domingo 27, noviembre 2022
spot_img

Respeto a los derechos humanos de las y los estudiantes en la UCR

La ONU ha señalado que los derechos humanos son inherentes a todas las personas “sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición”, enfocándose directamente en la defensa de la dignidad y de la integralidad que caracteriza la vida humana.

En conversaciones que he mantenido con estudiantes de distintas unidades académicas, sedes y recintos de la Universidad de Costa Rica, encuentro un gran desencanto en ellas y ellos,  derivado  de la violación a los derechos humanos de que son objeto, reflejada en el acoso sexual, las conductas ofensivas y discriminatorias, algunas de las cuales han sido ampliamente expuestas en los medios de comunicación universitarios y nacionales. Es muy probable que todavía haya otras silenciadas, debido a las nocivas relaciones de poder que imperan en la institución, sea de manera implícita o explícita.

Definitivamente estas conductas y prácticas son inaceptables y resulta irónico que en una institución como la Universidad de Costa Rica, declarada benemérita de la educación y la cultura y que se proclama como humanista, haya personas  que abusando de su posición de poder,  irrespetan los valores esenciales y la dignidad de las y los estudiantes, causándoles daños irreparables y serias afectaciones a su salud mental, como está demostrado en los casos de acoso sexual, solo para citar un ejemplo.

Con el fin de hacer justicia y erradicar para siempre estas aberraciones, propongo incorporar el tema de los derechos humanos como un eje transversal de la institución, de manera que sea abordado en las distintas unidades académicas como parte de las actividades cotidianas de docentes, estudiantes y personal administrativo. De igual importancia resulta establecer en la reglamentación correspondiente medidas y sanciones congruentes con las faltas cometidas y normar las relaciones impropias entre estudiantes y docentes. Además, es de suma importancia instar a las y los estudiantes, así como a cualquier otra persona a quien se le violenten sus derechos a presentar de inmediato las denuncias y las pruebas ante las instancias competentes para tramitarlas. En todas estas acciones la Vicerrectoría de Vida Estudiantil y la administración universitaria como un todo debe desempeñar un papel proactivo y de apoyo real a las víctimas.

Las personas integrantes de la comunidad universitaria merecemos convivir y desarrollar nuestros proyectos formativos en un ambiente de absoluto respeto a los derechos humanos y la dignidad.

(*) José Ángel Vargas Vargas,  Profesor catedrático UCR.

 

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias