miércoles 7, diciembre 2022
spot_img

Ambientalistas de Panamá apoyan suspensión temporal de tala en selva del Darién

Ciudad de Panamá, 4 sep (Sputnik).- La organización no gubernamental Centro de Incidencia Ambiental de Panamá (CIAM) valoró este miércoles la decisión del Ministerio de Medio Ambiente de no conceder por un año permisos de tala en la selva del Darién (este), ya que esto puede revertir la deforestación de esa reserva de la biosfera.

«Vemos la iniciativa legislativa como un ejercicio de fiscalización, así como una oportunidad de que entiendan la problemática humana de una provincia que ha sido abandonada por los gobiernos durante décadas», señaló la CIAM en un comunicado publicado en su cuenta de la red social Facebook.

El ministro de Ambiente, Milciades Concepción, anunció el martes la declaración de una moratoria por un año, que prohíbe los permisos de tala en el país, para abordar lo que definió como un «desastre ambiental» en la provincia de Darién y el resto del país.

«Hemos enviado a la Presidencia un borrador de Decreto Ejecutivo donde derogamos la nefasta decisión del 2016 en la que se permite exportar árboles nativos en tuca», agregó Concepción al rendir cuentas en la Asamblea Nacional (parlamento).

La organización sin ánimos de lucro CIAM advirtió que el problema del Darién trasciende la tala indiscriminada de árboles, y demanda una política estatal que corrija los problemas sociales de la región, expresados en parte por sus problemas ambientales.

«Si esta vigilancia legislativa se traduce en estas acciones concretas tendrá un fin positivo, de lo contrario será otra comisión como hemos visto a lo largo de las últimas administraciones», advirtió el Centro en su mensaje.

CIAM alertó que factores como la pobreza material de la población, su escasa escolaridad y su aislamiento, así como el tráfico de drogas y personas, y la presencia de grupos armados en la zona, han dejado al Darién en el abandono y sin otra fuente de ingresos aparte de la explotación de sus recursos naturales.

Este escenario propicia la apropiación ilegal de tierras por diferentes grupos económicos, un obsoleto sistema de manejo agrícola que incluye la tala y quema sin control, el monocultivo de la palma aceitera, y la tala en áreas protegidas, denuncia el grupo ambientalista.

También conspira la falta de cohesión entre los grupos indígenas, la venta de permisos comunitarios de extracción forestal, la apertura de grandes secciones boscosas para el ganado vacuno y la ampliación de la frontera agrícola, agrega la organización.

«Todo esto de mano a que no hay una política ambiental eficiente en cuanto al manejo forestal sostenible y a la falta de voluntad política de las autoridades durante décadas para corregir estos problemas», insiste la CIAM, que aboga por ampliar el presupuesto de inversión social en Darien.

Según cifras oficiales, del 2012 a la actualidad han sido taladas en el Darién unas 21.000 hectáreas de bosques, la inmensa mayoría de manera ilegal. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias