martes 4, octubre 2022
spot_img

Costa Rica acumula un déficit fiscal del 5,57 % del PIB a noviembre de 2018

San José, 18 dic (ElPaís.cr).- El déficit fiscal acumulado de Costa Rica alcanzó el 5,57 por ciento del producto interno bruto (PIB) durante los primeros 11 meses del 2018, superior al 5,04 por ciento registrado en el mismo periodo del año anterior.

El Ministerio de Hacienda detalló que los ingresos totales sumaron el 12,02 por ciento del PIB, mientras los gastos totales llegaron a 17,59 por ciento del PIB, para un déficit del 5,57 por ciento.

Si se excluye el pago de intereses Costa Rica registra un déficit primario del 2,33 por ciento del PIB.

«Al cierre de noviembre los intereses alcanzan 3,24 % del PIB. Por eso, en buena medida, los retos que se asoman para 2019 estarán asociados a la búsqueda de opciones de financiamiento que mitiguen el alto crecimiento de las tasas de interés en el mercado local», declaró en un comunicado la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar.

La funcionaria agregó que otro gran reto del Gobierno en el 2019 será la puesta en funcionamiento de la reforma tributaria llamada Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que fue aprobada el pasado 3 de diciembre por el Congreso «para mejorar los controles y aumentar la recaudación».

«Desde Hacienda seguimos trabajando con todas las herramientas disponibles, para enfrentar estos retos de la mejor manera posible», manifestó la ministra.

La reforma fiscal convierte el impuesto de ventas de 13 por ciento en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa pero que gravará los servicios, así como algunos productos que antes estaban exonerados.

El IVA será diferenciado para los servicios privados de salud (4 por ciento), los medicamentos (2 por ciento) y los productos de la canasta básica (1 por ciento).

La reforma también incluye cambios en el impuesto sobre la renta, en la renta de capital, la renta global y medidas para reducir o contener el gasto público, como por ejemplo una regla fiscal y la disminución de pluses salariales.

Según el Banco Central, el plan fiscal generará ingresos nuevos equivalentes al 1,2 por ciento del PIB, y si se le suman las medidas de recortes y contención del gasto que incluye, el impacto sería cercano al 3,7 por ciento en el año 2022.

La iniciativa busca paliar el déficit proyectado para 2018 en 7,1 por ciento del PIB, y frenar el crecimiento de la deuda, que pasará del 49 al 53 por ciento del PIB entre 2017 y 2018, según los cálculos oficiales.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias