martes 7, febrero 2023
spot_img

Uno de cada cuatro vegetales frescos están contaminados con plaguicidas en Costa Rica

San José, 29 Nov (Elpaís.cr).- El Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), reveló que «el 90.7% de las muestras de los productos vegetales para consumo en el país cumplió con el límite máximo de residuos de plaguicidas (o sea que están por debajo de los límites establecidos para consumo humano)».

El estudio realizado con muestras recolectadas en 2018, que incluye  productos cultivados en suelo nacional e importados, da cuenta que esa cifra cumplió con el límite máximo de residuos (LMR) permitido para el consumo humano, de acuerdo con la normativa nacional, la cual se basa en normas internacionales como el Codex.

Sin embargo, uno de cada cuatro vegetales frescos están contaminados con plaguicidas por encima de lo permitido y muestra que el chile, culantro, tomate y apio entre los más contaminados, mientras que frijol, arroz, manzana y uva entre los alimentos importados son los más contaminados.

Para la Federación Ecologista Costarricense (Fecon), «este informe es una muestra más que los plaguicidas siguen a la libre y sin controles en el país».

El incumplimiento del LMR se entiende cuando hay detección de uno o varios residuos de agroquímicos que sobrepasan los límites máximos adoptados por el país o bien cuando hay detección de residuos de plaguicidas prohibidos en Costa Rica.  Los análisis fueron realizados por el Laboratorio de Análisis de Residuos de Agroquímicos del SFE, reconocido por el Ente Costarricense de Acreditación (ECA).

“Gracias al aumento en la capacidad de análisis del Laboratorio, que pasó de detectar 62 plaguicidas en el 2014 a 202 plaguicidas en el 2018, se ha logrado tener un sistema más riguroso en el control de plaguicidas presentes en los cultivos vegetales y se espera que cada año sea aún más exhaustivo. Avanzaremos hacia una mayor trazabilidad de los productos vegetales y fortalecer las Buenas Prácticas Agrícolas en las fincas mediante un trabajo conjunto de coordinación interinstitucional con las agencias de Extensión del MAG, el CNP y CENADA, entre otras instituciones”, agregó Esaú Miranda, jefe de la Unidad de Control de Residuos de Agroquímicos (UCRA).

El análisis de riesgo que utilizará el UCRA estará contemplando las desviaciones de las buenas prácticas agrícolas, historial de análisis con presencia de plaguicidas o ingredientes activos y sus metabolitos, vegetales muestreados, hábitos de consumo, población susceptible y residualidad de agroquímicos, entre otros aspectos, lo que hará más riguroso el análisis de LMR en vegetales.

En el caso de vegetales de producción local, se analizaron 1705 muestras, de las cuales 1297 muestras (el 76%) cumplió con la legislación nacional en materia residuos de plaguicidas y, de ese total, 643 muestras (el 37%) no presentó ningún residuo de plaguicidas cuantificable o bien estos residuos estaban por debajo del límite de cuantificación.

Con respecto de los vegetales con intención de importación, se analizaron 3201 muestras, de las cuales 3151 muestras (el 98%) cumplieron la legislación nacional en residuos de plaguicidas; y de esas muestras 2161 muestras (el 67%) no contenían residuos de plaguicidas cuantificables o bien se encontraron por debajo del límite de cuantificación. Los productos que incumplieron con los límites máximos de residuos establecidos por nuestro país fueron rechazados, no ingresaron al territorio nacional.

En el caso de las muestras de los vegetales de producción nacional, éstas fueron tomadas en campo, cuando estaban listos para su comercialización, en supermercados, empacadoras, ferias del agricultor y centros de acopio.  La labor de recolección de muestras se realizó en todo el país, por parte del personal del SFE, ubicado en las 8 sedes regionales y a nivel central. Las muestras de vegetales de importación fueron tomadas en los diferentes puntos de ingreso al país, antes de nacionalización.

Algunos de los productos vegetales de producción nacional, muestreados y analizados, fueron: frutas de piel comestible y no comestible, hortalizas, raíces y tubérculos, hierbas aromáticas, y hortalizas de hojas, entre otras.

Cabe resaltar que entre las muestras de productos vegetales cultivados a nivel nacional en las que no se detectaron residuos – o se reportaron como no cuantificable- están aguacate, cacao, café, camote, cebolla, frijol, limón, maíz, ñame, ñampí, palmito, papa, piña, plátano, repollo, sandía, remolacha, tiquizque y yuca.

Entre los productos vegetales provenientes de otros países, fueron muestreados legumbres como frijol rojo y negro; cereales de grano como arroz; frutas pomáceas como manzana y pera; bayas y otras frutas pequeñas como uvas; entre otros.

De esas muestras, no se detectaron residuos, o se reportó como no cuantificable, en productos como ajo, ajonjolí, café, cebolla, ciruela, garbanzo y lenteja, entre otros.

Ver: Informe sobre residuos de plaguicidas 2018

La Unidad de Control de Residuos de Agroquímicos del SFE utiliza estos datos para comprender mejor la relación de los residuos de plaguicidas con las desviaciones en la implementación de las buenas prácticas agrícolas, lo que permite la planeación del programa de formación para productores, empacadores, comercializadores, exportadores y profesionales Ciencias Agrícolas y afines.

Durante el 2018 y lo que se lleva de este año, el SFE ha realizado 52 capacitaciones en Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), a nivel nacional, en las que han participado 1882 personas vinculadas con la actividad agrícola.

Ver: Defensora: Plaguicidas deben tener mejor regulación para proteger salud pública y ambiente

Según este informe el plaguicida con mayor frecuencia detectado en los vegetales de producción nacional, por orden de aparición, fue: el insecticida Cipermetrina, seguido del fungicida Carbendazina y de los insecticidas Imidacloprid, Clorpirifós, los fungicidas Propamocarb y Tebuconazol, el insecticida Clorfenapir, el fungicida Azoxistrobina, y de los insecticidas Deltametrina, Bifentrina y Acefato.

El glifosato no fue analizado como residuo porque para el momento de elaboración del estudio a Unidad de Control de Residuos de Agroquímicos no contaba con el instrumental necesario para buscar este herbicida en específico.

Ver: Los peces cambian su comportamiento a causa de los agroquímicos en Costa Rica

La FECON indicó que los sectores ecologistas  demandan mejores controles en la importación, comercialización, uso y distribución de agrovenenos.

«Es lamentable que el mismos Ministerio de Agricultura y Ganadería por medio de sus programas de extensión funcionan más como vendedores de venenos, promocionando los plaguicidas por todo el país y pocas veces desaconsejando su uso», denunció la FECON en un comunicado de prensa.

Según datos del Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), en el año 2017 se registró la importación «histórica» de 18,6 millones de kilogramos de ingredientes activos.

Según datos del SFE, la importación de plaguicidas entre 2002 y 2015 se mantuvo entre 11,2 y 13,8 millones de kilogramos, con un promedio anual en ese periodo de 12,3 millones de kilogramos; pero para 2016 subió a 17,8%, cuando Costa Rica fue catalogado como el país con mayor consumo de plaguicidas por hectárea, recordó FECON.

Más noticias

2 COMENTARIOS

  1. Cuando realmente se recolectaron las muestras porque no fue en 1918 como se esta reportando.
    Ahora bien lo que se debe reportar es cuales vegetales y donde existe mayor contaminacion, en que zonas del pais.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias