sábado 2, julio 2022
spot_img

Revista de opinión Canal 13: Un poco de luz en las tinieblas

El programa de la Revista de Opinión, de esta mañana del martes 26 de febrero de 2019, que dirige la periodista Laura Martínez, en el Canal 13 de Costa Rica, acerca de los acontecimientos del fin de semana, recién pasado, en la frontera colombo-venezolana, constituye una notable y refrescante excepción, en  medio de las manifestaciones o expresiones cotidianas, propias de una atmósfera social y política asfixiante, en sumo grado, como son las que caracterizan a un régimen con un estado de excepción no siempre declarado,  las que los medios de comunicación social de este país nos han venido recetando hasta la saciedad, desde sus páginas y pantallas, en la cotidianidad de nuestros hogares y centros de trabajo, habiendo estado a punto de producir una casi unidad total o totalitaria de pensamiento alrededor del tema Venezuela, convertido en el único importante a comentar o considerar, como resultado de ese efecto de saturación en nuestras mentes, que surge después de muchas semanas de escuchar las mismas ideas y ver las reiteradas imágenes, acerca de  ¿cuáles? o ¿quiénes son los personajes que deben ser odiados por todos, y en todo momento, dada su manifiesta ausencia de humanidad o por sus rasgos particulares que los harían distintos dentro de ella(como son los de ser “el mono” o “el mcburro”, diferente del nosotros caraqueño “blanco”, “adinerado” y supuestamente “culto”), como un paso previo a su aniquilación incluso ritual, la que será celebrada como una restauración del orden natural de las cosas en esta parte del mundo?.

En el panel dirigido por la periodista Laura Martínez tomaron parte, entre otros, el analista internacional, Antonio Barrios Oviedo, quien con su brillante y riguroso estilo habitual, intentó resaltar una serie de acontecimientos y procesos, no siempre evidentes en sí mismos, de manera desapasionada, evidenciando las omisiones interesadas de quienes centran la atención en el tema Venezuela y son omisos en cuanto a la situación de Haití o del triángulo norte centroamericano, con su dramática crisis migratoria, haciendo además notoria la peligrosa manipulación del tema de la ayuda humanitaria, por parte los dos bandos en el conflicto venezolano. Destacó, por otra parte, que el régimen venezolano viene a ser el único, que desde el punto de vista ideológico, se ha mantenido fuera del viraje hacia la derecha en toda la región que se producido, durante los últimos años.

El politólogo y exembajador, Pablo Barahona Kruger, nos dio una grata sorpresa, al considerar en el análisis de la crisis venezolana, una serie de elementos siempre ausentes en el tratamiento mediático del tema como son: la naturaleza  o identidad heterogénea de las fuerzas políticas de la oposición venezolana, su falta de propuestas sociales, políticas y económicas de peso para el escenario de una Venezuela postchavista o post Maduro si ese fuera el caso, la existencia de un sector muy reaccionario dentro de ella ligado al saqueo de los recursos naturales del país durante la Cuarta República, conformado por gentes provenientes de los entonces hegemónicos partidos Acción Democrática y COPEI, exceptuando algunos casos honrosos, con el cuál se hace muy difícil negociar, al igual que sucede con la ultraderecha de Voluntad Popular y Primero Justicia. En general, al igual que otros ponentes destacó que el manejo del tema del autoproclamado Juan Guaidó, por parte de Costa Rica, no ha sido muy afortunado, mientras que la negativa de nuestro país de apoyar una intervención militar en esa nación, se consideró más adecuada a nuestras tradiciones de paz, neutralidad y de respeto a la soberanía y autodeterminación de los pueblos.

El sociólogo, politólogo y administrador Carlos Carranza, insistió en los temas de gobernabilidad, y en el empeoramiento de la situación macroeconómica venezolana, la que en su opinión tenderá a agravarse durante los próximos meses, en especial por la intervención, por parte de Washington, para supuesta entregárselas a la gente de Guaidó, de las cuentas y activos de la subsidaria de la empresa estatal petrolera venezolana PDVSA, llamada CITGO en los EEUU, lo que hará más grande el faltante económico para Venezuela, un país que viene afrontando serias dificultades en los últimos años.

Para el historiador y académico, Vladimir de la Cruz de Lemos, quien ocupó la embajada de Costa Rica en Caracas, durante la mitad de la segunda administración Arias Sánchez(2008-2010), la falta de renovación de los mandos militares será un problema para el presidente Nicolás Maduro, en cuanto a la lealtad de las fuerzas armadas hacia su gobierno, alguien a quien junto con otros funcionarios de su administración, le reprochó la existencia de mala administración de recursos. Destacó que el llamado “socialismo del siglo XXI”, como una creación esbozada por el cientista social mexicano, Heinz Dietrich, dejó de existir a partir de 2007, agregando que Venezuela aparte de la retórica presuntamente socialista siempre ha sido un país capitalista, agregando que después de la muerte de Hugo Chávez, ocurrida en marzo de 2013, no se puede hablar ya de chavismo sino del madurismo o de madurismo-diosdadismo(por la figura de Diosdado Cabello, la que en su opinión concentra una importante cuota de poder). Para Vladimir Costa Rica desde luego no es neutral, pues ya tomó posición a favor de Guaidó, en lo que ha variado su posición en relación con la posibilidad de una intervención militar en ese país e insistió en que el apoyo hacia el gobierno de Maduro es ínfimo entre la población, cosa que nos pareció exagerada, y que no compartimos, en modo alguno.

Después de este esfuerzo por recordar lo escuchado esta mañana, sólo podemos agregar que esto es lo más equilibrado, plural y si se quiere decente u honesto( o menos tóxico, dentro del totalitarismo mediático imperante en este país centroamericano) que es posible escuchar en las pantallas de TV de los medios de comunicación de Costa Rica, un país donde la casi totalidad de ellos se han dedicado a intoxicar a la población con una versión demasiado interesada y cínica acerca de lo que está ocurriendo la República Bolivariana de Venezuela, sin posibilidad alguna de contrastar lo que afirman con el manejo y el acceso a otras fuentes. No creemos que esta prensa sea digna de una sociedad que proclama a voz en cuello que es democrática, aunque un cierto fascismo  cada vez más notorio, alimentando por la ignorancia y la desinformación de muchas gentes se muestra su faz más amenazante en este país centroamericano, de una manera tal que todavía no se escucha, con la mismas oportunidades de acceso a la población, la opinión del otro bando presente en este conflicto que trasciende las fronteras de ese país andino y caribeño. Los opositores que tomaron el edificio de la Embajada de Venezuela mostraron su rostro fascista y totalitario, con sus aires y acciones cargadas de matonería.

(*) Rogelio Cedeño Castro, Sociólogo y Escritor

Más noticias

2 COMENTARIOS

  1. Don Rogelio : Con la cantidad de millonarios de izquierda existentes en nuestro país (basta con leer
    la lista de pensionados de lujo y lo que ganan los profes progresistas universitarios )y las conexiones con Venezuela, en su momento país rico, porque la izquierda no es propietaria de un periódico,canal de tv ,o radio ? No cree Ud que con un medio propio pudieran expresar «sus verdades».
    La triste realidad para la izquierda es que en el pasado si las han tenido, pero,precisamente por mala administración y poca audiencia nunca logran levantar cabeza.
    Recuerde que el que paga la fiesta, escoge la música !

  2. Rogelio Cedeño Castro El problema que estoy tratando de evidenciar trasciende de lejos la cada vez más equívoca polaridad entre izquierdas y derechas, la que ha venido perdiendo significación en la medida en que sus posiciones se asemejan cada día más, con acentuadas tendencias totalitarias en el caso de la derecha, donde las posturas ultras son cada día más fuertes, razón por la que quien no siga a pie juntillas lo que ellos dicen es un socialista o un comunista, aunque no pase de ser un liberal o un presidente como Carlos Alvarado de Costa Rica, quien de repente se les salió un poco del canasto y ya quieren crucificarlo. De lo que estoy hablando aquí es de la mediocridad y el engaño totalitario, ejecutado por los amos de una prensa monocolor. Una sociedad democrática de verdad requiere de una prensa plural y de más calidad, lo que se ha vuelto imposible porque la prensa ya no es ni siquiera el cuarto poder de los tiempos de Randolph Herst en los EEUU o de Otilio Ulate y el general Pinaud, para el caso nuestro, sucede que ya no hay empresas periodísticas interesadas en el ejercicio profesional, informativo y educativo, lo que hay son diarios y televisoras que son meros apéndices de grandes corporaciones transnacionales, esa es la dictadura mediática internacional de nuestro tiempo. El fin de semana estuve en Panamá y da lo mismo leer como presuntamente informan de Venezuela (y el golpe de Estado en marcha)diarios como La Estrella de Panamá( uno de los más viejos del continente)y La Prensa, por sólo citar dos de los más importantes, si nos vamos a La Nación y a La Extra dominical veremos que dicen lo mismo que sus homólogos panameños sobre Venezuela y otros temas. La distancia el totalitarismo y la democracia se torna, cada vez más imperceptible como en el lenguaje del universo concentracionario de la novela de 1984 de George Orwell, así resulta que tanto Hitler y Stalin nunca quisieron saber un prensa de verdad libre, hoy en las democracias de baja intensidad el juego totalitario es mucho más sutil, es un ejercicio SOFT de la misma dictadura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias