viernes 1, julio 2022
spot_img

Nuevas imágenes satelitales comprueban que piña se expande de forma descontrolada

San José, 13 Ene (ElPaís.cr).- Una actualización de mapas satelitales vinculados con la N.A.S.A revelan que existen 66.266 hectáreas de piña sembrada para el año 2017, según mostraron las imágenes satelitales del Monitoreo de Cambio de Uso en Paisajes Productivos (MOCUPP) de Costa Rica, elaborado por el Laboratorio PRIAS del Centro Nacional de Alta Tecnología (CENAT) del CONARE. (disponibles en el sitio: http://www.snitcr.go.cr/)

Este mismo centro de investigaciones descubrió que las piñeras cubrían en 2016 unas 57.327 hectáreas del territorio nacional. Del 2016 al 2017 los empresarios piñeros incrementaron el área cultivada en 9.000 hectáreas lo cual representa un expansión de un 15,7% en tan solo un año.

La actividad de la producción de piña fresca en Costa Rica ha sido señalada como la responsable de contaminar fuentes de agua de poblaciones aledañas a este monocultivo. Incluso se ha visto envuelta en denuncias por no cumplir la legislación en materia laboral, ambiental y fiscal.

Además, de acuerdo con la Federación Ecologista Costarricense (FECON), se sabe que entre el año 2000 y el 2015 esta industria deforestó de forma ilegal 5.566 hectáreas de áreas de protección en márgenes de ríos y humedales.

El Laboratorio PRIAS además encontró 1.482 hectáreas dentro de Áreas Silvestres Protegidas, entre estas sobresalen el Refugio Corredor Fronterizo Norte, el Refugio de Vida Silvestre Maquenque y Barra del Colorado.

Igualmente, el traslape de la piña con las zonas que se supone dedicadas a la conservación de la naturaleza ya había sido denunciado por la Federación Costarricense Para la Conservación de la Naturaleza (FECON) en 2017 cuando se demostró que habían 1.112 hectáreas de piña dentro de ASP. Un año después el PRIAS revela que hay 370 hectáreas adicionales para el 2017.

Estas casi 1.500 hectáreas de invasión por parte de las empresas piñeras dentro de las Áreas Silvestres Protegidas demuestra la inacción estatal. Se sabe que instituciones encargadas de velar por el cumplimiento de la legislación ambiental no están haciendo su trabajo o son deficientes. Por lo tanto, son cómplices de la destrucción ambiental que esta sufriendo el país según el Artículo 57 de la Ley Forestal.

Pese a esto el actual gobierno ha recortado 2.000 millones de colones para el 2019 al Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), lo que pone cuesta arriba remediar cualquier impacto de la expansión irresponsable, ilegal y descontrolada del cultivo de la piña, según FECON.

Más noticias

5 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias