martes 29, noviembre 2022
spot_img

El cristianismo, entre el hedonismo helénico y el judaísmo piadoso.

Es sumamente complejo lograr la comprensión entre el helenismo en todo su esplendor y el judaísmo, regulado por normas y leyes rígidas, coexistiendo bajo el yugo romano, con nexos más que nada de tener ambos un enemigo en común.

El pueblo griego tenía cultura, tenía una exquisita inclinación por la libertad y una manera muy racionalista de explicarse el mundo; por otro lado el judaísmo además del acerbo cultural que se aprendía en el hogar, trataba de explicarse toda la fenomenología cosmológica a expensas de un Dios omnipotente.

Los griegos eran politeístas y debido a su formación filosófica, al final le daban poca importancia a las deidades. Tenían una inclinación nata por la libertad y por la voluntad del pueblo por encima de una autoridad humana o celestial. Rendían un culto a los sentidos que no era al cabo tan alienante, porque tendían a ser moderados en todo, incluida su inclinación a los vicios de la carne.

Los judíos eran más inclinados a reprimir sus instintos a base del temor a ese Dios, que era la columna vertebral de su cultura; no sólo leían la ley y los profetas (La Tora) además la tradición oral que después sería recogida en el Talmud y el Zohar.

Pese a ser verdaderamente una teocracia, habían sobrellevado sus vicisitudes gracias a ese «Teocentrismo», o quizá gracias a él. No eran inclinados a la monarquía, salvo en épocas de guerra, su sistema de gobierno teocrático, les daba una relativa libertad y paz.

En medio de estos dos grandes movimientos culturales, vino al mundo Jesús, él mesìas, el Dios hecho hombre; en medio de esos dos movimientos culturales estaba el imperio romano, con sus tolerancias de índole cultural y teológica, que era una paz negociada: la pax romana.

La llegada al centro de la cultura de Jesús, tenía que ser precisamente así, era la verdadera plenitud de los tiempos, incluso para quienes nunca serían sus seguidores, ya que tomarían en cuenta esa extraña división de la historia.

Bien, la vida de los primeros cristianos era basada en el judaísmo ortodoxo y los judíos de la diáspora (mucho más tolerantes) los cristianos eran judíos para quienes se había cumplido la escritura anunciada por los profetas por tantos siglos: no tenían más nada que esperar, ya había llegado al que esperaban.

Dentro de los tira y jala de los judíos ortodoxos y los judíos cristianos, comenzaba a fraguarse una separación que duraría dos mil años, se agravó con la llegada a sus filas de un fariseo culto y helenizado, un judío piadoso y ortodoxo: Saulo, un convencido y convertido absolutamente, un discípulo perfecto de Jesús, que comprendió que la atadura al judaísmo convencional era más malo que bueno para desarrollar las ideas de Jesús. Comprendía también que la helenización del judaísmo era nefasta, por eso aún hoy cuesta comprender y aceptar la Carta a los Romanos, donde aclara tajantemente que la ley debe cumplirse y que no puede vivirse una vida hedonista helenizada y ser a su vez seguidor de Cristo.

Aunque muchos ven en esta Carta a los Romanos una posición machista, dudo que sin esa carta hubiese sobrevivido el cristianismo. Saulo o Pablo, como sería conocido después, crea una serie de posiciones que dan origen al cristianismo, resguardándolo del helenismo y del judaísmo ortodoxo.

Jesús era judío, claro está, pero se nota siempre que no era un ortodoxo sino un judío heterodoxo, hábil para comprender a su prójimo y centrado en un Dios misericordioso, que no era conocido antes de El, sus enseñanzas se basan en el amor y el respeto a Dios y al prójimo, no tenía temor de comer con pecadores y prostitutas, visita publicanos y no condenaba, venía como El lo decía «por los pecadores», no por los buenos pues esos no necesitaban sus palabras.

En medio de esas dos culturas, en el centro del poder romano, nace el cristianismo y poco después Saulo lo saca de Judea y lo lleva a la capital del Imperio Romano, lo convierte en un movimiento de amor y de paz como no se había conocido en la historia.

(*) Dr. Rogelio Arce Barrantes es Médico

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias