a la orden del dia, y a raudales. Ahi ningun medio , ni diputado (a), ect se pronuncio. Que pena !. No sera esa nunca la manera de reclamarle sus errores,ni a ella ni a nadie. Urge que se penalice en el pais los insultos racistas!!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias