sábado 28, enero 2023
spot_img

Segunda ola pandémica y xenofobia en Costa Rica

San José, 18 jun (Prensa Latina).- Costa Rica atraviesa su segunda ola pandémica debido a un sensible incremento de positivos de Covid-19, sobre todo en la Zona Norte, entre trabajadores agrícolas y de empacadoras, mayormente migrantes, lo que desata la xenofobia en este país.
‘Es claro… estamos en una segunda ola. Hemos llegado a los números más grandes de casos que hemos tenido’, afirmó el ministro de Salud, Daniel Salas, cuando detectaron 55 nuevos positivos en un día, pero posteriormente esa cantidad fue subiendo y ya hay reportes de 75, 77 y 86 casos diarios, mayor cifra desde la detección aquí de la pandemia el 6 de marzo.

Luego de tener bajo control la enfermedad y con cifras diarias de confirmados por debajo de 15, desde la semana del 24 al 30 de mayo anterior, los casos comenzaron a subir y en particular los activos que estaban por debajo de los recuperados.

Desde entonces el número de casos diarios, como promedio, es superior a los recuperados, lo cual evidencia la existencia de esa segunda ola pandémica, y motivó que el gobierno de Costa Rica decretara la alerta naranja en varios cantones y distritos de la Zona Norte, donde localizan el principal foco de los nuevos positivos diarios.

Al respecto, el titular de Salud explicó que los trabajadores agrícolas de la Zona Norte, los de las empacadoras y los de la construcción, entre otros, son los más afectados ahora, por lo que llamó a los empresarios a apoyar las acciones sanitarias y a la población a cumplir de manera estricta las medidas y protocolos para evitar el contagio masivo.

Salas no descartó aplicar acciones restrictivas aún más fuertes para impedir la transmisión comunitaria, algo que -aseguró- no está presente, pero haría que la pandemia salga de control y el crecimiento exponencial de los casos y de las personas que requieran hospitalización colapsarían las unidades de cuidados intensivos.

Aún la pandemia en Costa Rica, en particular en lo relativo a la letalidad, solo lamenta 12 fallecidos en mil 871 casos confirmados hasta el 17 de junio, para un 0,64 por ciento, entre los mejores índices no sólo en América, sino en el mundo.

Entre las medidas para aplanar la curva de esta segunda ola pandémica, el gobierno de Costa Rica desplazó una Comitiva Interinstitucional de Alto Nivel a la Zona Norte, mientras los ministerios de Salud y de Agricultura y Ganadería (MAG), junto a otras entidades, ejecutan un plan de intervención en el sector agrícola.

Como parte de esa iniciativa, el 17 de junio las autoridades clausuraron por 30 días nueve empresas agrícolas y entregaron órdenes sanitarias a otras 13, tras una inspección a 49 de esos centros, en su mayoría dedicados a la siembra de piña y tubérculos para la exportación, donde laboran muchos migrantes, algunos en condición irregular.

Al informar esas acciones, el ministro de Seguridad Pública, Gobernación y Policía, Michael Soto, señaló que en el operativo abordaron a mil 967 personas, de ellas mil 405 nacionales y 466 extranjeros, entre quienes sorprendieron a 20 en condición migratoria irregular trabajando en estas propiedades.

Esas personas fueron puestas bajo las órdenes de la Dirección de Migración y Extranjería, indicó el ministro, quien llamó a los propietarios de fincas y empresas agrícolas a respetar los lineamientos sanitarios; de lo contrario, tomarán las acciones correspondientes.

De otra parte, el presidente Carlos Alvarado anunció que Costa Rica y el Sistema de Naciones Unidas ejecutarán un plan de cooperación sanitaria en la Zona Norte para responder a las necesidades de ese territorio ante el incremento de casos de la Covid-19.

Este plan fortalecerá la atención que ya desde los distintos cuerpos de salud en cantones y distritos de esa región, apuntó Alvarado.

Al respecto, la coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas, Alice Shackelford, señaló que el enfoque del plan es acompañar el trabajo del gobierno de Costa Rica en la respuesta a esta emergencia sanitaria.

Detalló que la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Internacional de Migraciones están comprometidas en apoyar al Gobierno tico para contar con áreas de manejo que permitan hacer valoraciones médicas, de las condiciones psicosociales, establecer los estándares y recomendaciones técnicas requeridas para clasificar a los pacientes.

Sin embargo, Shackelford llamó a no caer en reacciones xenófobas y a evitar el uso de cualquier lenguaje que pueda causar esta reacción. ‘El virus no conoce nacionalidades ni excluye a la persona por el lugar de nacimiento’, sostuvo.

Reconoció que es entendible que la gente sienta temor e incertidumbre, sin embargo -dijo- debe prevalecer el espíritu civilista y solidario que siempre ha caracterizado a Costa Rica.

Ese llamado de Shackelford fue en alusión a las manifestaciones en algunas localidades de la Zona Norte contra la instalación de centros temporales de aislamiento para pacientes de Covid-19, cuyas condiciones en el hogar le impidan cumplir la cuarentena.

Por ello, agrupaciones de derechos humanos, sindicales y partidistas formularon su rechazo a ese comportamiento de una parte de la población tica, como la Asociación Costarricense de Derechos Humanos (Acodehu) que expresó su repudio y condena a los actos de discriminación, xenofobia y arbitrariedad contra las migraciones de los hermanos nicaragüenses.

Denunció que los primeros contaminados no fueron centroamericanos, sino extranjeros que gozaban de sus vacaciones en Costa Rica, pero, posiblemente, por su color de piel y país de origen (Estados Unidos), se buscó silenciar su condición.

‘Por eso nos ha extrañado sobremanera la posición del ministro de Salud, al asumir una posición que se acerca a una peligrosa acción xenofóbica, acusando a los migrantes y al gobierno de Nicaragua de los eventuales picos pandémicos de la Covid-19 en Costa Rica’.

La Unión Nacional de Trabajadores y Trabajadoras (UNT) denunció la sobreexplotación y condición de semiesclavitud que son víctimas los indocumentados por parte de empresarios y contratistas en la Zona Norte de Costa Rica.

Ante el incremento de casos de la pandemia de la Covid-19 en cantones y distritos de esa región del país, la UNT rechaza ‘la tragedia de explotación en que labora y vive una buena cantidad de estos trabajadores, en su mayoría migrantes e indocumentados’.

La secretaria general de La UNT, Susan Quirós, afirmó que medios de prensa, políticos y gobiernos de diversos partidos han hecho de la vista gorda las denuncias que por cinco años ha realizado esa agrupación sindical sobre la forma en que empresarios de la zona trafican, contratan y explotan a los obreros de las plantaciones de piña.

En particular, prosiguió, a las personas que llegan por sí mismas o bien son traídas ilegalmente a Costa Rica.

Por ello, Quirós denunció la sobreexplotación de estos trabajadores, los salarios de hambre por una jornada de ocho horas; como rocían agroquímicos letales para la salud sobre la dignidad de estas personas; y la ausencia de agua potable, letrinas o simplemente un lugar adecuado para guardar y consumir los alimentos.

También el Partido Vanguardia Popular (PVP, comunista) aseguró que la xenofobia experimentada en Costa Rica es más que eso, constituye una campaña de mentira y manipulación contra Nicaragua.

Las técnicas para mentir y controlar las opiniones se han perfeccionado en la era de la postverdad: nada más eficaz que un engaño basado en medias verdades, o envuelto sutilmente en ellas, indica un editorial del periódico Libertad, órgano del PVP.

Puntualiza que esa estrategia de odio es parte de la campaña contra Nicaragua, esta nueva a raíz de la pandemia de la Covid-19, con la cual -sostiene- pretenden ocultar algo que no pueden de otra manera: el desempleo, la pobreza, la miseria, el hambre que golpea a muchos miles y ya casi millones de costarricenses en todo el país.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias