viernes 9, diciembre 2022
spot_img

Rusia prevé lanzar nuevo satélite Bion-M para investigaciones biológicas en 2023

Moscú, 25 may (Sputnik).- El lanzamiento del segundo satélite ruso Bion-M, destinado a investigaciones biológicas, está programado para 2023, comunicó en una entrevista concedida a Sputnik Vladímir Sichov, vicedirector de Ciencia del Instituto de Problemas Biomédicos de la Academia de Ciencias rusa.

«El lanzamiento está programado para 2023 (…) Es imposible pronosticar algo, pero el trabajo continúa y la administración de (la corporación espacial) Roscosmos dice firmemente que la pandemia de coronavirus no afectará los plazos», dijo Sichov.

Reveló que a bordo del nuevo Bion-M estarán ratones, el principal objeto de investigación, así como moscas de la fruta, que servirán para el estudio de problemas biológicos generales.

«Además, habrá varios microorganismos, se llevarán a cabo investigaciones celulares, experimentos técnicos y tecnológicos, de crecimiento de cristales de proteína», comunicó el científico.

Explicó que de momento muchos aspectos del futuro biosatélite, y su lanzamiento, dependen del financiamiento.

«Hay problemas tanto de carácter técnico como de organización. Como este trabajo se realiza en el marco del pedido estatal de Defensa, los requisitos se endurecen mucho (…) Esperamos manejarlo con éxito», señaló Sichov.

Subrayó que el vuelo del nuevo Bion-M será singular, ya que estará a una altura de 800-1.000 kilómetros de la superficie terrestre y con un aumento de la dosis de radiación de 10 veces. Según Sichov, los seres vivos nunca han volado a esta altura.

El científico recordó que el primer Bion-M estuvo, en 2013, a una altura de solo 500 kilómetros, mientras la Estación Espacial Internacional (EEI) se encuentra a unos 400 kilómetros de la superficie terrestre.

«Eso nos permitirá comparar los resultados obtenidos por los dos Bion-M y entender qué es lo que desempeña el papel clave en los cambios que se producen en organismos animales, el aumento de la carga de radiación o la ingravidez», puntualizó Sichov.

El primer satélite Bion-M fue lanzado el 19 de abril de 2013 con 45 ratones, 15 gecos, ocho gerbiles de Mongolia, caracoles, crustáceos, peces y varios microorganismos a bordo.

Cuando el satélite aterrizó después de un mes, en la provincia de Oremburgo, resultó que la mayoría de los organismos no sobrevivieron el vuelo. En particular, los gerbiles de Mongolia escaparon de su jaula y masticaron los cables eléctricos del sistema de soporte vital.

Sichov aseguró que el equipo que se encarga del nuevo Bion-M estudió los problemas que ocurrieron durante el vuelo del biosatélite anterior y comentó, en particular, que a bordo del primer Bion-M se uso equipamiento probado en ratas.

«Y esto afectó seriamente su funcionamiento, porque un ratón, siendo un animal más pequeño, es capaz de meterse en lugares a los cuales una rata no podrá acceder. Durante las pruebas en la Tierra eso no resultó evidente pero se manifestó en el espacio», dijo el científico.

También hay planes de lanzar un tercer satélite Bion-M y colocarlo a una altura de 500 kilómetros de la superficie terrestre.

«Es importante para nosotros ver qué impacto tiene la gravedad artificial en animales, para lo cual instalaremos una centrifugadora a bordo del biosatélite», dijo Sichov.

Señaló que precisamente para poder lanzar el tercer Bion-M, los científicos ensayarán un sistema mejorado de alimentación en el segundo satélite.

«En general, durante los vuelos espaciales alimentamos a los animales con comida pastosa con la cual también reciben agua. Esto no es adecuado para una centrifugadora donde tendremos que dar a los animales alimentos sólidos y agua por separado», reveló el científico.

Precisó que el suministro automático de agua a los animales en ingravidez representa un gran problema y en la mayoría de los casos no funciona, por eso los ratones del segundo Bion-M tendrán que tomar comida sólida y agua gelificada.

Bion es una serie de satélites soviéticos y rusos destinados a investigaciones biológicas.

El primer satélite, Bion 1, conocido también como Cosmos 605, fue lanzado el 31 de octubre de 1973 en la entonces Unión Soviética.

Desde entonces y hasta el lanzamiento del primer Bion-M en 2013, diez biosatélites más de la serie volaron al espacio. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias