jueves 26, mayo 2022
spot_img

El derribo del U-2 y cómo la Unión Soviética humilló a EEUU

Moscú, 29 abr (Sputnik).- El 1 de mayo de 1960 se produjo uno de los episodios más tensos de la Guerra Fría. Mientras la Unión Soviética celebraba el Primero de Mayo o Día del Trabajo, un avión espía estadounidense U-2 era derribado en el territorio del país.

Estas aeronaves, capaces de volar a alturas por encima de los 21.000 metros, lo que las hacía inalcanzables para los cazas y los misiles soviéticos, comenzaron a realizar sus misiones secretas en 1956.

Volando a esa altura, en la estratosfera, el U-2 podía fotografiar importantes instalaciones soviéticas, en imágenes en las cuales se podía ver hasta la matrícula de los aviones en tierra.

Para entonces, los estadounidenses, seguros de la superioridad tecnológica de su avión sobrevolaron impunemente la URSS durante algunos años, pero la situación cambió el 1 de mayo de 1960. Esa mañana un U-2 pilotado por Francis Gary Powers, de 30 años, despegó de la base estadounidense en Peshawar (Pakistán), su misión era fotografiar las instalaciones militares e industriales soviéticas.

Llegó el día

El avión espía cruzó la frontera de la URSS a las 5.36 horas. Las baterías antiaéreas intentaron varias veces derribarlo sin conseguir su objetivo. Los cazas soviéticos no podían volar a tanta altitud.

Cuando Powers se acercaba a la ciudad de Sverdlovsk (hoy Ekaterimburgo) despegó un caza Su-9 cuyo techo de vuelo llegaba a 20.000 metros, el problema era que no llevaba armas ya que la aeronave estaba siendo trasladada de la fábrica a su base. El mando ordenó al piloto chocar al avión espía para derribarlo, pero debido a un fallo del radar de a bordo no lo logró. Tras realizar un único intento, el Su-9 se retiró porque no contaba con combustible suficiente.

El U-2 en más de tres horas de vuelo ya se había adentrado 2.100 kilómetros en el territorio soviético y entró en una zona protegida por los misiles S-75 que tenían un alcance de más de 25.000 metros.

A las 8.53 horas un misil S-75 explota y arranca la cola del avión espía. La aeronave fuera de control comienza a caer, Powers decide no activar el asiento eyectable. Mas tarde revelaría que al funcionar el sistema se activa una carga explosiva que destruye por completo el avión para que no caiga en manos del enemigo.

El piloto esperó una altura en la que se podía respirar sin dispositivo de oxígeno y saltó del avión en paracaídas. Powers fue capturado con vida.

Los soviéticos recuperaron la cámara fotográfica del avión, el sistema de autodestrucción y el arma personal del piloto, pruebas irrefutables de que la aeronave era militar.

El anuncio y el silencio

La líder soviético Nikita Jruschov anunció que un avión espía había sido derribado pero evitó pronunciarse sobre el estado del piloto. El Gobierno del presidente estadounidense Dwight Eisenhower asumió que Powers había muerto y se apresuró a desmentir el incidente afirmando que una de sus aeronaves de investigación climática se había perdido. Fue entonces cuando las autoridades soviéticas aclararon que el piloto fue capturado con vida.

El Gobierno estadounidense no tuvo más remedio que admitir que su versión de la aeronave de investigación meteorológica era falsa y que su país realizaba misiones de espionaje sobre la Unión Soviética durante años, un hecho que Washington siempre negaba a rajatabla.

Ese mismo mes los restos del avión fueron expuestos en una exhibición de trofeos de guerra en el emblemático Parque Gorki de Moscú.

Las mentiras de los estadounidenses quedaron expuestas, lo que significó una humillación para el Gobierno de Eisenhower.

Juicio, prisión, canje

El incidente del U-2 frustró la cumbre de paz que ambas potencias debían celebrar en París sobre las armas nucleares. También fue cancelada la visita que el presidente estadounidense planeaba efectuar en junio de 1960 a Moscú.

En agosto de ese mismo año, Powers fue juzgado por espionaje y condenado 10 años de prisión. Finalmente pasó solo 108 días encarcelado. En febrero de 1962 fue intercambiado por el agente soviético Rudolf Abel en un histórico canje de espías en Berlín.

A su regreso a Estados Unidos el piloto fue interrogado y sometido a un detector de mentiras.

En octubre de 1962 Powers dejó de trabajar para la CIA y consiguió entrar en la compañía Lockheed como piloto de pruebas. Después de que en 1970 publicara un libro sobre el incidente del U-2, la empresa lo despidió.

El piloto murió en un accidente de helicóptero en Los Ángeles en agosto de 1977, y muchos años después de su muerte, en 2011, la Fuerza Aérea estadounidense lo condecoró a título póstumo. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias