domingo 5, febrero 2023
spot_img

Hora de revisar los Tratados Comerciales

Todos los TLC deben someterse a un escrutinio público, realmente fueron hechos a lo chabacano, dañando de manera colateral a los productores del tercer mundo. No existe abaratamiento real de los productos de primera necesidad, solamente de bienes innecesarios.

El nuestro, o debería decir el de Abel, Anabel y Oscar, no trajo más riqueza a las grandes mayorías, repartió pobreza e inequidad. Se comprende que actuaron movidos por la mano peluda de Wall Street, pero también actuaron negligentemente para con las mayorías.

El mismo plebiscito no fue del todo claro, por esa razón debería revisarse. Leo en un periódico de Costa Rica una crítica al preside electo de Panamá, Laurentino Cortizo (de paso hace énfasis en que Nito es ganadero y empresario, creando así una perversa inclinación de lo que se lee) una crítica por su propuesta de revisar el TLC Panamá- Costa Rica, EEUU y Nicaragua. Claro que debe ser revisado, los lecheros panameños en una gran mayoría están quebrados y la leche NO es más barata. Esos lecheros han tenido que luchar contra una lactaria privada manejada con protocolos y garantías cooperativas, lo cual deja una brecha insalvable en los precios: así hasta yo, decía doña Niní Chinchilla, o no es lo mismo verla venir que bailar con ella, dijo el genio de LGS.

La carne desde Nicaragua, ha entrado en enormes cantidades y todos sabemos que en ese país no se pagan salarios ni remotamente justos. Una cosa es tener razón y otra es tratar de racionalizar las cosas sin argumentos. Cada país debe hacer su TLC a la medida de sus costos de producción, primero llenando las necesidades empresariales y sociales y después mirando por encima de la tapia del vecino, debe primar el beneficio de los ciudadanos de un país, lo demás llega aunado. Mejor ubicarse y hacer tratados multilaterales, donde cada país elija sus mejores socios comerciales. Si siempre existieron los acuerdos comerciales, ¿qué necesidad había de hacer los TLC? En primer lugar, partimos de una ambigüedad lingüística, pues para los EEUU es “agreement”, que significa “acuerdo”, a nosotros nos impusieron “tratados” que no son acuerdos, son imposiciones arancelarias. Me pueden decir que es cuestión de semántica, pero por una palabra se empieza una guerra.

Los EEUU están teniendo muchísimos problemas con los acuerdos comerciales con la China (al gigante asiático no le pueden endilgar el término Tratado, sencillamente no lo aceptarían) en ese caso el problema no es arancelario, es que ya los mismos EEUU no saben qué hacer con los millardos que se fugan hacia el gigante asiático.

Todavía recuerdo una frase lapidaria de Allan Greenspan: “no puedo negarle el derecho a mis conciudadanos de comprar artículos a menor precio”, esta fue la razón del desempleo y cierre de fábricas a todo lo ancho del país y sentó las bases para la edificación de la “burbuja de los bienes raíces”, una de las mayores estafas que se han fraguado después del plan Marshall.

Como no pueden torcerle el brazo a China, se dedican a causar boicots como el de Huawei, que ha perjudicado a los ciudadanos americanos. Claro que el teléfono inteligente Huawei es superior al iPhone por leguas (yo tengo iPhone por si creen que es envidia), ahora los perjudicados son los mismos ciudadanos estadounidenses. Así es como funciona el sistema, aunque se puede prescindir de un teléfono celular, la leche y la carne son prioritarias para la alimentación ciudadana.

Hoy, ante la incertidumbre climática, no diré cambio para no entrar en discusiones baladíes, estamos trabajando la tierra con veranos más ruinosos y con inviernos más lluviosos, esto por si solo obliga a cualquier país dentro del “cinturón alimentario” del planeta a revisar sus acuerdos comerciales o lo que los EEUU tan rimbombantemente denominan tratados: acuerdos de allá para acá y el tratados de aquí para allá: hipotecaron la soberanía de Costa Rica.

Se habla de una desocupación del 17% en Costa Rica, esto por si solo es dramático, es inquietante y nos pinta un horizonte horrible, especialmente a las nuevas generaciones, que no ven alternativas viables a mediano plazo.

Los últimos dos gobiernos, que se vistieron la levita de progresistas, han sido de todo, menos eso. Los disparates de endeudarse antes que llamar a las cosas por su nombre, no pintan nada mejor. Desde el gobierno de Figueres Olsen, sabíamos que el país estaba en crisis, el plan escudo de Óscar Arias terminó de hundir la daga en la carne del estado, dejando además un hueco fiscal de proporciones cósmicas, que LGS dice no conocer.

¿Por qué criticar las ideas revisionistas comerciales de Laurentino, Nito Cortizo? De paso Nito no produce ganado comercial sino ganadería de alta genética, tiene además muchos otros nichos empresariales que hacen que no se arruine por este asunto de leche y carne. Debería Carlos Alvarado seguir el ejemplo y atreverse a hacer otro tanto, por lo menos así reactivaría nuestra precaria economía. ¿Se atreverá a enfrentarse al periódico en ciernes?

(*) Dr. Rogelio Arce Barrantes es Médico

 

Más noticias

10 COMENTARIOS

  1. Dr, cada dia lo noto mas de acuerdo con las políticas de Donald J. Trump.
    El problema de Costa Rica con re-negociar es que llevaría la peor parte.
    Solo podría perder beneficios.Informese.

    • No, Floria, creo que lo que sucede es que fue tan rápido todo con los tratados, que la mayoría de países lo ven como una estupidez. No mejoró nada de nada.

  2. Excelente análisis. Si el sector agrícola y las PYMEs están por el suelo en Costa Rica, es porque no pueden competir con productos importados desde el exterior gracias a los TLC: ni los pequeños productores de frijol de la zona Norte pueden competir con el frijol chino importado por Costa Rica. Definitivamente, los TLC están hecho para favorecer a unos cuantos y para impactar negativamente a la gran mayoría. Se ha visto beneficiado el pequeño sector exportador de Costa Rica y únicamente este sector. Nadie más. Hay que revisar los TLC y si es del caso terminarlos de una buena vez. Para esto se necesita tener pantalones y en este desGobierno nadie los tiene amarrados.

  3. Si el mismo Trump ha pedido revisar los acuerdos comerciales con Canadá y México, no hay ninguna razón para no re-negociar un TLC que ha hundido en más pobreza y en más desigualdad a gran parte de Centroamérica desde su aprobación. La diminuta élite económica que le saca provecho no justifica el enorme sacrificio que está haciendo Centroamérica con estos tratados pésimamente negociados. El caso de los ex negociadores del TLC costarricenses no nos deja mentir: negociaron para beneficio de ellos, para sus negocios, sus amigos empresarios, y lo hicieron en nombre de Costa Rica.

  4. Deberían revisarse también las leyes de implementación, aquellas que solitos nosotros aprobamos, y que han favorecido mayormente -y en algunos casos exclusivamente- los intereses de corporaciones foráneas. La falta de protección a los representantes de casas extranjeras y distribuidores locales es un ejemplo.

  5. Cual seria el problema al estar de acuerdo en las ideas relacionadas a revisar lo que nos conviene como pais ? Exactamente esta es la actitud que ha faltado a nuestra clase política..Hoy por hoy Trump esta señalando un camino para quienes desean reducir la desigualdad en los sectores y zonas poblacionales olvidadas por el pésimo manejo de las politicas planes y ejecución de los gobiernos tradicionales? Los de derecha con el bolsillo a la derecha y Los de Izquierda con el bolsillo a la derecha.

  6. En la pasada campaña del (sí o no al TLC), los que tenemos un poco de visión y conocemos la actitud de algunos de nuestros políticos, sumado ha esto la inversión multi-millonaria del (sí al TLC), se sabía de antemano el desastre sobre dicho acuerdo.
    Porque desgraciadamente para muchos de nuestros políticos primero está el amor al billete antes que el amor a la patria. Y será una calamidad que nos acompañará siempre, hasta que vengan nuevos elementos honestos y con verdadero amor a la patria; porque acá a parte de inteligencia, se ocupa sobretodo «honestidad».

  7. Con que palanca vamos a llegar a negociar con EEUU?, señores, el TLC fue una imposición más del imperio, y como dependemos de ellos teníamos que acogernos a el con las condiciones de ellos, no sean ingenuos, mientras nuestra economía sea dependiente del dólar vamos a tener que seguir aguantando los caprichos del imperio, ellos son los dueños de la bola, si no los dejamos jugar bajo sus términos, se la llevan y nos quedamos sin jugar, a menos que nos consigamos nuestra propia bola, que en este caso sería petróleo, gas natural, minerales, o cualquier otro recurso que le de un respaldo a nuestra moneda, que el único respaldo que tiene en este momento son inversiones principalmente en dólares.
    Eso de que somos soberanos e independientes es mentira, es un espejismo, somos una colonia de EEUU, el motivo real de las dos guerras mundiales que hemos sufrido ha sido repartirse el poder en el mundo.

  8. Y vuelven más cadenas hacia Costa Rica. Primero fue con Anabel y Trejos para el TLC-USA y hoy con la OCDE y sus 22 exigencias, de la mano de Dyalá Jiménez Figueres (MCE) y Nogui Acosta Jaén (MH), donde hasta la banca estatal y privada casera dizque «competirán en igualdad de condiciones» fraguando en definitiva entregar la sangre económica financiera, para crear un zombi a la medida a los grandes intereses de los organismos internacionales para luego, robar, saquear y usurpar nuestras instituciones. Todo está calculado por la mafia política tradicional. Y usted ciudadano, pele el ojo quienes son los reales filibusteros, terroristas y traidores a Costa Rica. Con semejantes elementos, qué demonios podríamos revisar en manos de tal pandilla. Entendámonos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias