lunes 30, enero 2023
spot_img

Hembras de una especie de mono comparten el amamantamiento de sus crías

Madrid, 21 Feb. (EUROPA PRESS) – Más del 87 por ciento de los bebés de mono langur chato dorado evaluados en un estudio de cinco años fueron amamantados por hembras que no eran sus madres, un fenómeno llamado cuidado alomaternal.

Esta es la primera evidencia de esta práctica en un primate no humano del Viejo Mundo, según informan en un comunicado los autores del estudio, científicos de la Universidad Central Sur de Silvicultura y Tecnología en Changsha, Hunan, China.

Ocurrió predominantemente entre familiares y fue usualmente recíproco; alrededor del 90 por ciento de las madres amamantaron al bebé de otra hembra si esa hembra había amamantado previamente al suyo. El comportamiento, costoso para las no madres, probablemente surgió en redes de apoyo tolerantes basadas en el parentesco, donde la atención compartida ayudó a los animales a moverse en entornos duros e impredecibles, dicen los autores.

Los hallazgos pueden ayudar a comprender el papel del comportamiento del cuidado alomaternal en la evolución humana. El cuidado alomaternal se ha visto en una variedad de mamíferos, desde roedores hasta humanos, y se cree que el comportamiento aumenta la supervivencia infantil y reduce los costes reproductivos postnatales incurridos por la madre del bebé.

Estos costes son particularmente altos para los monos, ya que el mono dorado que vive en bosques templados de gran altitud con inviernos extremadamente fríos, de cinco meses de duración, y fuertes cambios estacionales en la disponibilidad de alimentos. Sin embargo, nunca antes se había observado el cuidado alomaternal en monos del Viejo Mundo.

En este estudio, los autores observaron grupos de monos langur chatos dorados en la Reserva Natural Nacional de Shennongjia, ubicada en el centro de China. A lo largo de cinco temporadas de nacimiento, los autores descubrieron que 40 de 46 bebés (87 por ciento) mamaban de una o más hembras que no eran sus madres, y 22 de 46 (48 por ciento) se alimentaban de al menos dos hembras adicionales.

Se observó predominantemente cuidado alomaternal durante los primeros tres meses de vida de un bebé. Cuatro de los seis bebés que no recibieron atención de otra mujer murieron durante el invierno, mientras que solo fallecieron seis de las 40 crías que fueron cuidadas por otras hembras.

La relación, generalmente la abuela o la tía del bebé, y la reciprocidad, desempeñaron papeles importantes en esa práctica, dicen los autores. Alrededor del 90 por ciento de las madres (25 de 28) correspondieron con la lactancia alomaternal durante el año en curso o el año siguiente si esa hembra amamantó a su propio bebé.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias