sábado 1, octubre 2022
spot_img

Isopatía-bioterapia: redescubriendo un conocimiento antiguo

Me agradó leer un comentario de don Román Macaya acerca de “un método posible” de terapia: aislar anticuerpos del paciente recuperado del Covid 19 e inyectarlos a los enfermos. La isopatía, isoterapia, bioterapia, es un método antiguo utilizado por médicos de distintas épocas.
El legislador francés incluyó en la Farmacopea Francesa de 1965 la siguiente definición: “los isoterápicos son bioterápicos preparados en el momento mismo de ser tomados, a partir de cepas suministradas por el propio enfermo”.
El principio de la isopatía o isoterapia es muy antiguo. Hipócrates a quien tanto hemos dicho seguir (aunque lo dudo, nuestro narcisismo científico nos lo ha impedido y la ética peor, hemos sido más hijos del elegante Claudio Galeno) enunció: “Vomitus vomitu curantur”, mientras Paracelso, aquel sabio que se movía entre la locura y la genialidad, en su Compendium Philosophie de 1568, escribía: “el veneno es mortal para el hombre, salvo si, en el organismo, encuentra algo contra lo cual luchar. En este caso el hombre se cura”. Esto indujo a Paracelso a utilizar dosis muy pequeñas del veneno para curar al intoxicado con ese veneno.
El verdadero creador de la isopatía fue Lux, un veterinario de Leipzig, quien en 1833, publicó su obra: “Isopatía de los contagios, donde todas las enfermedades contagiosas llevan en sus propios productos de contagio el medio de su curación”. Más cercano a nuestros días, 1898, el Reverendo Pafre Collect, dominico y doctor en medicina, después de una larga experimentación, publicó un libro muy completo titulado “La Isopatía”. En el da de este método la siguiente definición: “la isopatía es una medicación que cura con la ayuda de agentes medicamentosos idénticos a los agentes mórbidos, empleados en muy pequeñas dosis, y en la cual se consideran los efectos primitivos más intensos de los agentes mórbidosDe ahí la fórmula: “Aequalia aequalibus curantur”, más adelante de la definición de medicamento:
<Siendo todo remedio isopático el germen, el tipo, la imagen de la enfermedad entera de un individuo, encierra por consiguiente todos los elementos que constituyen las idiosincrasias y los vicios humorales de este individuo. Es, en una palabra el compendio o microcosmos patológico de la persona que lo ha suministrado>. La isoterapia se basa en una analogía etiológica: tiende a emplear para el tratamiento de la enfermedad, el mismo agente que ha provocado esta enfermedad. Es pues una bioterapia.*
Hemos tenido la dicha de que muchas mentes privilegiadas no aceptaron ser inhibidas por la generalidad y la pereza. El «inventor de la vacuna» fue Edward Jenner, un médico inglés de mediados del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Terminó con la viruela. ¡Cuánto dolor ha ahorrado a la humanidad!
Ahora que la física cuántica nos ha demostrado la inmensa realidad de lo infinita,ente pequeño, debemos pensar menos materialistamente. El futuro será cuántico o no será. Y el mañana que nos espera es apasionante. La cuántica nos permitirá hacer lo que hasta ahora sólo podíamos soñar. Cuando llegamos al mundo de lo más pequeño, al mundo de lo microscópico, las leyes que rigen ese mundo no son las mismas que las que vemos en nuestro día a día, son leyes más sutiles, más peculiares.
Pero el hombre, muy poco a poco, durante el siglo XX y durante el siglo XXI ha logrado comprenderlas y actualmente estamos en la situación de empezar a explotarlas, a aprovecharlas. José Ignacio Latorre.
 
He dicho muchas veces que: Posiblemente los tratamientos médicos del siglo XXI en adelante, serán moléculas de ADN, será una medicina “ultra molecular”. Y yo así lo presumo hace años.
*Doctor Max Tetau, “Isoterapia y medicamentos isoterápicos.
(*) Dr. Rogelio Arce Barrantes es Médico

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias