jueves 8, diciembre 2022
spot_img

Brasil ofrece a países aliados su capacidad de construir un submarino al año

Río de Janeiro, 14 dic (EFE).- Brasil botó hoy el Riachuelo, el primer submarino construido en el país, y le ofreció a los países aliados su capacidad para montar un sumergible por año y que estará ociosa a partir de 2022, cuando termine de lanzar al mar los otros tres hasta ahora encomendados por la Marina brasileña.

«Este complejo fue montado inicialmente para construir cinco submarinos requeridos por la Marina de Brasil, pero, transcurridos sólo 6 años desde que colocamos la primera piedra, vemos que este complejo naval puede atender otros proyectos, tanto brasileños como de otros países», afirmó el director de Desarrollo Nuclear y Tecnológico de la Marina, almirante Bento Costa Lima Leite.

De acuerdo con Lima Leite, un almirante de escuadra que ya fue anunciado como el ministro de Minas y Energía en el gobierno del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, la capacidad montada puede «atender la demanda de la Marina de Brasil por medios navales y la de países aliados y países amigos».

El Riachuelo, bautizado y botado hoy en una ceremonia con la participación del presidente brasileño, Michel Temer, y de Bolsonaro, es el primero de los cinco submarinos que Brasil construye en el país en el marco de una acuerdo de cooperación militar con Francia y que prevé el desarrollo de un sumergible de propulsión nuclear.

El Riachuelo, con 72 metros de longitud y capacidad para mantener a 35 tripulantes durante 70 días a unos 300 metros de profundidad, es capaz de alcanzar velocidad de 20 nudos (37 kilómetros por hora).

Los cuatro submarinos convencionales encomendados por la Marina tienen como modelo el Scorpene francés, que es ligeramente inferior (66,4 metros), y cuentan con propulsión diesel-eléctrica.

El quinto, de 100 metros, 6.000 toneladas y velocidad de 19 millas por hora, puede alcanzar profundidades mayores y permanecer oculto por tiempo indeterminado gracias a su propulsión nuclear.

Para la construcción de los submarinos, Brasil montó en un puerto vecino a Río de Janeiro el Complejo Naval de Itaguaí, compuesto por el astillero en que son fabricados los submarinos, una planta de producción de estructuras metálicas, una base naval y un centro de entrenamiento para los futuros tripulantes.

El director del astillero Itaguaí Construcciones Navales, André Portalis, explicó que para el proyecto fueron montadas «unas instalaciones industriales espectaculares para la construcción de submarinos modernos», que hoy cuentan con 17.000 empleados y que están listas para aceptar nuevas encomiendas.

«En este momento alcanzamos una capacidad para construir un submarino por año pero podemos llegar a producir dos por año. Con esa capacidad podremos atender en el futuro a los países aliados de Brasil y de Francia», afirmó el ejecutivo.

Portalis aseguró que tras la entrega de los otros tres submarinos convencionales en 2022, el astillero podrá atender otras demandas mientras trabaja simultáneamente en el montaje del submarino nuclear, cuyo lanzamiento está previsto para 2029.

«Montamos una capacidad industrial considerable y estamos pensando en el futuro. El desafío es mantener en funcionamiento la riqueza que montamos», aseguró Portalis al referirse a la inversión de 35.000 millones de reales (unos 9.210,5 millones de dólares) que Brasil hizo en el proyecto.

«Construimos un gran astillero de gran proporción y el desafío es mantenerlo productivo. Necesitamos estabilizar las inversiones en el área de defensa», coincidió el comandante de la Marina de Brasil, el almirante Eduardo Bacellar Leal Ferreira.

Ni Portalis ni Leal Ferreira, sin embargo, quisieron comentar sobre posibles negociaciones para construir en Brasil submarinos para otros países pese a que la ceremonia de botadura del Riachuelo contó con comandantes de Marina, diplomáticos y representantes de varias «naciones amigas».

«Es algo en que aún tenemos que trabajar. Por ahora somos una empresa operativa pero aún no somos una empresa de mercado. Podemos ir sí al mercado internacional, pero hoy no podemos presentar un plan de negocios», dijo Portalis.

Leal Ferreira admitió que la propia Marina de Brasil puede encomendar otros submarinos, fuera de los ya contratados, debido a que algunos de los cinco que conforman la flota actual del país ya están acercándose al fin de su vida útil.

«Los submarinos alemanes que tenemos están llegando a los 30 años. Si vamos a encomendar un quinto o un sexto submarino convencional y cuándo, es una decisión que tenemos en permanente análisis», afirmó. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias