sábado 13, agosto 2022
spot_img

«Paren las agresiones»: la súplica de más de 130.000 enfermeras mexicanas

Ciudad de México, 22 abr (Sputnik).- Conmovida hasta las lágrimas, la jefa de la División de Programas de Enfermería del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Fabiana Maribel Zepeda Arias, quien presentaba datos sobre el impacto en el personal sanitario que combate la pandemia de covid-19, fue la voz de las 131.000 enfermeras que trabajan en el país.

«Paren las agresiones», clamó la líder de las enfermeras mexicanas, conocida entre sus pares como «La jefa».

«A aquellas personas que han agredido al personal de salud, queremos invitarlos a que se limiten las agresiones; nosotros podemos salvar sus vidas, ayúdennos por favor a cuidarlos, y para eso necesitamos que ustedes nos cuiden», dijo Zepeda en el pasaje más emotivo de su presentación en el Palacio Nacional, sede del Ejecutivo.

En la tribuna, montada como un set de televisión, donde cada noche se presentan estadísticas, gráficas y otros tecnicismos sobre la pandemia, la mujer pidió «la mayor solidaridad posible en estos momentos, cuando más se requiere que estemos juntos como mexicanos». También se refirió a otros profesionales de la primera línea del combate a la pandemia que han sido agredidos, considerados por los atacantes como «foco de contagio».

«Yo le aseguro a toda la población, de verdad, que estas agresiones han golpeado fuerte al gremio, al trabajador de la salud», prosiguió Zepeda.

«Los invitamos de verdad a respetarnos», exclamó.

Miedo al uniforme

Las autoridades federales decidieron darle voz a la tragedia silenciosa que viven decenas de miles de enfermeras y personal sanitario, víctimas de la extraña fobia hacia aquellos que combaten a la pandemia allí donde los riesgos de contagio son más altos.

«¿Ven ustedes este uniforme que hoy porto? Lo porto desde hace 27 años, lo porto con mucho orgullo, igual que los médicos y las médicas y todos los que ya he mencionado; cada profesional tiene un uniforme y lo porta dignamente», prosiguió La Jefa.

En otro pasaje conmovedor exclamó: «Hoy nos hemos quitado este uniforme, en las calles ya no lo vemos, tiene mucho que ver con la respuesta a limitar el daño a nuestras personas».

Vestida con su traje de gala blanco, con saco azul marino y cofia, Zepeda agradeció «la labor que hacen mis más de 400.000 compañeros del Instituto, médicos, médicas, enfermeros, enfermeras, personal de nutrición, de limpieza, de higiene, de conservación, trabajo social, servicios administrativos, guarderías, y asistentes médicas».

La mujer recordó que ante las agresiones sufridas por su gremio, la Comisión Nacional de Prevención de las Discriminaciones llamó a la población a «evitar actos de estigmatización, de discriminación, de violencia contra el personal de salud».

Zepeda denunció que los ataques han llegado, inclusive, «a las instalaciones hospitalarias, al personal que está ahí atendiendo a todos los pacientes día a día; sin importar la categoría o el rango que tengan, han sido objeto de estas agresiones».

Hasta el comienzo de esta semana el IMSS había registrado 21 agresiones a personal de enfermería en todo el país, sin mencionar a otras instituciones públicas, federales o estatales, ni tampoco a las privadas.

«Sabemos de otras muchas agresiones que están siendo publicadas a través de las redes sociales», confirmó La Jefa al exhortar a los medios de comunicación a «hacer extensivo este llamado de respeto, de parar la agresión».

Dejando la vida

La exposición reseño las toneladas de equipos médicos con los cuales se protege el personal sanitario, gran parte procedente de China: 370.000 pares de guantes de látex, 820.000 mascarillas con estándar clínico KN95; 400.000 mascarillas quirúrgicas, 4,5 millones de mascarillas de alta seguridad, y 192.000 caretas protectoras, entre otros.

Pero el eje del mensaje fue dirigido al corazón de la población: «duele hablar de esto, duele hablar de lo que le pasa a tu gente, duele hablar de los trabajadores de la salud que también somos personas, que también tenemos familia y que hoy estamos dejando muchas cosas», confesó Zepeda emocionada.

«Estamos dejando nuestra vida en las unidades hospitalarias, y esto no es gratuito, esto lo decidimos, porque todos los días decidimos ser lo que somos», afirmó.

La mujer lamentó que esa sea la situación en México, cuando en otros países al personal de la salud «hasta le hacen homenajes, le aplauden».

Sin embargo, no se olvidó de quienes respaldan su trabajo.

«A todas esas personas que creen en nosotros: muchas gracias, de verdad». (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias