viernes 12, agosto 2022
spot_img

Se hunden aliados de la guerrilla africana del Frente Polisario

Demetrio Olaciregui Q.*

Los aliados del Frente Polisario, principalmente Argelia y Sudáfrica en el continente africano, y Cuba, Nicaragua y Venezuela en Latinoamérica, enfrentan sus propios problemas irremediables, producto de la inviabilidad de sus sistemas políticos.

En África, el caso más dramático es el de Argelia, un régimen que se derrumba y se lleva consigo al Polisario, porque es en ese sistema político decadente donde esa guerrilla tiene sus raíces, se nutre y sobrevive.

En los últimos 44 años ese movimiento separatista ha sido una marioneta de Argelia para enfrentar al reino de Marruecos como parte de sus alucinaciones hegemónicas en el norte de África.

La situación argelina se repite en Nicaragua donde un dictador  con aspecto enfermo,  de rostro enjuto, un rictus por sonrisa y el cuerpo endeble, al que sus opositores llaman el  coma-andante, se resiste a dejar el poder.

Los intentos negociadores entre el régimen orteguista y la llamada Alianza Cívica  para encontrar una salida política a la crisis que cumple un año, han fracasado. Ortega se niega adelantar elecciones, fijadas para el 2021, liberar a 300 presos políticos e investigar el asesinato de 400 civiles cometidos por sus fuerzas de seguridad.

Nicaragua, ha copiado de Argelia, Cuba y  Venezuela, las características represivas. Controla la población a través de los servicios de espionaje, el aparato burocrático, la policía, el tribunal electoral y los tres poderes del Estado.

La verdadera oposición está en las fuerzas sociales. Pero esos movimientos campesinos y estudiantiles, están doblegados actualmente por la represión y casi todos escondidos, asesinados, presos o en el exilio.

Con cada vez menor apoyo económico  venezolano y con la aguda crisis interna producto de un año enfrentamiento con la oposición, el régimen está arrinconado y su derrumbe total es cuestión de tiempo.

Colonialismo cubano en Venezuela

En el caso de Venezuela la catástrofe de su economía socialista lo radiografían las cifras. El Banco Mundial lo clasifica en el puesto 188 entre 190 países. Solo Somalia y Eritrea son peores. Desde que el chavismo llegó al poder en 1999, la producción agrícola ha bajado un 70%, la manufactura disminuyó  un 75% y  la extracción de petróleo se redujo a la mitad.

Un mes de comida para una familia promedio le cuesta actualmente  más de 100 veces el salario mínimo mensual. Casi el 70% de los hospitales carecen de todo lo básico.

Después de ser un país rico en recursos, lo que queda de Venezuela es un Estado fallido que ha destruido el aparato productivo. El 90% de la población vive en la pobreza, en medio una desquiciante escasez de alimentos de primera necesidad y medicamentos básicos, y con una  hiperinflación que este año llegará a 10,000,000%, según el Fondo Monetario Internacional.

Todo eso ha forzado el mayor éxodo de la historia de América Latina –con más de tres millones de refugiados e inmigrantes- vaciado las instituciones e instaurado un régimen en el que los opositores carecen de los más mínimos derechos, incluyendo el derecho a la vida.

Desde la orilla de la oposición se han hecho llamados a los militares a romper filas con Maduro considerado un dictador, cuyo círculo cercano está lleno de corruptos con vínculos con el narcotráfico y el  grupo terrorista libanés Hezbolá, el mismo con el que se ha aliado el Polisario.

Además, la presencia de Cuba en Venezuela, es vista como una nueva forma de colonialismo. El exjefe guerrillero salvadoreño, Joaquín Villalobos, afirmó que La Habana tiene el control político, militar y cultural de un  régimen títere y una economía ordeñada por los cubanos.

Aseguró que en los últimos 15 años Cuba ha recibido más de $35,000 millones y que en la actualidad Maduro entrega el 80% del petróleo destinado a la cooperación internacional  a Cuba. “Cualquier necesidad del régimen cubano tiene prioridad sobre la emergencia humanitaria que padecen los venezolanos”, subrayó Villalobos, quien es consultor internacional en solución de conflictos.

El expresidente del gobierno español Felipe González lo planteó de este modo: “Tenemos que hacer ver al régimen cubano que no puede mantener más tiempo su injerencia en Venezuela ni seguir parasitando sus recursos”.

El analista internacional venezolano Ibsen Martínez sostuvo que pareciera no haber otra salida ante “la tiránica contumacia de Maduro en su vocación de exterminio”. Se refirió “a quienes piensan que una intervención militar en Venezuela no solo es deseable, sino sencillamente inevitable”.

La economía extractiva que ha impuesto Cuba a Venezuela es la que ha permitido a La Habana sobrevivir. Ese régimen, donde los ciudadanos votan pero no eligen, pretende reciclarse en forma vitalicia y seguir destruyendo los cimientos de una nación y adueñándose con su totalitarismo de las escasas esperanzas de su población. Por algo el escritor cubano Enrique del Risco ha caracterizado a su país como “uno de los mayores yacimientos de silencio del planeta”.

Esa es la razón por la cual Estados Unidos busca cortar el cordón umbilical entre Caracas y La Habana y a las sanciones impuestas en enero contra la petrolera estatal PDVSA, ha sumado sanciones a dos compañías que entregaron parte de los 50,000 barriles diarios de crudo que despacha el régimen de Maduro a la isla caribeña. Además, declaró como «propiedad bloqueada»  34 embarcaciones de PDVSA.  El embargo al petróleo  venezolano comenzará a regir el 28 de abril.

Sudáfrica sumida en la incertidumbre

El quinto gobernante de Sudáfrica, desde que en 1994  terminó el régimen del apartheid, Cyril Ramaphosa,  sucedió el año pasado a Jacob Zuma,  quien dimitió para quitarse de encima acusaciones  por abuso sexual, corrupción,  lavado de dinero y crimen organizado. Las últimas  derivadas de un controvertido acuerdo de compra de armas por $5,000 millones.

Después de  que en 1999 fracasó en sus intentos por hacerse del gobierno, Ramaphosa se dedicó a amasar fortuna a la sombra del poder. En el 2015 valía $500 millones, según Forbes. Fue segundo del depuesto Zuma y sus críticos lo señalan como cómplice silencioso en todas sus fechorías.

Ramaphosa tiene actualmente a Sudáfrica sumida en “una profunda incertidumbre”, de acuerdo a un análisis de Bloomberg. Las empresas tecnológicas, minoristas, especializadas en la agricultura, la educación y las que prestan servicios financieros están luchando contra el desempleo, fraude corporativo y  una economía sin señales de vida que se expandió solo un 0,8% en el 2018.

Recientemente el influyente rotativo sudafricano Daily Maverick criticó la posición de Sudáfrica hacia Marruecos, y sostuvo que «Pretoria todavía prefiere ver el tema de la integridad territorial de Marruecos a través de un lente de la Guerra Fría». «La rivalidad con Marruecos está en el corazón de esa lucha», añadió.

Bajo el título «Marruecos, el Sahara y la brújula moral invertida», el diario señaló que el número de estados miembros de la Unión Africana que reconocen a esa guerrilla africana se ha reducido significativamente y que el retorno de Marruecos al máximo foro africano en enero del 2017 ha contribuido aún más al aislamiento de los separatistas y ha multiplicado el respaldo a las posiciones de Rabat en torno a sus provincias del Sur en el Sahara.

Los principales aliados del Polisario en África y América Latina -Argelia, Sudáfrica y Venezuela- están sumergidos en una crisis sin precedentes que los tiene al borde del precipicio, puntualizó el diario.

«Actualmente Rabat es una nación moderna social y económicamente en medio de una región, sin duda,  problemática», señaló el Daily Maverick, para añadir que, por otro lado, «Argelia es el benefactor del Polisario por razones que tienen menos que ver con cuestiones de principio y prácticas de los derechos humanos, donde, en el mejor de los casos, tiene un historial incierto”.

«Marruecos es cada vez más un inversor activo en África, con una participación en el sector bancario en más de 20 países, en la medida en que uno de cada tres Dirham (la moneda marroquí) ganados por el sector bancario proviene de otros lugares de África», comentó el diario sudafricano.

Sostuvo que actualmente, Royal Air Maroc (RAM) vuela a 24 países africanos y tiene un ambicioso plan de expansión para adaptarse a su nuevo inventario de aviones.

El periódico sudafricano destacó “la impresionante tasa de desarrollo y crecimiento” en la región marroquí del Sáhara, y aseguró  que “Rabat ha invertido sustancialmente más en esa región de lo que está recibiendo, que representan varios cientos de millones de dólares en parques y escuelas, hospitales, instalaciones deportivas, carreteras, gestión de residuos y agua potable, bibliotecas y centros culturales, generación de energía renovable, puertos y aeropuertos».

«Pretoria haría bien en echar un vistazo a la magnitud de esos cambios. Al mismo tiempo podría aprender y posiblemente incluso ganar algo. ¿Imaginen un acuerdo de código compartido entre SAA (South African Airways) y RAM, o la expansión del exitoso modelo industrial aeroespacial marroquí hacia el Sur? Sudáfrica puede obtener beneficios reales de lazos más estrechos con Marruecos”, reconoció el Daily Maverick.

El Polisario en el equipaje de Argelia

El hundimiento de Abdelaziz Bouteflika, la última cara visible del sistema totalitario argelino, también arrastra consigo al Polisario, que forma parte de su equipaje.

Porque fue Butlefika –ahora caído en desgracia y convertido en un cadáver político- quien creó, dio vida, estructuró y estableció esa guerrilla africana como parte de una jugada militarista para instigar la separación del Sahara de Marruecos. Como ministro de Relaciones Exteriores, desde 1963 hasta 1978, trazó la  política exterior argelina en defensa y apoyo de ese movimiento separatista.

Hay que  hacer un poco de historia. Butlefika siempre traicionó a su país de origen, pues nació en 1937 en la ciudad marroquí de Uchda, a cinco kilómetros de la frontera con Argelia. A los 19 años, cuando comenzó la guerra argelina de independencia, cruzó la frontera desde Marruecos para unirse al Ejército Nacional Popular contra Francia.

Al terminar el conflicto ocupó, durante 15 años, el cargo de ministro de Relaciones Exteriores, hasta que fue obligado a renunciar acusado de corrupción por apropiación de fondos del Estado.  Para evitar la cárcel se refugió en Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. A su regreso al país formó parte del complot que en 1992 derrocó al gobernante de turno.

El golpe militar de ese año también impidió que el Frente Islámico de Salvación ganara la segunda vuelta de las elecciones y se instalara en el poder, dando inicio a la llamada década negra. La brutal represión militar dejó  150,000 muertos.

A fin de lavar su imagen, los militares echaron mano en 1999 de Butlefika para gobernar el país a través de un civil. Después de resultar reelecto, en el 2004 nombró como jefe del Estado Mayor al general Ahmed Gaid Salah, quien lo apoyó en la reforma  de la Constitución que le permitió presentarse en el 2008 para un tercer mandato.

El general Gaid Salah también lo respaldó en el 2015 para su cuarto mandato. Un año antes, Butlefika había sufrido un derrame cerebral que lo dejó en estado cuasi vegetativo. Durante la campaña electoral de ese año no tuvo ninguna aparición en público.

El Polisario el gran perdedor

Ante la posibilidad de un quinto mandato,  el ejército hizo sus cálculos y ecuaciones para encontrar un sucesor a Buteflika. Pero no incluyeron a la población como parte de la ecuación, sobre todo en un país de 41 millones de habitantes en el que el 40% tiene menos de 30 años.

Los hechos se precipitaron. El detonante fue el anuncio de las intenciones de Butlefika de participar en las elecciones del 18 de abril. De inmediato millones de argelinos rompieron el muro del miedo y salieron a las calles para exigir su renuncia.

En medio de las manifestaciones callejeras Butlefika fue llevado a un hospital en Ginebra  debido a la degradación de sus reflejos neurológicos, problemas respiratorios y una afasia que le impide hablar. En Suiza le diagnosticaron en “riesgo vital permanente”.

A su regreso, el general Gaid Salah –quien por 15 años ha sido el hombre fuerte de Argelia- le quitó el respaldo, lo obligó a renunciar y aplazó en forma indefinida las elecciones presidenciales.  Humillado por los militares a quienes sirvió y repudiado por la población, Butlefika reconoció tardíamente que “nada es eterno jamás en la vida”, según una misiva que no escribió.

Butlefika será recordado como corrupto y autoritario. Junto con su cohorte de militares, despilfarró los incalculables recursos obtenidos del gas y el petróleo y no creó fuentes alternativas de riqueza.  La crisis económica  provocó que miles de jóvenes arriesgasen sus vidas en el Mediterráneo para marcharse a Europa sin papeles.

“El reinado de Butlefika favoreció la aparición espectacular de depredadores y prevaricadores, que, con la bendición del poder, se organizaron para tomar el control no solo de la riqueza del país, sino también de sus esperanzas y ruegos”, opinó el escritor argelino, Mohammed Moulessehoul.

“El poder establecido –añadió- ha demostrado su nocividad. Solo ha aportado a la nación rechazo y odio. Navega a ciegas, en círculos, improvisa en lugar de garantizar, pone parches en lugar de arreglar, llevando inexorablemente al país a la ruina”.

No se espera que el régimen convoque a elecciones creíbles y que pongan al país en el camino democratizador, debido a la vocación totalitaria de los militares. Por el momento Abdelkader Bensala, quien por 22 años ha estado al frente de las dos cámaras del Parlamento argelino, con el título de presidente interino, será el nuevo títere de los militares argelinos.

Los clanes que controlan el país desde hace 57 años se han especializado en ocupar todos los espacios del Estado y en manejar a su favor los resortes institucionales. Son maestros en perpetuarse en el poder y, sin duda, lo seguirán controlando.

El escritor marroquí Tahar Ben Jelloun consideró que la crisis argelina  está abierta a un final entre la fórmula del general Abdulfatah al Sisi en Egipto, la represión de Bashar al-Asad en Siria, el fin de Muamar el Gadafi​ en Libia o la transición tunecina.

“En cualquiera de los casos quien más pierde es el Polisario”, opinó.

El galardonado escritor, parte del hecho de que el conflicto por el Sahara marroquí es una criatura de Argelia y sus títeres de la guerrilla africana del Polisario. “Con el advenimiento de una nueva Argelia, libre y sin inhibiciones, es probable que se de vuelta a la página de este conflicto, porque  la cuestión del Sahara es una parte integral del sistema militarista que gobierna Argelia desde 1962”, sostuvo Ben Jelloun.

“Marruecos espera que Argelia se desarrolle, florezca y se vuelva más democrática. Así tendrá una posición constructiva hacia la integridad territorial de nuestro país y dejará de bloquear cualquier solución a un conflicto que Argelia ha  creado desde cero”, concluyó.

(*) Demetrio Olaciregui Q. Periodista y exembajador de Panamá en Marruecos.

Más noticias

10 COMENTARIOS

  1. Se ve que este señor solo ve las cosas desde la panarámica de Rabat, señor usted es uno de los que disfrutan del sufrimiento de los demás, tal vez esos países que ha mencionado y otros que no ha citado tienen dificultades económicas y de mala gestión pero la causa está en que los fuertes quieren imponer siempre sus condiciones y controlarlo todo que no quieren que unos estados de derecho allí sino gobiernos actúan que se pueden manipular. En cuanto al Polisario su sustento está en la causa justa de su derecho a tener su propio país y todo el sufrimiento del pueblo saharaui es por la ocupación ilegal de su tierra por Marruecos que sí es una marioneta en manos de Francia

  2. Esto es suma de copias de fragmentos de propaganda marroquí ,que nada tiene que ver con la realidad.
    La causa saharaui después de 40 años está reconocida y apoyada por la comunidad internacional.Las posiciones de la Onu,de la Union Africana en el plano político demuestran que los derechos del pueblo saharaui a su autodeterminación y los reconocimientos de la Republica Saharaui son irreversibles.
    Las recientes sentencias del tribunal europeo de Justicia rechazan la soberanía de Marruecos sobre el territorio ocupado del Sahara Occidental y confirman que no se pueden explotar los recursos sin la autorización del pueblo saharaui,a través de su representación legítima.
    Sobre los aliados de los saharauis son 86 países los que reconocen la Republica Saharaui y además cuenta con el mayor movimiento de solidaridad en Europa, formado por redes de partidos políticos,parlamentos y ong formado la coordinadora europea EUCOCO que se ha convertido en el azote permanente del colonialismo marroquí.Ademas si esos países que ha citado son insignificante porque los vista el rey de Marruecos y sus ministros lloriqueando mea culpa por reanudar la relaciones diplomáticas con ellos,aún sin pedirles renunciar al reconocimiento de la Republica saharaui,como también hizo con la Union Africana ,donde convive con la el Estado Saharaui .
    Respecto a Argelia ,las posiciones sobre el Sahara Occidental,nunca fueron de un presidente,sino de un Estado y de un pueblo que conoce y valora el derecho de los pueblos a su autodeterminación y sus posiciones y políticas seguirán sin variar un ápice, hasta la plena descolonización.La Cuestion saharaui no es un conflicto bilateral es un problema de descolonización interrumpida por una invasión militar y esta en manos de Naciones Unidas.
    Además ,los españoles conocen perfectamente el tema saharaui , porque España ante Naciones Unidas sigue siendo la potencia administradora del Sahara Occidental.

  3. Este personaje ha presentado un formato desvergonzado de la propaganda del régimen marroquí que ocupa desde 1975 una parte del territorio saharaui y parece que toman sus deseos por realidad,sin embargo ,eso esta lejos de la realidad.Marruecos intento la conquista por la fuerza desde 1975 al 1991 ,pero han perdido le batallay las Naciones Unidas han aprobado un plan de paz ,por el que se reconocen los derechos del pueblo saharaui y se pide la organización del referéndum y han creado la Minurso como fuerza que velara por la aplicación de esta resolución. Marruecos desde entonces está bloqueando ese referéndum,pero eso no conseguirá detener el avance de la lucha del pueblo saharaui,ni desanimar la Onu y detener el proceso de descolonizaciondel Sahara Occidental.
    Los paises que usted ataca en nombre de Marruecos,sino tuvieran importancia porque el rey de Marruecos y sus ministros los están visitando y coqueteando para reanudar las relaciones.Pero no son solo esos países que fueron y seguirán en la vanguardia de la defensa del pueblo saharaui,pero además hay más de 80 países que reconocen la Republica Saharaui entre ello los miembros de la Union Africanay una gran red de partidos ,parlamentos y asociaciones solidariarias que dentro del Eucoco mantienen una posición firme en apoyo de los derechos saharauis .
    Marruecos contrariamente a lo que pretende esta en bancarrota,con una deuda externa colosal,una rebelión en las diferentes regiones del país y un récord de violaciones de los derechos humanos recogidos por Human rights watch y amnistía internacional y la comisión de Naciones Unidas para los derechos humanos.Por otra parte ,el tribunal europeo de justicia ha dictaminado que Marruecos no tiene ningún derecho sobre el Sahara Occidental.
    Sobre argelia,que Marruecos no tome sus derechos por realidad ,la posición de ese país es una posición de Estado y del pueblo de Argelia y se mantendrá mientras los saharauis no ejerzan con toda libertad su derecho a la autodeterminación y se corone este proceso de descolonización con una solución justa y duradera bajo los auspicios de la Onu.No fue,ni es ni será una posición de un presidente,sino de todo un pueblo que ha pagado un precio caro por su libertad.

  4. Éste artículo de principio a fin es pura propaganda marroquí. Es un cúmulo de falacias, tergiversaciones, bulos y un sin fin de insultos a la razón.
    Sr. Demetrio, con todos mis respetos, con este compendio de burdos argumentos Ud. no puede llamarse periodista porque falta a la verdad de manera vergonzosa.
    Para empezar:
    -La esencia y fundamento del Frente Polisario, a éstas alturas, es indudable al igual que su legitima representabilidad del Pueblo Saharaui. Hecho reconocido por la comunidad internacional.
    – El Sahara Occidental no es ni nunca ha sido marroquí y ningún país en el mundo le reconoce a Marruecos soberanía sobre este territorio. Naciones Unidas tampoco le reconoce a Marruecos soberanía sobre el Sahara Occidental y mucho menos la Unión Africana donde la República Árabe Saharaui es miembros fundador de dicha organización continental.
    – Este pais- la República Árabe Saharaui- es reconocido por más de 80 países en el mundo.
    – los acuerdos comerciales Unión Europea- Marruecos que incluyan el territorio, las aguas, el aire y el subsuelo Saharaui son ilegales para la justicia europea.
    Las demás falacias que Ud. Vierte, aquí, en este su artículo, de por si quedan descalificados.
    En definitiva, la pluma – por más hermosa que sea- cuando falta a la verdad se hace aberrante y le expulsa a su dueño de la historia por una rendija.
    Las motivaciones que la han llevado a Us. A verter tanta patraña, tanta falsificación gobeliana de la historia me trae a la mente unos versos de Góngora que seguro Us.se repetirá constantemente cuando necesita «el calor» de su benefactor, Marruecos.
    Dijo Góngora:
    «Ande yo caliente y ríase la gente»

    Sr. Demetrio, le aseguró que honrar a la verdad calienta más y dignifica al ser humano.

  5. Ningún viento es capaz de naufragar nuestro barco, pues el pueblo saharaui está decidido a conquistar su libertad al precio de cualquier sacrificio. Esta decidido en confiado en si mismo y no como Marruecos y sus lacayos que creen que manipular y sobornar pueden con nosotros, es cierto que no nos conocen, no saben que ni el tiempo ni las tinieblas han podido con nosotros, nadie como la naturaleza más los saharauis y por ende nadie lo podrá domar.
    No sabemos de donde sacó Oliveiri sus conclusiones o le llegaron directos desde El Majzen. El pueblo saharaui y su vanguardia, el frente Polisario se amparan en la fuerza del derechoy jamás serán doblegados. Los pueblos libres de América Latina saben posicionarse y diferenciar la justicia de la propaganda. Vuestros hermanos en el Sahara Occidental orgullosos de los lazos que nos unen y no por haber tenido la misma potencia colonizador que por cierto fue la peor colonización no por su negra historia sino por las continuas injerencias y políticas neocolonialistas ancladas en los tiempos de los Virreinatos.
    El pueblo saharaui conquistará su libertad tarde o temprano y los cómplices en su genocidio no sólo serán juzgados por la historia sino por su propia conciencia.

    • Es un artículo sesgado, que ve la realidad que relata solo a través de los ojos de usa que parece ser su mandante. Lejos de la objetividad y de la complejidad de los hechos. Lamentable publicación, engañosa.

  6. Sr Demetrio le invito a escribir sobre la grave crisis de marruecos en todas las esferas, por que el Polisario existió desde la época colonial, cuando precisamente Marruecos abogaba por la eliminación del Colonialismo del Sahara Occidental y traspasará todas las dificultades de los aliados y la mezquina envidia de sus enemigos por una sencilla razón y esta su determinación por defender sus derechos. curiosamente usted defendió el derecho del pueblo saharaui y luego prefirió defender a los ocupas ilegales de nuestro país. Marruecos arde internamente y lo único que osa decir es que perdemos nosotros los saharauis simplemente por que Argelia esta dando una clase magistral de civismo y de capacidad política casi una doctrina. Lástima que Marruecos no llega a tanto, sino, no tuvieras la necesidad de auxiliarles aún que de nada sirve, por que la razón padece más no perece.
    El Estado Saharaui cuando surgió lo hizo del abandono de españa a su colonia y no de los intereses argelinos como dices, sino del interés de los marroquis de quedarse todo un país, ojala fuera de los primeros, entonces no hubiéramos tardado tanto años en guerra y en exilio. Nos preocupa más lo que no pasa en Marruecos, pareciera que el país mas pobre, alfabeto y desigual de la región, con serios pendientes de los derechos humanos y un largo etc no tiene motivos para protestar y reclamar nada a su gobierno de casi cinco siglos y en eso reside el problema real de la región. el papel acepta lo que le pongan Sr demetrio, pero la historia no. Los saharauis han sido las victimas de una monarquía que ha querido expandir sus fronteras por la fuerza y de plumas que las defienden en vez de criticarla. En la historias de américa latina hubo casos de ejemplos de connacionales y hasta extranjeros que prefirieron defender los intereses de la colonia por encima de la de sus propios países y a pesar de ello hoy tenemos a un Panamá y una Costa rica prósperos.

  7. Publicar información falsa y manipulada es la base de los artículos de una clase de «periodistas» a sueldo, pero enfermos de mala fe y con la misión de dañar a un pueblo que lucha por su libertad y contra la ocupación militar marroqui ,y de paso lavar la cara a la dictadura marroqui. Demetrio Olaciregui, periodista (exembajador de Panamá en Marruecos) se obstina en ensuciar la imagen del pueblo saharaui y su representante legítimo, el Polisario, movimiento de liberación reconocido por la comunidad internacional. Es evidente que le va a costar al «periodista» conseguir sus objetivos, pero el bolsillo lo agradece. Quien financia grupos armados en el Sahel y parte de Europa, quien produce y exporta hachis, además de fomentar y alentar la trata de personas a través de la inmigración clandestina es el Reino marroqui y su rey . Quien viola los derechos humanos, tortura en las cárceles a los ciudadanos saharauis, a los activistas y especialmente a las mujeres es la monarquía marroquí que tanto defiende el señor Demetrio Olaciregui. Quien priva a los saharauis de su derecho a la libertad a través de la tortura, las duras condenas perpetuas y asesinatos es Marruecos y su régimen. Un régimen dictatorial que no respeta la legalidad internacional y expulsa a observadores internacionales del territorio saharaui ocupado

  8. Demetrio publica información falsa y manipulada ,basada en mala fe, falta de pruebas y con alevosía con la sola finalidad de dañar la lucha del pueblo saharaui y lavar la imagen de una dictadura cómo la marroquí. El «periodista» Demetrio Olaciregui (exembajador de Panamá en Marruecos) se obstina en lavar la imagen de la monarquía feudal y de su rey a cambio de contestar la legítima lucha del pueblo saharaui y su representante legítimo, el Polisario, no lo conseguirá a pesar de su » misión» pero si se llenará los bolsillos de las monedas del verdugo. Quien financia grupos armados en el Sahel y parte de Europa, quien produce y exporta hachis, además de fomentar y alentar la trata de personas a través de la inmigración clandestina es el Reino Alauita. Quien viola los derechos humanos, tortura en las cárceles a los ciudadanos saharauis, a los activistas y especialmente a las mujeres es la monarquía marroquí que tanto defiende el señor Demetrio Olaciregui. Quien priva a los saharauis de su derecho a la libertad a través de la tortura, las duras condenas perpetuas y asesinatos es Marruecos y su régimen. Un régimen dictatorial que no respeta la legalidad internacional y expulsa a observadores internacionales del territorio saharaui ocupado

  9. El pueblo saharaui está más decidido que nunca y jamás cesará de luchar por sus derechos mientras tanto muchos seguirán buscando migajas en el basurero de la historia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias