sábado 26, noviembre 2022
spot_img

Costa Rica cuenta con una de las tasas más altas de aseguramiento a trabajadores independientes

San José, 24 Jul (Elpaís.cr).- Costa Rica tiene una de las tasas más altas en América Latina y el Caribe de aseguramiento obligatorio a trabajadores independientes lo cual es el resultado de los esfuerzos implementados por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el artículo Protección social a trabajadores independientes la OIT destaca como exitosa la experiencia costarricense. En la publicación se indica que, si bien los esfuerzos de aseguramiento voluntario iniciados en 1975 tuvieron escasos resultados, sin embargo,  a partir del 2005, con la medida de “obligatoriedad y con un plan integrado de acciones”, la CCSS extendió progresivamente la cobertura alcanzando la cifra de 293 mil trabajadores independientes aproximadamente a junio 2018, lo que significa el 55.8 por ciento del total de esta fuerza laboral.

Datos elaborados por la OIT, basados en estadísticas actuariales de la CCSS, INEC y otros, muestran que, en 2018, la cobertura contributiva de los trabajadores independientes alcanzó 58,9 por ciento en el Seguro de Salud y 53,1 por ciento en el Seguro de Pensiones. La diferencia entre la cobertura de ambos seguros se debe a que antes de la reforma 2005 el trabajador podía cotizar únicamente al Seguro de Salud, medida revertida posteriormente.

Se establece que el crecimiento anual promedio de la afiliación de este sector laboral en el periodo 2010-2018 fue de 4 por ciento.  Califican como trabajadores independientes de la CCSS todas las personas que realizan algún tipo de trabajo o actividad manual o intelectual por cuenta propia generadora de ingresos.

El organismo internacional destaca, además de la obligatoriedad de la afiliación, otras tres medidas: “la garantía de los derechos y beneficios que gozan los trabajadores asalariados, incluyendo cobertura del Seguro de Salud y Seguro de Pensiones; un modelo de financiamiento diferenciado y más favorable al trabajo que incluye contribuciones del Estado, debido a la ausencia de la figura de una persona empleadora y la definición de la cobertura voluntaria para los trabajadores independientes que tienen un ingreso neto por debajo del monto mínimo de contribución, fijado periódicamente por la CCSS, definido como Base Mínima contributiva (BMC)”.

La población trabajadora independiente en Costa Rica representa el 25 por ciento de la fuerza laboral, caracterizada por una gran diversidad de actividades productivas y heterogeneidad de los sectores que la conforman, señala la OIT. De los 525 mil trabajadores, 55,8% contribuye al Seguro Social, cerca de la mitad reporta un ingreso inferior al salario mínimo.

La OIT resalta el cumplimiento del país de la Recomendación sobre los pisos de protección social 2012 (número 202) que establece “garantías básicas de Seguridad Social para garantizar el acceso a la atención médica esencial y a la seguridad de ingresos para todos, incluidos los niños, las personas en edad de trabajar y los adultos mayores”.

Entre las lecciones aprendidas, la OIT destaca: el marco normativo de obligatoriedad de afiliación, medidas complementarias como incentivos de afiliación y sanciones por incumplimiento.

Además, la garantía de una cobertura a la Seguridad Social equivalente al que posee el trabajo asalariado; la participación del Estado en el financiamiento mediante el esquema de subsidios de cuotas, en función de la capacidad contributiva; el desarrollo y fortalecimiento de convenios colectivos de aseguramiento para actividades agrícolas y otros grupos; la definición del cumplimiento de las obligaciones con la seguridad social como un requerimiento obligatorio para el acceso a licitaciones y contratos de servicios con el sector público.

Igualmente señalaron algunos desafíos tales como:

    • La evaluación de alternativas para atraer y retener a los trabajadores independientes de altos ingresos, entre los cuales están los profesionales liberales y cuyo nivel de evasión es aún elevado.
    • La posibilidad de valorar con el Ministerio de Hacienda la creación de un régimen integrado y único de contribución para la seguridad y el fisco, con lo cual se podría reducir costos administrativos y para los ciudadanos y simplifique los trámites.
    • El impulso de mecanismos de afiliación en línea, gestionados por los mismos trabajadores.
    • Innovación de mecanismos de control y fiscalización.
    • Opciones innovadoras en materia de facturación y pago de contribuciones para reducir morosidad.
    • Acciones para el fortalecimiento de la cultura contributiva mediante procesos de educación y comunicación.

 

 

Más noticias

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias