domingo 14, agosto 2022
spot_img

El narcotráfico por costa y mar en Costa Rica

El reporte constante de navíos sospechosos y la detención de individuos por transporte de drogas en los mares de Costa Rica es una realidad confirmada por las Agencias de Control Social formal, Policía de Control de Drogas, el Organismo de Investigación Judicial, el Ministerio Publico y el Servicio Nacional de Guardacostas, es un hecho que el mar y la costa se utiliza para el transporte y transacción de drogas.

   Lo clandestino siempre favorece la criminalidad donde no hay Control Social Formal se genera necrosis social por subcultura dañina y/ o ausencia de Control Social Informal, el mar es ruta y un punto de encuentro del narcotráfico, punto de enfriamiento y punto ciego, Cifra Negra de la Criminalidad por pocos Espacios Defendibles en la amplitud del mar y la extensa costa solitaria, aledaña al pueblo. Influye también, el Intercambio intercultural en lo ilícito. Las zonas costeras clandestinas se prestan para convenios y transacciones ilegales nacionales e internacionales, unos pasan con producto ilegal y se van, otros llegan pero las drogas se quedan. Las drogas quedan ocultas alrededor de la costa, empresarios, comerciantes, turistas y pescadores se pueden involucrar y tener puntos de encuentro para planes operativos.

Lo clandestino puede mitigar la reacción social formal, aunada a la falta de oportunidades, subculturas idealistas criminales o modus vivendi en lo ilícito, donde no hay Control Social Formal, tampoco llega la Política Criminal reactiva, la administración y los proyectos delictivos se favorecen. Muchos lugareños se involucran en ese tipo de delincuencia, algunos por escasos recursos económicos y falta de oportunidades, estas situaciones criminosas se van dando poco a poco mediante relaciones sociales comunes y posteriormente con el enrolamiento a la organización criminal, se genera un Modus Vivendi con un Modus Operandi y el Móvil es el dinero, la conducta desviada toma raíz y se esparce como metástasis social.

   Clandestinidad, bajo perfil, distribución de funciones en falsas apariencias ocultan la verdad que es el trasiego de drogas, temas de logística, política organizacional y lavado de activos se ven involucrados para que el narcotráfico siga su curso. Ahora estos pescadores, comerciantes, empresarios o turistas solo son una falsa representación de la realidad total o parcial, porque ahora son piezas de carteles de la droga, allí se produce la Criminogénesis en esos espacios oscuros de Política Criminal, la subcultura y empresa criminal nació en parte por falta de oportunidades pero también por las características exógenas del lugar.

En un Estado fallido generalmente este tipo de criminalidad a los años ya tiene muchas raíces, tanto que hasta tienen sus propios códigos morales y con su misma ley se ajustician, cuando la Criminogénesis lleva mucho tiempo y no hay un plan de acción de política preventiva, el delito se vuelve normal para muchos pobladores en su  Modus Vivendi y esa delincuencia es muy difícil de erradicar, y cuando es atacada con la política represiva,  hay brotes de violencia muy fuertes.

(*) Jesús Barrantes Castro, Abogado Penalista y Criminólogo

Artículo anteriorNi uno más
Artículo siguienteCuento de Frank Ruffino: Bacterial

Más noticias

2 COMENTARIOS

  1. Acertada opinión don Jesús, todavía no entiendo por qué si los criminologos siempre abogan por políticas preventivas y mecanismos integrales para resolver la problemática de la violencia, es que la población general grita por más cárceles y mayor represión, he visto hasta profesionales con alto grado de estudio y con suficiente madurez para pensar claramente, decir que lo que se necesita es una dictadura de derecha para «enderezar» la sociedad. Una tragicomedia…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias