martes 6, diciembre 2022
spot_img

El “PAC” y el forúnculo rojizo que anida

De cal y de arena

No se equivocó don Alberto Cañas, connotado escritor, periodista, diputado y ministro de Estado, cuando advirtió al país que los partidos políticos habían sido invadidos por la “gradería de sol”. Bastaron pocos años para destapar las dimensiones de la invasión y las repercusiones de los hechos, con directa afectación –porque allí se esparce la actividad de los partidos- en la institucionalidad de la democracia, en la  estructura operativa  del Estado y en el mismo comportamiento interno de ellos.

Por esa invasión o por otras deformaciones en su gestión, es un hecho que hay un fenómeno altamente corrosivo del que no se escapa ninguno de los partidos políticos; ni los de viejo cuño ni los que aparecieron pregonando ser el summum de las virtudes. Mucho del virtual colapso institucional que vive el país es atribuible a los partidos, una vez que deslegitimaron la razón de ser de su misión y sirvieron de meras maquinarias electorales para consagrar el ascenso al poder de los segmentos que vieron en esas maquinarias la vía para imponer, velis nolis, una manera de gobernar en mucho contaminada por los intereses y apetitos de una cúpula.

Partidos en crisis, dominados por una clase política que pronto se ganó el repudio generalizado, carecieron del aval ciudadano a la hora de hacerle frente al colapso institucional. Cruda realidad que ha estallado en la cara de una población víctima de la acumulación de tantas torpezas  insertas en los  problemas económicos, fiscales, sociales, en la inseguridad ciudadana, en la explosión de la corrupción…

Don Beto Cañas terminó hastiado de la política, decepcionado porque aquel partido político por cuya conformación y funcionamiento se partió el pecho, también pasó a integrar la nómina de las instituciones políticas que, cual las de viejo cuño, estafaron a muchos de los que creyeron en ellos. A otros, a los que anidaron en sus pliegues para derivar ventajas, Acción Ciudadana bien les sirvió de trampolín utilizado con sobrado esmero.

En junio de 2012 don Beto anunció su renuncia al partido de sus sueños. Lo hizo harto de lo que llamó “la infiltración de la intolerancia”, personalizada en quienes invadieron el partido con concepciones antidemocráticas que para el Lic. Cañas respondían a una visión próxima al chavismo venezolano. Así lo denunció.

¿Intuía lo que sucedería en el Partido Acción Ciudadana con el paso de los años? Como está sucediendo ahora, en 2020, cuando se destapa la cooptación de la Comisión Política del PAC por un grupo de afiliados que emite una terminante condenatoria a todo intento de construcción de una plataforma pluripartidista capaz de proveer al gobierno del presidente Alvarado Quesada el libreto de la acción gubernamental idónea para sacar al país de la profunda crisis en que se encuentra y para la cual, el PAC, su fracción parlamentaria, sus flácidos brazos políticos, han demostrado que no están preparados para poner en marcha las medidas de emergencia que el país requiere.  Porque ni están documentados para estructurarla, ni tienen la credibilidad indispensable entre los gobernados, ni cuentan con los apoyos parlamentarios requeridos, ni por si solos generan la necesaria confianza.

Esa ampulosa Comisión Política, en una actitud propia de un suicida político, salta al escenario virulenta y exigente para advertir que repudia todo intento de construir apoyos, puentes o plataformas para la gobernanza con quienes representen “una etapa de la historia que el país decidió superar, abriendo paso a nuevas formas de gobernar”. Una posición que más parece preñada de prejuicios y pasiones ideológicas que inspirada en una visión real de los hechos: la verdad es que el PAC, su escuálida fracción parlamentaria, su difuso y extraviado equipo del gobierno de don Carlos Alvarado, con pocos colaboradores registrados con ese partido, solitos no están en capacidad de sacar al país del atolladero en que está.

Afortunadamente no todo transpira intolerancia en el PAC. El propio presidente de la República está consciente de las limitaciones de su administración y de las necesidades que tiene en punto a construir alianzas, consensos, plataformas compartidas para encarar –como lo supo hacer a propósito de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas- los desafíos del presente.

Fue don Carlos Alvarado el que convocó a los partidos a incorporarse a un gobierno de unidad nacional. Un llamado que se quedó a medio camino , tanto por los celos con que se vio en las tiendas de enfrente cuanto porque el propio presidente evidenció  carecer  entonces de la precisa y correcta radiografía del estado de cosas que le legó la administración Solís Rivera.

Hoy la realidad, cruda y compleja, plagada de desafíos y con ominosas perspectivas si seguimos anclados en el inmovilismo, exhibe la necesidad nacional de echar a andar al gobierno con un proyecto con visión de unidad nacional y con la inspiración de un arco pluripartidista. Hay que reconstruir la confianza en la gestión del gobierno. Y eso solo lo logrará la administración Alvarado con la forja de una plataforma con respaldos de diversa procedencia y con un giro en su accionar de trabajo.

Mientras tanto, dígale la Comisión Política del PAC al país qué entiende por eso que llama “nuevas formas de gobernar” y explíquele dónde anida el gobierno de su partido tales formas, con qué fuerza política las va a emprender y por qué las ha ocultado tanto tiempo para desdicha del pueblo.

Tal Comisión debería empezar por aceptar que en los seis años de Acción Ciudadana en el gobierno la marcha ha sido a brincos y saltos, con tropiezos y fracasos de grado tal que se han ganado el repudio ciudadano. Lo dicen las cifras oficiales y las encuestas explican la decepción del grueso de los gobernados.

Por lo que ha trascendido, ese pronunciamiento de la Comisión Política no tiene los avales de la institucionalidad del partido. Su radicalismo, su línea de conducta,  su conformación, calzan con aquella advertencia del Lic. Alberto Cañas: son una quinta columna dentro del PAC y hacen parte del asalto montado por los intolerantes diletantes del autoritarismo propio del chavismo venezolano.

(*) Álvaro Madrigal es Abogado y Periodista

Más noticias

8 COMENTARIOS

  1. Hay que exponer esa Comision politica del PAC y el forunculo rojizo a la opinion publica.Quitarles la careta de una vez, y enviar de regreso a su pais a todo aquel que venga a intervenir en nuestros asuntos , sea de uno u otro bando.
    Nos encontramos en un momento apremiante,no solo politico ,sino de salud,requiriendo cordura , sensatez, y amor patrio.

  2. Ya salió el primer paranoico antichavista. Qué pereza con estos individuos tan desinformados. Ya quisieran que en el PAC hubiera algo como el chavismo.

  3. Bueno, puntos de vista hay muchos, quizá en todos juntos y pasados por el colador estaría la verdad. Yo después de ver a Ottón hacer el ridículo de dar clases para ser diputado, observé que estaba echando en manos de izquierda de Heredia al PAC. Se cumplió mi presunción, aunque nunca fui PAC, vi en sus dos triunfos la oportunidad de redención del PLN y el PUSC.
    Hoy, cuando hemos tocado fondo en muchos sentidos, veremos si nuestra democracia ha madurado. Acerca de don Beto, tuve la suerte de estar con él en la última fila del congreso ideológico del PLN José Figueres Ferrer, hablamos de lo mal que está ya el partido, yo mucho más joven lo escuché con cuidado por Beto Cañas fue la conciencia histórica de Costa Rica.

  4. Pues ojala que estos señores del Pusc y del PLN, puedan aportar buenos consejos al gobierno. Asi se espera y asi se necesita que sea. Ojala no lleguen con la intencion de fortalecer las directrices y politicas de esa clase politica, de que nos habla el articulista .Esa clase politico empresarial que quiere seguir gobernando, , para favorecer solo a su grupo. Esa clase que nos lego los problemas economicos , fiscales , sociales ect, que como el dice , hoy nos estallan en la cara. Ojala no llegen a fomentar y defenfer ese sistema neoliberal , en que por ejemplo, es primordial no «molestar » a los grandes evasores , dado que esto puede «socavar» la reactivacion economica .Ojala y hayan aprendido de sus errores, y lleguen a aportar ideas que beneficien a las mayorias .Que nos den lo positivo de sus experiencia. Que se comporten como verdaderos patriotas . Es lo que necesita en pais. Ojala no haya que darle la razon a los del comite del Pac.

  5. ¿Desde cuándo las franquicias electorales en que se han convertido los partidos políticos tienen tanta resonancia? ya no existen los partidos políticos en estricto sentido, tanta discursividad me parece un asunto vano, pero de ahí a condenar a la muerte civil a quien no piense o no este de acuerdo con el programa social y económico de quienes mandan de verdad en este país no hay que un paso hacia la dictadura. Lo de los forúnculos rojos y de otros colores (¿o solo de ese color los hay?) está muy divertido, pero de la mera anécdota no pasan o es que ¿estamos todavía en los tiempos de la guerra fría?

  6. ¿Desde cuándo las franquicias electorales en que se han convertido los partidos políticos tienen tanta resonancia? ya no existen los partidos políticos en estricto sentido, tanta discursividad me parece un asunto vano, pero de ahí a condenar a la muerte civil a quien no piense o no este de acuerdo con el programa social y económico de quienes mandan de verdad en este país no hay que más un paso hacia la dictadura. Lo de los forúnculos rojos y de otros colores (¿o solo de ese color los hay?) está muy divertido, pero de la mera anécdota no pasan o es que ¿estamos todavía en los tiempos de la guerra fría?

    • Así es don Alvaro, muchos de los analistas de estos medios, todavía están en el siglo XX, algunos hasta añoran las categorías decimonónicas, usted esto bien lo sabe, pero es bueno decirlo.

  7. «Si don Alberto Cañas pensó en un partido igual a los del bipartidismo, para qué, si ya existían.La derecha del PAC abjuró de la posición anti TLC y se pasó al bando neoliberal. El PAC debe ya desmarcarse del gobierno de Carlos Alvarado si quiere mantener alguna vigencia. Lo mismo debe hacer el FA sacando a Patricia Mora de ahí»
    jf

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias