jueves 23, marzo 2023
spot_img

Soplan malos tiempos para la mayoría de la humanidad

Columna Poliédrica

La realidad histórica nos muestra que, pareciera, nos manejamos por ciclos en relación con  ciertas ideologías que se vuelven dominantes. El liberalismo político, la socialdemocracia, el neoliberalismo económico, se pueden mencionar como las ideologías dominantes en el último siglo y medio. El problema es que los efectos reales de cada una de ellas son bastante diferentes para la vida cotidiana de las personas, es decir, los intereses que ocultan las ideologías tienen resultados distintos para los ciudadanos de a pie.

Después de la segunda guerra mundial la ideología socialdemócrata fue la que prevaleció, especialmente, en Europa. Después de una guerra que dejó millones de muertos, las personas estaban dispuestas a tener espíritu de sacrificio y dejar de lado los intereses particulares para promover un modelo de desarrollo que beneficiara al mayor número de personas.Ese modelo permeó a gran parte de los países occidentales, sin embargo, el egoísmo de los intereses particulares volvió a surgir y ocurrió lo de siempre.

Ya en vísperas de que finalizara el siglo XX, nuevamente, muchos grupos económicos que se favorecieron de las intervenciones del Estado en la economía, volvieron al poder político. Son estas personas las que, poco a poco, comenzaron a acaparar con su dinero los medios de comunicación y a promover su ideología de un nuevo liberalismo económico (neoliberalismo) que ha venido abogando por la privatización de muchas de las actividades asumidas por el Estado de Bienestar desde el siglo pasado.

El problema del modelo impulsado por esta nueva clase socioeconómica es que los resultados han sido desastrosos. La inequidad entre las personas a nivel mundial y de las sociedades a nivel particular es, sencillamente, vergonzosa. De la totalidad de la riqueza mundial, un grupo muy pequeño de personas se benefician de sus dividendos y la mayoría de individuos tienen que mendigar la parte que queda de lo que la economía mundial produce. Esta realidad se replica en las sociedades nacionales, siendo la desigualdad en el ingreso el indicador más evidente en que se manifiesta esta realidad en términos estadísticos.

No es casual que en muchos países del mundo haya estallado el descontento social. En unos más y en otros menos, el modelo económico imperante ha acorralado a las personas en una situación de miseria y ha tratado de contener el descontento con dos herramientas fundamentales: el aparato ideológico y en última instancia el aparato represivo.

No soplan buenos tiempos y el final de la segunda década del siglo XXI no se visualiza esperanzadora. Esperemos que todo esto no nos lleve, otra vez, a matarnos entre nosotros.

(*) Andi Mirom es Filósofo

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

7 COMENTARIOS

  1. Buen comentario, no soy muy optimista ante este escenario; el egoísmo enfermizo de estos grupos de poder, prefieren provocar el exterminio de nuestra sociedad, antes que actuar con raciozinio y prudencia. A Saturnino, el papel moneda no tendrá ningún valor en esos días. Pienso que tratarán de crear una crísis para cambiar el sistema monetario o de valores.

    • Lamentablemente los ricos odian a los pobres.hasta la ridicula de Susana Gimenez dijo q los pobres no tienen x q tener derechos. Acomo si no fueramos humanos, inclusive mas cultos q ellos, tenemos estudios universitarios y esas sras ninguna es dra.abogada.contadora o lic.solo ganaron dinero como la gimenez mostrando el c.bañandose con un jabon!!!

  2. Sumamente pesimista don Andi.La bolsa de valores de NY cada día sube mas y da enormes ganancias a sus inversionistas.Es el mero y duro capitalismo.Mucho dinero y pocas buenas empresas lo que hace que el dinero las siga.Aqui somos socialistas , así que estamos jodidos y condenados a vivir el tercer mundo.En nuestro pais los que tienen la dicha de ser empleados públicos o magistrados de alto nivel,
    o bien profesor universitarios la hizo toda.Los demas subsisten.Es difícil la empresa privada con tanta regulacion e impuestos.Lo mejor es prestarle la plata la gobierno para que le pague a sus empleados.

  3. Este sistema»económico» está cayendo por su propio peso, izquierda o derecha, es la misma cosa, ambos persiguen el poder y dinero a costas del bienestar de la población que los mantiene.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias