miércoles 30, noviembre 2022
spot_img

El Papa Francisco reza por las familias confinadas en sus casas por el coronavirus

Roma, 4 may (ACI Prensa).- El Papa Francisco ofreció la Misa celebrada este lunes 4 de mayo en Casa Santa Marta por las familias encerradas en sus casas desde hace semanas o, en algunos países, desde hace meses, debido a la pandemia de coronavirus.

“Hoy rezamos por las familias: en este tiempo de cuarentena, la familia, encerrada en casa, trata de hacer muchas cosas nuevas, mucha creatividad con los niños, con todos, para avanzar. Y también está eso otro, que en ocasiones surge la violencia doméstica. Recemos por las familias, para que continúen en paz con creatividad y paciencia en esta cuarentena”, fue el pedido del Pontífice.

El Santo Padre se ha acordado de las familias en numerosas ocasiones durante este período de pandemia.

El sábado 25 de abril, publicó una carta con motivo del inicio del mes de mayo en la que invitaba a las familias a rezar el Rosario.

Unos días antes, el 23 de abril, durante la Misa celebrada en Casa Santa Marta, el Papa ofreció la celebración eucarística por las familias más afectadas por la pandemia, que sufren necesidad, que padecen hambre y las extorsiones de los usureros.

Además, el pasado 3 de abril publicó un mensaje de video dirigido a las familias con motivo del inicio de la Semana Santa en el que invitó a las familias a tener esperanza.

El Papa rechaza las divisiones en la Iglesia: “Jesús murió por todos”

El Papa Francisco rechazó la tentación de la división dentro de la Iglesia y recordó que “Jesús vino por todos y murió por todos”.

Durante la Misa celebrada este lunes 4 de mayo en la Casa Santa Marta, el Santo Padre explicó que esta “enfermedad” de la división ya estaba entre los primeros tiempos de la Iglesia. “Nace de ideologías o de partidos religiosos”.

Esa enfermedad es la que se encuentra detrás del incidente sufrido por Pedro y que se narra en la Primera Lectura de este lunes, de los Hechos de los Apóstoles, en donde se narra cómo a los apóstoles en Jerusalén les llegó la noticia de que Pedro había conseguido que muchos paganos en Judea aceptaran la palabra de Dios.

Entonces, cuando Pedro regresó a Jerusalén se lo reprocharon porque había entrado “en casa de incircuncisos y comido con ellos”. “Eso no se podía”, explicó el Papa, “era pecado. La puridad de la Ley no permitía eso”.

Sin embargo, Pedro acudió a proclamar la Palabra a los paganos “porque era el Espíritu el que lo llevaba allí”.

Ese incidente sufrido por Pedro entre sus hermanos ilustra cómo “en la Iglesia siempre ha habido, en la Iglesia primitiva más porque no tenían claras muchas cosas, ese espíritu de nosotros somos los justos y los demás los pecadores”.

“Ese nosotros y ellos, nosotros y ellos, la división. ‘Nosotros tenemos la posición justo ante Dios, y esos son los otros’, que incluso se dice que ya están condenados”, lamentó Francisco.

En ese sentido, recordó que “a Jesús también lo atacaban por entrar en casa de publicanos, que eran pecadores, a comer con ellos cuando la puridad de la Ley no lo permitía…”.

Por ello, rechazó las ideas, las posiciones dentro de la Iglesia que causan división y que provocan que, al final “sea más importante mi idea que el Espíritu Santo que nos guía”.

Asimismo, recordó las palabras de un Cardenal emérito que vive en el Vaticano. “Él decía a sus fieles: ‘La Iglesia es como un río, algunos son más de esta parte, otros de esta parte, pero lo importante es que estén todos dentro del río’. Eso es la unidad de la Iglesia. Nadie fuera, todos dentro. Luego, cada uno con su peculiaridad. Esto no divide, no es ideología”.

El Pontífice subrayó que “es el Señor el que quiere esa amplitud de la Iglesia”. “El Señor en el Evangelio nos dice: ‘También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a ésas las tengo que conducir y escucharán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor’”.

“El Señor dice: ‘Tengo ovejas de todos los lugares y yo soy el pastor de todos’. Este ‘todos’ en Jesús es muy importante”, afirmó.

Ese “todos” refleja “la visión del Señor que vino por ‘todos’ y que murió por ‘todos’. ‘Pero, ¿ha muerto también por aquel desgraciado que me ha hecho la vida imposible?’. Por él ha muerto también. ‘¿Y por aquel criminal que…?’. Ha muerto por él. Por todos.

“‘¿Y también por la gente que no cree en Él o de otras religiones?’. Por todos ha muerto. Eso no quiere decir que se debe hacer proselitismo, no. Él ha muerto por todos. Ha justificado a todos”.

Sin embargo, sigue presente “la tentación que incluso sufrió Pablo: yo soy de Pablo, yo soy de Apolo, yo soy de aquel, yo soy del otro… Y pensemos en nosotros, hace 50 años, en el post concilio, los casos de división que sufrió la Iglesia: ‘Yo soy de esta parte, yo lo pienso así, tu así…’. Sí, es lícito, pero en la unidad de la Iglesia. Bajo el pastor, Jesús”.

El Papa Francisco finalizó su homilía pidiendo “que el Señor nos libre de esa psicología de la división, y que nos ayude a ver esa grandeza de Jesús que en Él somos todos hermanos y Él es el pastor de todos”.

Lectura comentada por el Papa Francisco:

Hechos 11:1-18

1 Los apóstoles y los hermanos que había por Judea oyeron que también los gentiles habían aceptado la Palabra de Dios;

2 así que cuando Pedro subió a Jerusalén, los de la circuncisión se lo reprochaban,

3 diciéndole: «Has entrado en casa de incircuncisos y has comido con ellos.»

4 Pedro entonces se puso a explicarles punto por punto diciendo:

5 «Estaba yo en oración en la ciudad de Joppe y en éxtasis vi una visión: una cosa así como un lienzo, atado por las cuatro puntas, que bajaba del cielo y llegó hasta mí.

6 Lo miré atentamente y vi en él los cuadrúpedos de la tierra, las bestias, los reptiles, y las aves del cielo.

7 Oí también una voz que me decía: «Pedro, levántate, sacrifica y come.»

8 Y respondí: «De ninguna manera, Señor; pues jamás entró en mi boca nada profano ni impuro.»

9 Me dijo por segunda vez la voz venida del cielo: «Lo que Dios ha purificado no lo llames tú profano.»

10 Esto se repitió hasta tres veces; y al fin fue retirado todo de nuevo al cielo.

11 «En aquel momento se presentaron tres hombres en la casa donde nosotros estábamos, enviados a mí desde Cesarea.

12 El Espíritu me dijo que fuera con ellos sin dudar. Fueron también conmigo estos seis hermanos, y entramos en la casa de aquel hombre.

13 El nos contó cómo había visto un ángel que se presentó en su casa y le dijo: «Manda a buscar en Joppe a Simón, llamado Pedro,

14 quien te dirá palabras que traerán la salvación para ti y para toda tu casa.»

15 «Había empezado yo a hablar cuando cayó sobre ellos el Espíritu Santo, como al principio había caído sobre nosotros.

16 Me acordé entonces de aquellas palabras que dijo el Señor: Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.

17 Por tanto, si Dios les ha concedido el mismo don que a nosotros, por haber creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para poner obstáculos a Dios?»

18 Al oír esto se tranquilizaron y glorificaron a Dios diciendo: «Así pues, también a los gentiles les ha dado Dios la conversión que lleva a la vida.»

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. YO con toda mi familia oramas adiario de rodillas por que Dios ilumine a los cientificos y frene las muertes, no somos el papa pero tenemos fe que Dios escucha a todos no solo a los famosos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias