sábado 24, septiembre 2022
spot_img

Nuncio denuncia intentos de minar diálogo para superar crisis en Nicaragua

Managua, 18 mar (Sputnik).- El nuncio apostólico del Vaticano en Nicaragua, Waldermar Sommertag, denunció el lunes ante reporteros locales intentos de minar las negociaciones entre el Gobierno y la oposición para superar la actual crisis en esa nación centroamericana.

«Algunas fuerzas quieren minar el campo de estas negociaciones», aseguró el religioso, quien reaccionó a las críticas recibidas por su papel como testigo en las conversaciones entre el Gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (izquierda) y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD).

«Lamentablemente algunos medios de comunicación están poniendo la trampa para que no se negocie, yo pienso que debe haber un poquito de prudencia», agregó ante varios periodistas convocados en la Nunciatura.

Sommertag negó que estuviera parcializado en su mediación, recordó que tiene un canal abierto con el Gobierno por su condición de embajador de la Santa Sede, y advirtió que «si los nicaragüenses no quieren solucionar sus problemas, yo no seré la solución, pero tampoco un obstáculo»

«Hay que darle confianza (al diálogo), salvar lo salvable, dar tiempo al tiempo, esperanza a la esperanza. Están equivocados los que piensan que esto se puede solucionar en un día», insistió el religioso polaco, de 51 años.

El representante del papa Francisco recordó que la oportunidad de escuchar a las partes y propiciar un acercamiento también le fue propuesta a la Conferencia Episcopal de Nicaragua, que la rechazó por razones que tampoco cuestionó.

Sommertag, testigo de las negociaciones entre Gobierno y oposición, intercedió por la excarcelación el pasado viernes de 50 opositores detenidos por delitos contra el Estado, y por la liberación de 107 personas arrestadas el sábado último en una marcha no autorizada.

Nicaragua vive una crisis política y social desde mediados de abril pasado, cuando una reforma al sistema del Seguro Social desató violentas protestas contra la administración de Ortega, acompañadas por actos que el Gobierno tildó de «terroristas».

Entonces fue convocado un diálogo nacional auspiciado por la Iglesia Católica, que suspendió las conversaciones en junio, en medio de acusaciones y falta de consenso entre ambas partes. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias