miércoles 8, febrero 2023
spot_img

Crisis sanitaria en Bolivia empeora por falta de capacidad de instalaciones

La Paz, 7 jul (Prensa Latina) Bolivia amaneció hoy con hospitales sin capacidad suficiente para los enfermos de Covid-19, más de 40 mil 509, y funerarias deficitarias frente a la creciente cifra de muertos, ascendentes a mil 476 desde inicios de la pandemia.
Las imágenes del colapso de instituciones médicas y las dedicadas a velorios, entierros y cremación persisten este martes en la mayoría de las ciudades del país sudamericano, sobre todo en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Beni.

Expertos del Colegio Médico, Servicios Departamentales de Salud, Asociación de Funerarias, y hasta militares y policías involucrados en la campaña se mostraban incapaces de resolver la situación y la caracterizaban de ‘catástrofe’.

El departamento de La Paz tiene a sus hospitales casi al tope, mientras parte de su personal está contagiado con el SARS-CoV-2, y los demás médicos demandan al Gobierno gestionar contratos de personal para sustituir a los enfermos.

Según fuentes de salud, los médicos y demás trabajadores del sector en esta ciudad y la vecina de El Alto trabajan a mitad de su capacidad, mientras los que aún funcionan exigen de forma urgente un plan de emergencia.

También hay dificultades para realizar las pruebas médicas de detección de infectados, por la acumulación de casos en el sistema público, en tanto urbes como La Paz reportaron en un solo día hasta 480 nuevos pacientes de Covid-19.

La Paz comienza a ser considerada el segundo departamento más impactado por la pandemia, después de Santa Cruz, mientras ambos superaron a Beni y a Cochabamba en menos de una semana.

Según el secretario ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas de Salud, Fernando Romero, los hospitales paceños acusan mayor déficit de personal por los citados casos de enfermedad del personal con el nuevo coronavirus.

La falta de fuerza calificada se acentúa porque esos entes asistenciales solo disponen de la mitad de sus efectivos, y muchos de estos se acogen a las licencias por edad, gestación y por diversas enfermedades.

Los funcionarios del sector se ven obligados a reorientar el envío de enfermos a centros no especializados para la pandemia como el Hospital de la Mujer, la mitad de cuyo personal contrajo la Covid-19 al atender a pacientes.

Otras instalaciones médicas dedicadas a padecimientos ajenos a la pandemia, como el Hospital del Tórax, también están sobrecargadas de enfermos.

‘De más de 400 casos sospechosos, 132 fueron positivos, mientras 78 de nuestros 330 profesionales dieron positivo’, subraya el jefe de Epidemiología de esa institución, José Zambrana.

Por otro lado, cerraron por insuficiencias para atender a los infectados una cifra aún por precisar de hospitales y consultas externas.

En medio del caos sanitario, algunos de ellos son víctimas de la falta de equipos y otros recesan por problemas con la entrega de resultados o la imposibilidad de clasificar estos de forma rápida.

Según las fuentes, otras entidades medicas capitalinas están a punto de colapsar, como La Portada y Cotahuma, ya muy saturadas e incapaces de responder con eficacia ante los familiares de pacientes con Covid-19 que reclaman su atención.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias