viernes 9, diciembre 2022
spot_img

La quiebra de una empresa del sistema financiero nacional

Columna Poliédrica

Han pasado varias cosas en que los medios de comunicación han estado, prácticamente, ausentes en la cobertura informativa. No me extraña esta forma de actuar, especialmente, cuando se trata de alguno de los actores del sector financiero; a la larga, se trata de sectores vinculados en un país en que los dueños y directores de los medios de comunicación forman parte de estos grupos de interés.

Es claro que en Costa Rica el mercado de valores es muy pequeño y limitado, sin embargo, a pesar de eso, mueve varios millones de dólares por medio de diferentes productos financieros que se ofrecen a los inversores. El problema es que las operaciones de inversión se concentran en pocos actores y eso hace que el impacto en el mercado financiero pueda tener efectos relevantes y hasta peligrosos.

Lo cierto es que, en cualquier caso, los grandes perjudicados es el público inversionista. Cuando cierra alguna de las empresas que asesoran, captan e invierten el dinero del público, los más afectados son los que han confiado su dinero en las operaciones que han sido sugeridas por el corredor de bolsa; se trata de una situación que podría afectar a la economía costarricense y en concreto a las personas que confiaron su dinero en estos intermediarios financieros.

Lo acontecido no es nada nuevo y ya la historia costarricense ha visto situaciones similares en el pasado. Uno de los antecedentes más conocidos fue el de la financiera de los Sotela Montagne, en que la quiebra de esta entidad supuso pérdidas para una serie de personas que creyeron en obtener rendimientos que estaban fuera de toda lógica financiera; desgraciadamente a la gente se le olvida la regla básica de todas las inversiones, a saber: a mayor riesgo mayor interés.

Todo lo anterior y otros muchos hechos que se han dado en el sector financiero, están fuera de la comprensión y observación del gran público. La ingeniería financiera que hay detrás de estas operaciones se ha vuelto tan compleja que, incluso, se requiere de profesionales especializados para comprender la estructura de las operaciones que se realizan en el mercado. En resumen se trata de una actividad sumamente opaca y que presenta obstáculos reales para ser fiscalizada por la sociedad y los instrumentos que tiene para tal fin.

El mayor ejemplo de esta realidad es la crisis financiera que se desencadenó en el año 2008. Ni las calificadoras de riesgo, ni los controles que se habían establecido después de las crisis vividas en el siglo XX, fueron suficientes para evitar los procesos de especulativos que dieron como resultado la crisis del sistema financiero global; en otras palabras, la desregulación que se hizo y la ineficacia de las instancias de control produjo la pérdida de miles y millones de dólares para muchas personas que habían invertido su dinero en múltiples opciones que carecían de respaldo para honrar sus obligaciones.

Esperamos que la situación acontecida sea un hecho aislado y que no contagie el resto del sistema financiero costarricense. No obstante, la empresa involucrada es de las más antiguas de operar en el mercado de valores costarricense y ello genera una preocupación adicional para todas las instancias encargadas de supervisar las actuaciones de cada una empresa que trabajan en el sistema financiero nacional.

(*) Andi Mirom es Filósofo

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

6 COMENTARIOS

  1. Nada de que preocuparse Andi.Todo aquel que invirtió en títulos que están supervisados por la SUGEVAL y que se transan a través de la Bolsa Nacional de Valores no tienen ningún problema.Ni los títulos ni los inversionistas.El puesto cierra y le pasa sus clientes con sus inversiones al cargo de otro de los 15 puestos de bolsa existentes.Hasta ahi el dilema con la Bolsa y el sistema financiero nacional.
    Ahora aparte,inversionistas o clientes de Aldesa invirtieron con ellos en proyectos NO regulados inmobiliarios donde encontraron problemas de liquidez.Que es eso ? simplemente que tienen una propiedad valorada en $10 millones y obligaciones por $4 millones (ejemplo)a la cual no pueden hacerle frente. Se acogen a un regimen establecido por ley, para en un tiempo vender,desarrollar, hacer efectiva la venta de la propiedad y cancelar con intereses y demás las obligaciones que se tenían. No hay quiebra del todo.Es mas una reorganización de la empresa que si causa desempleo y angustia para aquellos que invirtieron y dejaran por un tiempo de recibir ingresos.Una operación entre privados.
    Por lo demás el sistema financiero esta bien.

  2. Excelente don Roger Lara su explicacion , fue un negocio entre personas fisicas y juridicas bajo el ambito privado , el señor Miron deberia mirar bien todo la informacion para no dar informacion que provoque incertidumbre , que es el inicio de la desconfianza , siendo esta ultima un acelerante para provocar miedos injustificados.
    Hector Orozco

  3. Al contrario de lo que dice el señor Lara, yo sí comparto la preocupación que externa el señor Mirom. Tengo claro que hay operaciones que por su naturaleza no tendría mayores perjuicios si se formalizaron por medio de ALDESA o cualquier otro operador del sistema financiero. Pienso, por ejemplo, en personas que adquirieron acciones de una empresa en el mercado secundario que no ven en riesgo su inversión porque esta depende de la empresa de la cual tiene las acciones que compró. El problema complicado es con los productos financieros que ofreció ALDESA y que ellos mismos administraban, es problema porque para el inversor que llega al mostrador de este intermediario, no siempre está claro si está invirtiendo en un producto de esa empresa o en uno que ALDESA gestiona; en otras palabras, en este momento debe haber un montón de personas sin el dinero que invirtió originalmente, no va recibir dividendos por esa inversión y además, tendrá que esperar a que se resuelva la intervención judicial en la que el único beneficiado es aquel que le toque ser curador. La cosa no es tan sencilla como trasladar la cartera de clientes a otra instancia del sistema financiero, detrás de estos procesos hay personas de carne y hueso que serán afectadas por confiar en una empresa que demostró incompetencia en su gestión.

  4. La industria financiera se puede resumir en esta frase del analista estadounidense Max Keiser: «simple y sencillamente la industria de las finanzas es un esquema de Ponzi legalizado». Punto fin de la conversación.

Responder a Jorge Eduardo Sibaja Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias