martes 21, marzo 2023
spot_img

Las autoridades del hospital Calderón Guardia se niegan a escuchar a los pacientes que padecen la incompetencia de sus funcionarios

Columna Poliédrica

La semana pasada se volvió a denunciar, por los medios de comunicación, la tragedia que vivió un adulto mayor en el hospital Rafael Ángel Calderón Guardia y también en el hospital San Juan de Dios. Se trata de una situación que no es nueva y que ha sido denunciada múltiples veces por aquellas personas que se atreven a hacerlo; sin embargo, a pesar de lo reiterado de la situación, las autoridades de esos hospitales y quienes están en la toma de decisiones en la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) no han hecho nada por cambiar las cosas.

Tengo conocimiento de otro caso que se presentó en el hospital Calderón Guardia con un adulto mayor. Los familiares han procurado hablar, infructuosamente, con el director de ese hospital; no obstante, a pesar que acudieron a esa instancia administrativa, han tenido el silencio por respuesta. Pareciera que al señor de apellidos Lemus Pires no le interesa conocer lo que ocurre en el hospital que “dirige” y que prefiere el contacto endogámico con los médicos y funcionarios que allí trabajan. ¡Otro vicio en la gestión de los hospitales de la CCSS!

Desde esta columna ya hemos escrito artículos en relación con esta situación. En el año 2017 publicamos uno titulado “¡Qué desgracia caer como asegurado a emergencias del Hospital Calderón Guardia!”, allí narramos algunas de las situaciones que se siguen dando en el servicio de emergencias; posteriormente, escribimos un segundo artículo denominado “Emergencias del Hospital Calderón Guardia: Una réplica que puede ser superflua”, allí se indicó que no se hablaba del todo el hospital, lamentablemente, ahora sí están involucradas otras instancias de ese nosocomio.

El aspecto medular de esta columna es denunciar que en más de dos años, las autoridades de la CCSS y en concreto la dirección de ese hospital, no han hecho nada para cambiar las cosas. Sumado a lo anterior, tampoco les interesa escuchar a las personas que han debido padecer la mala atención que se da en ese lugar, especialmente, cuando los pacientes son adultos mayores.

A las autoridades de la CCSS y a las de ese hospital, hacen oídos sordos y les incomoda que haya usuarios que quieran decirles lo que ahí pasa. Esto lo saben muchos de los funcionarios incompetentes que trabajan allí, al punto que cuando un usuario los interpela, su contestación es: si tiene alguna queja, quéjese en la Contraloría de Servicios.

Lo voy a decir de manera clara y directa, las Contralorías de Servicios de los diferentes entes y órganos de  la administración pública no sirven para nada, pero la que se lleva el premio a la más ineficiente e ineficaz es la que existe en el hospital Calderón Guardia. Esas instancias se han convertido en la vía que tienen los malos funcionarios para neutralizar la indignación del usuario, ya que saben que su responsabilidad se diluye en un procedimiento administrativo que, normalmente, no llega a ninguna parte.

Los usuarios o como se les han dicho tradicionalmente, los pacientes, deben perder el miedo y revelarse ante estos funcionarios incompetentes. Hay muchas personas que tienen temor de no ser atendidos o que los atiendan de mala gana, en caso que se atrevan a exigir y denunciar la mala atención que en el hospital Calderón Guardia se da. Esta circunstancia invisibiliza la realidad que se desarrolla en ese lugar y quedan ocultas las incompetencias de muchos funcionarios, fundamentalmente, su mala gestión y su displicencia para con los pacientes.

Uno esperaría que las autoridades tengan el tino de escuchar a los usuarios, pero lo que han mostrado es totalmente lo contrario. Los que han padecido lo que aquí se dice pueden certificar que no se está diciendo ninguna falsedad, no dudo que habrá personas que han tenido una suerte distinta; sin embargo, estos últimos son bastante menos, casi que excepciones, porque la regla es padecer un trato que raya en la indiferencia de los que ahí laboran.

Esperaremos que el señor Taciano Lemos Pires se digne a escuchar a quienes tienen mucho que decirle sobre lo que pasa en el hospital que “dirige”. Ahora bien, si eso no ocurre, sepan los pacientes y familiares que existen mecanismos jurídicos y mediáticos para hacer que los funcionarios públicos escuchen a los administrados.

La paciencia es una virtud y el paciente que llega al hospital Calderón Guardia la pone en práctica en grado sumo. No obstante, la paciencia tiene un límite y más cuando los que están obligados a escuchar no lo hacen y prefieren seguir encerrados en su torre de marfil.

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

3 COMENTARIOS

  1. Con la basura de servicio que ofrece el estado, si yo pudiera dejaría de pagar la caja y pagar un seguro privado en su lugar, me saldría más barato y tendría mejor atención. Entre la caja, la renta y el IVA el estado se deja casi la mitad de mi sueldo, lo que resivo a cambio no lo justifica, me parece demasiado caro a comparación del beneficio.

  2. Este artículo debería ser difundido entre las personas que nos toca ir a ese hospital. Me ha tocado estar en ese lugar y todo lo que se indica aquí, así como en los otros artículos es totalmente cierto. Debo confesar que a uno le genera cierto temor sufrir represalias si uno interpela a los médicos o enfermeras, además, el trato de estos profesionales es completamente despectivo para con las personas que están ahí. No se puede decir que todos, pero la mayoría tiene un trato no muy bueno para con los pacientes y sus familiares. Al menos por medio de los comentarios, la gente debería manifestarse en relación con esta situación.

  3. Yo estoy tan molesta. Mi mama esta internada en este momento y los enfermeros la maltratan. No se que hacer. Si nos quejamos de fijo la van a maltratar mas,aun no se cuanto tiene va a tener que estar ahi. Efermeros de mierda que estan es por la plata, con la humanidad que tiene las piedras se comportan.No entiendo como hay gente así y menos trabajando con recurso humano. Si usted es asi de mierda para tratar gente como minimo limitese a un no tener un trabajo como lo implica sere enfermero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias