lunes 28, noviembre 2022
spot_img

A la buena o a la mala: una crisis que pudo evitarse

Estamos, lo aceptemos o no, ante una crisis sin precedentes en Costa Rica, la desocupación va en aumento y nada, absolutamente nada, parece emanar de Zapote.

Estamos de acuerdo que suceden demasiadas cosas juntas en la economía mundial, pero no debimos haber llegado a límites dolorosos como efecto secundario de las pésimas administraciones de los últimos siete gobiernos: si 7, un número elevado de administraciones que dejaron más mal que bien y en las cuales fue notorio el manejo irresponsable de los recursos públicos.

Se cerraron grandes oportunidades como fue el ferrocarril con José María Figueres, la creación de incrementos salariales en el sector público, pluses y gollerías a granel. Pensiones de lujo calculadoramente estructuradas, con nombre y apellido. Descuido del incremento de instituciones superfluas, duplicidad de funciones que fueron una fábrica de votantes: PLN y PUSC especialmente aprovecharon esta situación malévolamente, y siguieron inflando el globo sin importarles a quien le reventara entre las manos.

Un inquilino de Zapote únicamente se preocupaba de salir sin mojarse, dejándole al siguiente el panorama para ver qué sucedía. Si bien no se puede culpar uno solo específicamente, se puede culpar a los últimos siete, excluyendo al actual porque a él le va a reventar la bolsa de los triquitraques en las manos. ¿Son estas administraciones culpables de negligencia? Si, sin dudarlo tienen casi toda la culpa de lo que enfrenta el país.

Ahora estamos con JAPDEVA en números rojos, pero si eso se sabía hace más de diez años que llegaría puntual. Los empleados no se pueden lanzar a la calle como material desechable, ellos tienen familias que mantener, tienen obligaciones y no fueron ellos directamente los que se “nombraron” en los puestos ni los que se “auto alcahuetearon” con las convenciones colectivas.

Estoy mencionando una sola, cuando hay varias en lista de espera, que lo único que se ignora es la fecha exacta, pero que hacen fila rumbo a la quiebra. He venido escribiendo por años en diversos medios informativos, artículos acerca de la irresponsabilidad de muchos políticos, que por defender sus propios privilegios, crearon una serie de alcahueterías que ya no alcanza el fisco a cubrir. No se puede exigir más impuesto, salvo que se quiera espantar la inversión extranjera y quebrar la empresa privada, es decir matar la vaquita.

Causa pena ver que se pretenda prohibir el derecho a huelgas, porque algunos dirigentes sindicales se extralimitaron en las pretensiones de sus agremiados, para seguir gozando de los privilegios que tiene la dirigencia.

La falta de liderazgo de los últimos siete presidentes da vergüenza, no vergüenza ajena como algunos la llaman, no, vergüenza real. Hay una incertidumbre entre la población, que definitivamente nos causa dolor, porque aunque no nos parezca bien que los salarios se inflen desmedidamente, esas familias tienen comprometido hasta el último cinco de su ingreso, es decir una cascada de despidos únicamente causará más caos social, más pobreza y desocupación, empeorando la situación económica del país, sin haber preparado antes algún plan. No me refiero al “ridículo plan escudo” de Oscar Arias, que llenó algunas autónomas con decenas de miles de burócratas, no fue plan escudo sino una pose populista clásica y ante la cual nadie levantó la mano para detenerlo.

El antecesor al presidente actual, no tuvo la más mínima consideración con los ciudadanos al emplear sumas astronómicas para pagar la planilla estatal, aunque se comprende porqué lo hizo, no debió ocultarlo, no se si adrede o no, pero esas actitudes enfermizas dejan un sabor amargo en los ciudadanos: él resolvió su vida personal, ahora los demás que vean cómo lo hacen.

¿Es que los inquilinos de Zapote no entienden nada de economía, tienen pésimos asesores o sencillamente son cínicos? La respuesta es personal, no podría dar una respuesta exacta porque apenas atraviesan las puertas de Zapote, entran al mundo de Neverland, donde revolotean por doquier los Peter Pan, después se van y el que sigue: sigue peor. Es como un videojuego de los viejos, donde una vida acaba y empieza otra y lo peor que sucedería es volver a comenzar, la diferencia es que estas vidas son reales y dejan huella.

Utilizan a los sindicatos para acallar al público, mientras se dan barbaridades como “la trocha” vergonzosa o el “cementazo” a vista y paciencia de todo el pueblo, con cierto grado de complicidad, y nada pasa, ya nos acostumbramos a que nos estafen.

¿Habrá solución? Si, lo único es que no sabemos cómo será, dolorosa, muy dolorosa o demasiado dolorosa…, no será inocua, no, dejará cicatrices difíciles de curar e imposibles de olvidar.

Todo eso debió preverse, de haber tenido gobernantes honestos y diligentes, no hablo de evitar, sino de prever. Si tan solo hubiera existido un mínimo de ética, estaríamos en otra situación más manejable.

(*) Dr. Rogelio Arce Barrantes es médico

Más noticias

5 COMENTARIOS

  1. El país no está tan mal para mí así que me vale un banano lo que digan los fatalistas como estos,estos tipos solo escriben para tenerle hinchada la jupa a la gente y que viva preocupada, es decir,son peones del sistema que quieren que la gente viva en un estado espiritual inferior. Si las mayorías van y votan por ineptos como Carlos Alvarado,si la gente no tiene conciencia del bien común y no viven con hábitos adecuados,pues no vengamos a estar llorando que al país se lo está llevando la trampa. Aquí todo mundo padece del síndrome del vividor aprovechado…

  2. DR : Lo comprendo perfectamente.Dice ud las verdades que todos conocemos y hemos fallado en reconocer.
    Ha llegado la hora de la verdad.Dificil porque nadie bien nacido puede querer algo que afecte a su semejante.Pero el estado tiene que reducirse ,ser mas eficiente y menos oneroso.No es cosa de ideología , es simplemente que la cama no da para tanto gente.Tan simple como eso.

    • Doña Floria, usted siempre capta el fondo de lo que escribo. Desde luego que nuestros políticos, especialmente los presidentes, desde Rafael Angel hasta Luis Guillermo, han sido “pésimos” estadistas, nuestros grandes problemas pudieron evitarse pero en poses populistas, ninguno quizo detener esta tragedia. A veces he tenido la premonición de que todos buscan con o sin conocimiento de causa, regresar a antes de los años cuarenta. Eliminar los grandes logros institucionales de Costa Rica: UCR incluida, porque a como vamos todo, absolutamente todo, se acabará y no habrá a quien cobrarle. Prefiero pensar que fueron manipulados por los grandes capitales a creer que actuaron “motu proprio”. Ya no hay reversa, no por la vía democrática y pacífica, la mayoría no podría vivir sin su salario, crearíamos un pandemónium que nos salpicaría a todos. He pensado que únicamente un “presidente de facto”, podría hacer algo desenredando la madeja, pero soy demócrata y amo la libertad, por ende sería contra mis principios. Los economistas más serios: callan por timoratos o cálculo político, los grandes hombres y mujeres de este país se envejecieron y no hubo cambio generacional. Ahora algunos pretenden aumentar el número de diputados, ¿para qué? Crear una ley contra las manifestaciones populares, ¿para qué? Hay que opinar Floria, hay que aportar aunque se nos insulte.

  3. Sabias palabras Don Rogelio, muchos venimos notando que nuestro país ha sido llevado a un punto de no retorno fruto de la suma del mal e irresponsable manejo de las finanzas públicas los (7) anteriores a este más éste que trae instrucciones de seguir derrochando pero además barrer y acabar con los pocos pilares que nos brindan algo de paz y seguridad social al punto por ejemplo de hacer decreto para impedir burocráticamente que los más desprotegidos tengan acceso a la compra de ropa usada. Éste Alvarado está alineado, y lo peor es que en suma el y todos sus colaboradores aunados a los diputados PAC, PLN y PUSC están totalmente convencidos de que ya no hay Absolutamente nada que se pueda hacer por nuestro país es ese nuestra peor debilidad y razón del caos actual: ellos están 100% ya convencidos de tal situación y se comportan como quien dice: por lo menos yo y los míos estaremos bien. Ser gobernados por gente sin visión ni valentía ni amor patrio es nuestra peor desgracia actual, no hay allí valentía para enrumbar sin confrontación y en esfuerzo nacional nuestro país a un mejor mañana.

  4. Muy buen articulo don Rogelio! Sobran analisis superficiales y corren rios de criticas, principalmente, en redes sociales; pero, hay ausencia de analisis profundos que integren variables economicas, sociales (migratoria), educativas, de seguridad (crimen organizado),de salud (CCSSS), y otras mas.
    No hay conciencia pais, sino grupos , entre ellos, profesionales liberales, que evaden impuestos, y grupos sindicales que defienden sus privilegios, aunque no haya contenido economico para pagarlos.
    Cabe agregar, que el pais, convertido en » tierra de nadie» desde hace unas decadas, perdio su cultura de paz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias