martes 27, septiembre 2022
spot_img

Presidente mexicano discrepa con estimación oficial de crecimiento de economía

Ciudad de México, 2 abr (Sputnik).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este martes que no coincide con la estimación del crecimiento de la economía hecha por la secretaría de Hacienda de su Gobierno, porque los funcionarios federales «se quedaron cortos» en su previsión.

«Respeto el trabajo de los técnicos de Hacienda, porque estamos actuando con responsabilidad y seriedad; pero considero que se quedaron cortos en la proyección, creo que vamos a crecer como se estima, en cuando menos dos por ciento este año y el año próximo vamos a crecer a tres por ciento», dijo el mandatario en conferencia de prensa.

El documento de Precriterios Generales de Política Económica 2020 de la secretaría de Hacienda, indica una reducción del pronóstico de crecimiento para 2019 desde un rango anterior de 1,5 a 2,5 por ciento, a uno de 1,1 a 2,1 por ciento.

De esta manera, el dos por ciento que espera el mandatario está cerca del máximo estimado por las autoridades financieras.

López Obrador comentó que el documento de Hacienda, enviado la noche del lunes al Congreso, «es un estimado prudente, conservador, para no contradecir a quienes están elaborando proyecciones de crecimiento, sobre todo al Banco de México».

«Es muy parecido el diagnóstico», añadió.

Sin embargo, para 2020 el gabinete económico que encabeza el titular de Hacienda, Carlos Urzúa, estima que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) estará en un rango de 1,4 por ciento a 2,4 por ciento, lo que significa un recorte de siete décimas en las estimaciones previas.

La puesta tres por ciento del mandatario supera 0,6 por ciento el máximo esperado por las autoridades hacendarias de su Gobierno.

Criterios previstos

El documento de Hacienda explica en sus previsiones que la reducción de las expectativas oficiales «se debe principalmente al bajo nivel de crecimiento observado en la economía mexicana durante el último trimestre del 2018, el cual podría prolongarse en el primer trimestre del 2019».

Además, los ingresos petroleros, que aportan menos de la quinta parte del gasto público, se reducirían en más de 115.000 millones de pesos (más de 5.000 millones de dólares), según los criterios preliminares.

Asimismo, las autoridades financieras esperan que los ingresos fiscales durante este año sean inferiores en 121.200 millones de pesos (poco más de 6.000 millones de dólares) respecto a las previsiones de ingresos fiscales aprobadas el año pasado por el Congreso de mayoría oficialista, y estimadas en unos 5,8 billones de pesos (unos 290.000 millones de dólares).

Una de las causas de esa reducción está en la disminución de los ingresos petroleros, resultado de una merma en la producción de petróleo crudo y gas natural, y un menor proceso de refinación para producción de petrolíferos de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Para el año 2020 los ingresos fiscales se reducirían 1,7 por ciento, sin embargo la estimación de finanzas públicas no considera nuevos impuestos ni cambios al marco tributario vigente.

En el marco de una política de austeridad, el gasto público neto se reducirá 0,5 por ciento del PIB, en 121.200 millones de pesos, la misma cantidad que dejarán recibir las arcas del Gobierno como resultado de un menor crecimiento económico y menores ingresos fiscales.

Estos ajustes al presupuesto aprobado a finales de 2018 por el Congreso incluye menor gasto gubernamental, «necesario para mantener la meta de déficit público y el balance de Pemex aprobados para el 2019», indica el documento oficial.

En cuanto al índice de precios, el Gobierno «prevé que la inflación de México continúe disminuyendo durante el 2019 (3,4 por ciento) y el 2020 (3,0 por ciento), conforme sigan disipándose los efectos de la alta volatilidad cambiaria y los precios de los energéticos» que originaron su incremento desde enero de 2017.

La cotización del tipo de cambio fue reducida de 20 a 19,9 pesos por dólar en promedio para el cierre de este año 2019; mientras que para el 2020 se espera que cierre con una ligera alza, en 20,1 pesos el dólar.

Las tasas de interés, podrían bajar de 8,5 por ciento actual a ocho por ciento y descender un poco más en 2020, a 7,6 por ciento.

El precio promedio de la cesta mexicana de petróleos de exportación, que son en su mayoría crudos pesados, se estima en 57 y 55 dólares por barril, para el 2019 y el 2020 respectivamente, un incremento de dos dólares por barril, respecto al precio aprobado para el 2019 por el Congreso.

La deuda pública se ubicará en 45,1 por ciento del PIB, similar a la estimación presentada para el año 2019, de 45,3 por ciento del PIB y continuará con la tendencia de lograr superávit primario de uno por ciento del PIB en 2019 y crecer a 1,3 por ciento en 2020. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias