jueves 26, mayo 2022
spot_img

¿Cuánto cambiarán las costumbres después de la pandemia?

La Habana, 29 abr (Prensa Latina) El saludo con los codos y las conversaciones con mascarillas o nasobucos adornan el paisaje del mundo en tiempos de pandemia, pero la pregunta que flota en el aire apunta a cuánto cambiarán las costumbres al final de la Covid-19.
Por lo pronto, las aerolíneas internacionales y domésticas adelantaron que en el futuro cercano los pasajeros deberán viajar con los también llamados barbijos, lo mismo que las tripulaciones a bordo. Algo similar ocurrirá en los cruceros, trenes y autobuses, con la duda de si los taxis se sumarán a la tendencia.

¿Volverá el beso amistoso? La respuesta casi en coro es que sí, aunque no parece ser el caso de que retornen los ósculos de modo tan extralimitados como los franceses (hasta cuatro en un saludo y dos de despedida), los suizos (tres) y los argentinos (dos).

Los esquimales no deberían tener problemas si mantienen el beso de nariz, mascarilla por medio.

Sin embargo, hay inquietudes que se enfocan directamente a las reglas del protocolo y la diplomacia. Sería extraño presenciar reuniones cumbres (que habrá muchas para evaluar las consecuencias del nuevo coronavirus SARS Cov-2) con saludos con los codos. Que tal los ‘coffee break’, firma de convenios y estrechones de manos. ¿Serán todos semi-virtuales?

Tampoco queda muy claro como se proyectarán los hoteles y sus servicios habituales. Ni los restaurantes y bibliotecas. Porque definitivamente la humanidad transitará por un lapso de desconfianza hasta tanto no se declare el fin absoluto de la Covid-19.

Restan otras muchas preguntas relacionadas con parques recreativos, balnearios, centros comerciales y concentraciones masivas, ya sea para celebrar fechas históricas o en forma de protestas.

Hospitales y policlínicas, médicos, científicos y personal sanitario, así como productores de alimentos y medicinas, trabajadores de supermercados y almaceneros tendrá una vez más sobre sus hombros mucha responsabilidad en la terminación de esta pesadilla.

¿Y el deporte y la cultura? Grandes interrogantes alrededor de los mayores promotores de las concentraciones humanas en el mundo. Ni partidos, competiciones, conciertos, puestas en escena, danza y hasta exposiciones de pintura, sobrevivirían sin público.

Parece ser que la máxima de la Organización Mundial de la Salud (OMS) será preponderante en la vida del porvenir:

Hasta tanto no exista una vacuna contra la Covid-19, la normalidad será un eufemismo.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias