lunes 29, noviembre 2021
spot_img

Espionaje ilegal por parte del ejército colombiano es inaceptable, dice WOLA

Montevideo, 5 may (Sputnik).- Es inaceptable que el ejército colombiano realice espionaje ilegal a periodistas, líderes sociales y políticos de oposición del país, dijo este martes la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés).

«El espionaje ilegal por parte del ejército colombiano es inaceptable (…) Que la asistencia estadounidense puede estar incluso tangencialmente relacionada con esta actividad militar es extremadamente alarmante», afirmó en un comunicado WOLA.

El documento hace referencia a una investigación de la revista local Semana, publicada el 1 de mayo, que denunció que entre febrero y diciembre de 2019, unidades de inteligencia del ejército colombiano llevaron a cabo operaciones de espionaje ilegal en contra de más de 130 personas.

«Colombia debería dedicar sus recursos de inteligencia a investigar las redes de crimen organizado (…) La inteligencia también debe utilizarse cuando sea apropiada para apoyar las investigaciones de la Procuraduría General de la Nación sobre los asesinatos de defensores de derechos humanos y líderes sociales; en cambio, (…) la inteligencia militar tiene como objetivo a los reformistas y a la prensa libre; la perversidad de esto no puede ser subestimada», afirmó WOLA.

Además, sostuvo que se debería realizar una «reevaluación exhaustiva» de la asistencia militar estadounidense a Colombia.

«El Congreso debería congelar la ayuda militar estadounidense a Colombia al primer indicio de que el ejército colombiano esté presionando para que dichos comportamientos sean juzgados en el sistema judicial militar, no este cooperando con investigadores civiles, esté utilizando tácticas dilatorias, o esté de alguna otra manera bloqueando esfuerzos para que aquellos responsables rindan cuentas», explicó.

Consideró que es «esencial» que tanto la Fiscalía General de la Nación como la Oficina del Procurador General lleven a cabo investigaciones exhaustivas e independientes, que resulten en «sanciones apropiadas y procedimientos disciplinarios» contra quienes ordenaron el monitoreo ilegal.

Propuso que se realice una «nueva purga» de las unidades de inteligencia del estado y que las autoridades deben desclasificar y divulgar toda la información obtenida ilegalmente sobre los defensores y defensoras de derechos humanos.

Wola dijo que, si bien se lograron importantes avances en seguridad por medio del acuerdo de paz del 2016, el ejército colombiano se enfrenta actualmente a «importantes desafíos».

«Esto es debido en parte a la resistencia de la administración de Iván Duque a implementar plenamente el acuerdo, la falta de un proceso de negociación con el grupo insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN) y una lucha en curso para enfrentar a los grupos armados sucesores del paramilitarismo», reflexionó.

Entre quienes fueron monitoreados ilegalmente se encuentran periodistas estadounidenses veteranos, así como aliados de WOLA que incluyen el defensor de tierras César Jerez y el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CCAJAR), una organización no gubernamental que ha representado a familias de víctimas asesinadas ilegalmente por miembros del ejército, y el líder indígena Feliciano Valencia.

Desde la publicación del informe, 11 funcionarios militares fueron despedidos o retirados del servicio. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias