lunes 3, octubre 2022
spot_img

Líder opositor de Argentina reafirma que no pretende decretar un cese de pagos

Buenos Aires, 14 ago (Sputnik).- El vencedor de las elecciones primarias que se celebraron el domingo en Argentina, el opositor peronista Alberto Fernández, aseguró este miércoles que las políticas que emprenderá en su eventual Gobierno a partir del 10 de diciembre no implicarán un cese de pagos ni se cuestionarán las deudas contraídas por el Estado.

«Queremos defender esa propuesta que no conlleva riesgos de default o desconocer obligaciones que el Estado ha contraído», dijo Fernández en alusión a sus políticas durante una rueda de prensa este miércoles.

El líder de la alianza opositora Frente de Todos que ganó por 15 puntos porcentuales de ventaja en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del domingo recordó que formó parte de una gestión que tuvo cinco años «de superávit fiscal y superávit comercial», y que además pudo «salir del default y pagar la deuda».

Por lo tanto, genera un «efecto negativo comparar Argentina con Venezuela», reprochó en alusión a un mensaje de Macri del pasado lunes, cuando atribuyó la turbulencia financiera a la victoria de su contrincante en las elecciones primarias.

El peso argentino se depreció este miércoles 6,8 por ciento y desde el lunes acumula una caída del 36,3 por ciento, pues el dólar pasó de cotizar 46,2 pesos a 63 unidades.

Fernández, jefe de gabinete en los cuatro años que gobernó Néstor Kirchner (2003-2007), fallecido en 2010, y en los siete meses iniciales de la administración de la actual senadora Cristina Fernández, recordó que durante la campaña electoral había advertido que el dólar estaba atrasado.

Un dólar a 46,2 pesos, como estaba antes de los comicios primarios del domingo, «estaba contenido en el mundo financiero, y cuando se conoció el resultado de las elecciones, el dólar explotó», sostuvo Fernández, que va acompañado en su fórmula presidencial por la exmandataria.

El candidato opositor a la presidencia mantuvo horas antes una conversación productiva con el presidente Macri, a quien mostró su predisposición de diálogo para no empeorar la situación de inestabilidad política y financiera que vive Argentina.

Antes de que abrieran los mercados, Mauricio Macri se disculpó en un mensaje por su rueda de prensa del pasado lunes, cuando acusó al electorado de no entender la situación del país y a la oposición de provocar la turbulencia financiera por haber ganado las primarias.

El jefe de Estado anunció también una serie de medidas para aliviar la situación económica de «17 millones de argentinos y sus familias que tendrán un costo para las arcas públicas de 40.000 millones de pesos (655 millones de dólares)».

En las PASO del domingo, la alianza Frente de Todos que encabezan los Fernández consiguió el 47,6 por ciento de los votos frente a la fuerza oficialista Juntos por el Cambio, que obtuvo el 32 por ciento de los sufragios.

Fernández pide a Macri que sea presidente antes que candidato

Fernández, solicitó al presidente Mauricio Macri que priorice su papel de mandatario antes que el de aspirante a la reelección en los comicios de octubre.

«Lo único que le pido que en este momento tan delicado prime su condición de presidente antes que su condición de candidato», dijo Fernández en una rueda de prensa en la que fue interrogado sobre una conversación telefónica que sostuvo con Macri más temprano.

En un contexto al que calificó de «riesgoso», el candidato presidencial aseguró que tenía vocación de «ayudar a superar el trance» tan crítico que atraviesa el país.

Fernández advirtió, sin embargo, que él no es el jefe de Estado, y que por lo tanto no puede «hacer nada», pues no tiene «un diputado a quien decirle qué hacer».

«A esta altura, no tiene sentido que yo marque diferencias, porque quiero que salga bien (Argentina de esta situación)», zanjó quien fuera jefe de gabinete en los cuatro años que gobernó Néstor Kirchner (2003-2007), fallecido en 2010, y en los siete meses iniciales de la administración de la actual senadora Cristina Fernández, que lo acompaña ahora como postulante a la vicepresidencia.

El candidato reconoció, al mismo tiempo, que con el presidente comparten la preocupación «de que esta realidad no siga lastimando a los argentinos», y que así lo charlaron durante una conversación telefónica en la que predominó un espíritu de cooperación.

«La solución no está en mis manos: está en las suyas», advirtió.

«Macri y yo presentamos cosas diferentes, distintas miradas del país, no es fácil que yo avale sus políticas porque si no, no sería opositor», añadió Fernández.

Por ello hay que colaborar en la medida de lo posible «a llevar adelante esta transición que a él también le preocupa», insistió.  (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias