lunes 6, diciembre 2021
spot_img

¿Será Ottón Solis una caricatura de su discurso?

Nunca fui su partidario, no obstante en muchas ocasiones pensé que bien podría cambiar nuestra siniestra política criolla. No es que me tragara su discurso, no, nunca lo hice, sino que si de verdad amenazaba a todos los políticos con el dedo, sería porque él era incapaz de actos corruptos.

Cuando se ventiló un asunto sobre uso del protocolo “in absentia”, no lo vi más que como una revancha de algunos adversarios contra Alex Solis, su hermano, tratando de quitarlo de la Contraloría General de la República. No solo lo consiguieron, el discurso de Ottón se agudizó a extremos talibanescos.

Una familiar mía trató de llevarme a aquel PAC de principios del milenio, no di el paso adelante, había mucho entusiasmo alrededor de un “Imán de la ética”, lo cual es preocupante porque normalmente en las esferas políticas nadie sale impoluto.

“Solo conoce los caminos rectos, quien erró alguna vez por los torcidos, y la mejor intención no es quizá la del hombre impoluto, sino la de aquel que lleva en el alma las cicatrices de muchas equivocaciones” (Ortega y Gasset).

Basado en esta sentencia del filósofo español, no obstante seguí pensando qué tal vez…, pero no lo hice porque es difícil para un hombre que ha visto tantas cosas, creer en nadie. Pero veía cómo le arrebataban “su” partido, a vistas claras, y si, era su partido, había salido del PLN de Oscar Arias revoloteando y resulta que formó el PAC de Otton Solís: ¿había alguna diferencia en realidad? Mucha gente si lo creía, pensaban que habían encontrado un nuevo profeta en el desierto de la política y que había que seguirlo, no cuestionarlo, seguirlo sin dudar.

Yo como no creo en “santos que orinan” (en mi pueblo natal, Naranjo, cuando yo era chiquillo había un vendedor de chirrite famoso, pues tenía un santo en el mostrador y cuando alguien pedía un trago de seis reales, levantaba la túnica del santo y lo servía), vi que este bien podía ser un santo que orinaba.

A pesar de esos hechos, seguí escribiendo artículos instándolo a no abandonar la lucha que decía estar dando: puso hasta un curso para diputados, era un verdadero obsesivo de su ética y su moral, que con declaraciones de algunos medios, está quedando como tierra arrasada. ¿Entonces era la misma mona con diferente vestido? ¡Si, aunque de seda! No lo sé, eso lo decidirán los tribunales o quizá muera ahí en la Asamblea: donde van a recalar tantas y tantas cosas, cuál viejos barcos carboneros. Decía Pepe: si quieres acallar un escándalo, crea una comisión.

Ya de todas maneras el mismo Solís había comprendido que las grandes mayorías habían dejado de creerle y menos aún seguirle.

Marjorie Víquez en opinión de diarioextra.com anota, inter alias: “Hoy el maestro de la mentira, el profesor del cinismo, el catedrático de la mezquindad y el doctor del insulto tiene la osadía de aceptar que instó a partidarios del PAC a actuar de forma ilegítima con contratos irregulares para engañar al Tribunal Supremo de Elecciones, en perjuicio de Costa Rica”

Muy doloroso despertar aunque uno no crea en santos que orinan. De ser verdad, Ottón sería su propio alter ego encarnado en un doloroso sueño. ¡Un Doctor Fausto en Mefistófeles convertido! ¿Adónde iremos paisano?

No obstante no podemos darnos por vencidos, vivimos en muchos aspectos una verdadera lucha entre el bien y el mal, de que lado queremos estar es asunto nuestro.

Tendrá eso sí que aclarar unas tantas cosas y confío que el TSE tratará de poner en claro muchas dudas. Ojalá y solo sea un mal sueño, a veces esos se deshacen con el amanecer, aunque muchos buenos también se desvanecen.

(*) Dr. Rogelio Arce Barrantes es Médico

Más noticias

2 COMENTARIOS

  1. Dr ,hoy escribió inspirado.Que verdades !.Me encanto lo de Ortega y Gasset : Solo conoce los caminos rectos quien erro alguna vez por los torcidos……

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias