jueves 23, marzo 2023
spot_img

UBER y sus “colaboradores” comienzan con las malas prácticas

Columna Poliédrica

Recientemente he tenido que viajar a México, en concreto, ,a su capital. Al igual que en otras ciudades del mundo, la plataforma UBER se instaló allí y han tenido una dinámica parecida a la que se ha dado en Costa Rica. No obstante, como llevan más tiempo allí, es posible observar una serie de vicios que ya están siendo puestos en práctica en Costa Rica, situaciones que perjudican en grado sumo a los usuarios de esa opción de transporte.

Uno de esos vicios es la duración que ahora tienen los “colaboradores” para iniciar el servicio de transporte. En la ciudad de México los tiempos que marca la aplicación cambian en relación con lo que sucede en la realidad, es decir, se puede solicitar el servicio y la aplicación indica, en un primer momento, por ejemplo, cuatro minutos para que el vehículo llegue al punto de partida; sin embargo, de un pronto a otro, ese tiempo puede duplicarse o triplicarse.

Al igual que en Costa Rica, en no pocas ocasiones, los “colaboradores” aceptan hacer el servicio sin haber terminado el anterior. En efecto, esta práctica o vicio se ha puesto de moda en nuestro país, aspecto que lleva al usuario a esperar en demasía por un servicio que contrató con base en otros tiempos de espera; en palabras sencillas, al usuario del servicio se le cambian las condiciones temporales en que aceptó contratar el servicio, situación que no debería ser bajo ningún concepto.

Otro aspecto que se ha convertido en un vicio, es el cobro de rubros que no, necesariamente, son responsabilidad del usuario. Por ejemplo, se está cobrando montos adicionales cuando el chófer espera más de cierto tiempo, sin embargo, muchas veces, la plataforma presenta problemas para ubicar el punto de partida del usuario y lleva al “colaborador” a otro punto de ubicación. donde no está el usuario. No me cabe duda que muchos de nuestros lectores han experimentado esta situación.

Sumado a lo anterior, muchos de los chóferes, una vez aceptado el servicio, lo suspenden unilateralmente. Se trata de una práctica muy molesta, especialmente, cuando existe cierta urgencia por el servicio o cuando se tiene el tiempo comprometido. La persona que solicita el servicio queda indefensa frente a plataforma UBER y en relación con el socio colaborador, es decir, en estos aspectos el usuario queda a expensas de estas instancias.

Finalmente y no menos importante, el que paga con tarjeta de crédito le es confiscado el monto del servicio y queda comprometido a pesar de las circunstancias. Lo que decimos es que el usuario se le somete a un maltrato y termina soportando los vicios narrados porque ya se ha pagado el servicio por anticipado. Estamos frente a un sistema perverso para el usuario o cliente.

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

5 COMENTARIOS

  1. Ay! Pero eso es nada con las triquiñuelas de los taxis “formales”, que de paso son peligrosos. No, caballero, en Costa Rica ya sufrimos la pesadilla de los taxis rojos de los “empresarios-politicos”, por favor ni por considerarse filósofo se le ocurra creer que “todo tiempo pasado fue mejor”

  2. Señor Morales, me parece que no está leyendo bien el texto del artículo. A mi modo de leer y entender, no se está planteando, ni defendiendo a los taxis rojo, sino que se está denunciando una serie de prácticas que ya ocurren en México y, efectivamente, ya se están comenzando a dar en Costa Rica con la plataforma UBER. De hecho, ya me ha pasado que pido un servicio y el que lo acepta no ha terminado el servicio anterior y tengo que esperar más de la cuenta, con el agravante que si lo quiero cancelar, la aplicación se vuelve exageradamente lenta. Eso no puede ser y eso es lo que se denuncia.

  3. Qué fácil es caer en las falsas dicotomías, en ninguna parte del artículo menciona a los taxistas, sólo es una crítica a un servicio y doña Elva dice que es defender las placas de taxistas, don Edgar también toma el artículo como una defensa de lo antiguo, yo sólo veo una crítica que doña Raquel comparte.

  4. El servicio en un principio comenzó bien, sin embargo barios de los taxistas migraron a UBER y con ello sus malas practicas, vicios y triquiñuelas, en lo personal creo que el servicio va de mal en peor, últimamente me a toco Servicios donde Buscan hacer el viaje el mayor tiempo posible, o al aceptar el viaje permanecen inmóviles para que después de un tiempo decidas cancelar el viaje y genere un pequeño cargo, así sin hacer nada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias