jueves 8, diciembre 2022
spot_img

La provocación y transgresión del poder

En los últimos meses Costa Rica ha visto, no sin indiferencia, las provocaciones y violaciones estatales contra los salarios, las pensiones, los aumentos tributarios a los trabajadores, la judicialización de las protestas sociales, la liquidación de las conquistas reivindicativas de las organizaciones laborales, mientras quedan inmunes e impunes empresarios transgresores de leyes y políticos corruptos, con la complacencia y complicidad gubernamental. Además de estas acciones también se preparan nuevas leyes contra la ciudadanía y en beneficio de empresas globales.

Por agresiones menores contra el pueblo se protesta y lucha en otras sociedades latinoamericanas. La colusión gubernamental y empresarial han tomado por asalto el aparato estatal para destruir la institucionalidad pública y privatizarla, la traición de las componendas entre partidos políticos, especialmente en el ámbito legislativo y con representantes en el seno del gabinete, están liquidando la democracia costarricense.

La crisis política actual no es ocasionada por la protesta ciudadana, es propiciada por la prepotencia del poder liberal, que provoca y abusa de nuestro histórico civilismo. Hoy, se transgrede flagrante e intencionalmente la Constitución de la República, violentando la centenaria autonomía universitaria a través del condicionamiento ilegal e ilegítimo de la composición de los presupuestos de las universidades públicas. Estas instituciones universitarias han recurrido a la Sala Constitucional, pero no sabemos cuáles ni cuándo serán sus decisiones, dado que sus vaivenes han contribuido al caos jurídico en que nos encontramos.

Afectar a las universidades, es atentar contra la esperanza de miles de jóvenes que anhelan estudiar, conocer y estar mejor preparados para un mundo laboral incierto y una sociedad en permanente cambio. Las universidades públicas garantizan con cupos, becas, alimentación, transporte y habitación, la posibilidad de miles de estudiantes de aportar al desarrollo nacional.

La calidad de vida alcanzada por la ciudadanía, en nuestros días no es monopolio de la acción estatal, es también fruto del esfuerzo de las familias y la contribución que efectúan las universidades públicas y sus programas de docencia, investigación y acción social. Las universidades públicas generan conocimiento, educan a los jóvenes y contribuyen al desarrollo de las comunidades y regiones de nuestro país, coadyuvando al acceso a una vida con mejores condiciones para todos. Vivimos un liberalismo rastrero, que ha privatizado la política.

El poder no es ninguna ficción, es una fuerza concreta intencionada con propósitos específicos que tiene impactos en la sociedad, la economía y la política, pero no es una facultad omnipotente, es una relación social, que emana del mandato colectivo de la sociedad.

El poder que se desarraiga de su sociedad y atenta contra la situación y condición de vida, intereses y derechos, es un poder totalitario. Ese poder que usurpa la voluntad del pueblo, que subordina a los órganos legislativo y judicial, y que controla los medios de prensa, es una tiranía contra el pueblo, lo público y lo nacional. El poder formal, amparado en una espuria legalidad, no crea legitimidad ni otorga facultad alguna para transgredir los derechos ciudadanos e institucionales.

Hoy los universitarios efectúan una marcha de protesta, como medio de oposición ante los incesantes abusos de los poderes del Estado, no solo contra las universidades públicas, también contra las acciones que empobrecen, liquidan la política y la institucionalidad pública.

(*) Juan Huaylupo Alcázar, es catedrático en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica.

Nota del Editor: Toda información tiene un costo, pero en Diario Digital Nuestro País el acceso es gratuito. Nos damos por satisfechos con que usted comparta por WhatsApp esta nota con sus amigos y amigas interesados en el tema. Saludos.

Más noticias

5 COMENTARIOS

  1. Los empresarios que tanto criticas con los únicos que producen en el país para pagar los salarios y las pensiones.
    No se como catedrático universitario, que solucion tenes para pagar las deudas causadas por el enorme elefante del estado,si no explotamos petróleo,gas ,oro o cualquier mineral valioso.
    En Costa Rica estamos claros, para vivir bien ,hay que ser empresa transnacional en zona franca, o bien empleado publico, preferiblemente en en las universidades o poder judicial.Todos los temas ticos somos de segunda.

  2. Y el FEES de donde lo saca el estado, quien paga la fiesta?, los empresarios, con su contribución con los impuestos, y los salarios que le pagan a sus empleados, que éstos luego utilizan para adquirir bienes y servicios que también pagan impuestos, que luego son utilizados para echarlos a la hoguera de malagradecidos revoltosos, que se van a huelga a bloquear calles, a impedir que los que les pagamos la fiesta podamos seguir produciendo para que ellos tengan sus pluses mal ganados a fin de quincena depositados en su cuenta, para que al final de su vida burocrata, salgan con una pensión para la cual cotizaron solo una fracción, y la cual el montón de babosos del ejecutivo tienen que hacer malavares para ver de dónde sacan plata para seguir manteniendo, para que los malagradecidos revoltosos les paguen con el exigirles la renuncia.
    Señores, ubiquense, ese relajo con los fondos públicos tiene que terminar, cuando ya no exista más de dónde sacar, mo nos va a quedar de otra que pedirle ptestado al FMI (el mismísimo diablo), para poder seguir funcionando como país,by ahí si se les acaba la fiesta a la fuerza.

  3. Por favor, esa autonomía de pensamiento universitario, es lo que tiene a Latinoamérica hundida: para cobrar tu jugoso cheque se necesita de esos satanicos empresarios, caso contrario estarías recibiendo $20 (pesos cubanos). ¿Por qué no te fuiste del Perú a la Universidad de la Habana? No, aquí nadie engaña a nadie, tus alumnos se tragarán tus tramoyas, nosotros no.

  4. Veo a algunos empresarios llorones descalificando el artículo, pero no veo a ninguno ofreciendo pagar los impuestos que los demás no podemos dejar de hacerlo.
    Este es un tema que nunca se resolverá. Los empresarios son angurrientos y nunca tienen ganancias pocas, son capaces de llegar a la esclavitud en pos de sus ganancias, esto es más que claro. El uso o abuso de los recursos estatales es algo que efectivamente se debe revisar pero de ahí a que se quiera eliminar y priviatizar al estado, hay mucha distancia.
    El que Costa Rica esté entre los primeros lugares de casi cualquier índica latinoamericano, se lo debemos a la educación, si por los empresarios fuera seguro seríamos un país de cogedores de café y empleados de bananeras.

Responder a Alberto Fallas Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias