jueves 27, enero 2022
spot_img

De niebla, penumbras y confusiones mayúsculas

El complejo fenómeno de la pandemia del Covid 19, es algo que muchas gentes no logran entender en todas sus dimensiones e implicaciones, sobre todo por el grado de abstracción que implica el poder establecerlas en sus verdaderos y aterradores alcances, pero lo  que resulta cierto de toda certidumbre es que le vino como anillo al dedo al retrógrado grupo empresarial costarricense, encarnado en la UCCAEP y al aparato mediático de que dispone para alcanzar sus metas el que, por otra parte, en su gran mayoría es de su propiedad, con los diarios, estaciones de radio y televisoras más importantes, las que intoxican día a día, hora tras hora, con descomunales mentiras a grandes sectores de la población, además de servirle  a este empresariado retrógrado y neofascista como una poderosa palanca para imponerle sus designios totalitarios a la mayor parte del pueblo costarricense, hoy en un estado de indefensión casi absoluta.

Dicho de otro modo, tenemos que hacer todo lo que diga una minoría empresarial avarienta y codiciosa hasta grados insospechados, ya que de no hacerlo nos exponemos a ser descalificados en los peores términos, por lo general emitidos por un numeroso grupo de cortesanos del régimen, algunos pagados y muchos de ellos incluso gratuitos, lo que viene resultando muy desolador para todos, porque son utilizados a partir de la abismal ignorancia en la que viven, sin tener incluso la menor idea de los términos y funcionamiento del sistema político y social en que vivimos: Para un numeroso grupo de ellos, sucede que, a la manera orwelliana (propia del novelista inglés George Orwell, que vivió entre 1903 y 1950,  y los contenidos simbólicos e imaginarios, al parecer, del universo totalitario de su famosa novela “1984”), el lenguaje en uso es recreado constantemente, sin que estén conscientes de ello, pues en la neolengua imperante sucede que “la derecha es la izquierda” y “la izquierda es la derecha”, “el capitalismo es el socialismo” y viceversa, los regímenes de Nicaragua y Venezuela son dictaduras (aunque esos países la mayor parte de los medios de prensa son propiedad de empresarios opositores, los que atacan sistemáticamente a esos gobiernos), mientras que los de países como Honduras, Guatemala, Colombia, Ecuador y la Bolivia de la golpista Áñez no lo son, en modo alguno, a pesar de las reiteradas denuncias en su contra por violaciones sistemáticas a los derechos humanos, el asesinatos de líderes sociales y de comunidades indígenas u originarias. Es probable que si algunos regímenes cambiaran de orientación hacia la izquierda o hacia la derecha, un lenguaje  y unas categorías más bien en desuso, dejarían de serlo o pasarían a engrosar la lista de las “dictaduras” a derribar. En el caso del  actual gobierno de Costa Rica, para mucha gente, se trata de un gobierno “socialista” o incluso “comunista”, a pesar de que sólo gobierna para la UCCAEP y los círculos ultraderechistas de la Academia de Centro América, pareciera entonces que las expresiones más brutales del capitalismo de la élite financiera equivalen al “comunismo”, ese satánico esperpento que le quita el sueño a mucha gente. Todo esto parece ser lo más cercano a la famosa Torre de Babel, a la que se hace alusión en los textos bíblicos antiguotestamentarios.

Todo lo anterior, en medio del caos actual desatado, por cuanto la pandemia apareció, cuando los de la vieja derecha ultraliberal ya estaban culminando su larga campaña para demoler y ponerle fin, con un entierro de primera, pero en una funeraria barata, al estado social de derecho y a la democracia costarricense, considerada un estorbo y tan venida a menos durante las últimas décadas, sobre todo después de la abierta arista proclamación de la “dictadura en democracia”, la que sufrimos todos y de la que muchos prefieren no hablar, tal vez para no asumir de manera abierta sus consecuencias más temibles.

Los profetas del fatalismo así engendrado, buscan desmoralizar a sus víctimas potenciales, proclamando ahora con delirio y una cierta osadía su entusiasmo por lo que consideran como llegada a la concreción de la utopía neoliberal: un paraíso diseñado a su medida, algo así como un coto de caza para los empresarios evasores del fisco, donde ellos(y ellas) seguirán pagando salarios miserables, casi siempre inferiores al mínimo de ley, y haciendo todo lo que venga les en gana, por lo que en el asunto de las “zonas francas” y de otros innumerables negociados poco claros, los incontables beneficios que aseguran dejar al país, a pesar de las afirmaciones oficiosas de algunos, no se constituyen en un hecho demostrado, de una manera fehaciente.

Ese nuevo orden de cosas,  busca convertir a las universidades públicas en fábricas de graduados palurdos, donde no está mal en principio que los estudiantes aprendan, de manera efectiva, el idioma inglés para relacionarnos, y compartir conocimientos con muchos pueblos de la tierra que la tienen como su lengua materna, pero eso del inglés para leer etiquetas (lo que buscan algunos en el fondo) no es más que una repetición de los tiempos de la esclavitud, donde los africanos traídos por la fuerza a América aprendían a hablar un pidgin o lengua empobrecida (del inglés, el castellano o el francés) para las necesidades de sus amos europeos. Se le asoman, de nuevo, las orejas al totalitarismo neoliberal…estamos avisados.

(*) Rogelio Cedeño Castro, sociólogo y escritor.

 

Más noticias

7 COMENTARIOS

  1. Estamos avisados? Avisados estaban desde hace años ya, avisar de algo que ya esta ocurriendo no es avisar. Ni usted ni ninguno de los que se autodenominan intelectuales vio esto venir, se la pasaban perdiendo el tiempo hablando de la porqueria gay y otras sandeces estupidisantes. Donde estaban los intelectuales y las voces de las universidades cuando se debio haber actuado? Y los sindicatos? En Costa Rica todos se han tapado con la misma cobija y ahora salen a echarse la culpa los unos a otros cuando todos son responsables.

  2. La pregunta es como queda Costa Rica despues de la pandemia ? El estado totalmente en la ruina,moral y economicamente.Solo incentivando la inversion y la produccion se crearan trabajos y riqueza.Para lograr ello contrario a los deseos de don Rogelio, el movimiento sera hacia la derecha, pues no hay nada que repartir mas que deudas.Lo precipito el querer vivir mas alla de nuestros medios,de nuestro ingresos,limitados por esa vision izquierdista /ambientalista,que frena todo lo que produce e incentiva todo lo que requiere gastos y aplacar a las minorias.
    Costa Rica tiene la oportunidad de acercarse mas a EEUU y sus empresas por su posicion geografica y los choques con China. Tenemos que incentivar el ingles,y los estudios tecnicos para que nuestros estudiantes no salgan huecos o con pajaritos idealistas en la cabeza ,sino con capacidad de producir que es lo que Costa Rica requiere.

    • Usted es in completo iluso….no ve que l8 que ha padado es por acercarse a ese imperio vulgar y decadente? Usted no rueda porque las orejas no lo dejan

  3. D. Rogelio gracias por tomarse el tiempo y escribir el comentario. Tambien, estoy absolutamente de acuerdo con D. Jose.
    En mi opinion, si el PAC hubiera puesto de candidato a Mickey Mouse, ahora estaria lidiando con la pandemia.
    Espero que Covid-19 de verdad nos una como uno solo. Seguir viviendo en la burbuja de la mentira solo agrava el problema.

  4. Lo respeto y apoyo Doctor su comentario, su vision de la obra literaria 1984, es una cruda verdad, el canal del trencito con su baja calidad de Tv de analisis, ( Solo ver a presentadoras realizando entrevistas a economistas y a abogados, sin siquiera tener una idea de lo que responde ) television basura, y otros medios ( Repretel cuyo dueño esta siendo acusado por el senador Rubio y la esposa con orden de captura de interpol por un asunto en Guatemala) cuando vemos que las concesiones del espectro radiofonico que paga cerca de seis mil dolares al año y QUE SOLO PUEDEN UN PROPIETARIO Central de Radios es dueña de cuatro televisoras y muchas emisoras de radio, Carlos Alvarado de izquierda jamas es un burro de los empresarios. MI GRAN TEMOR ES QUE ESTA GENTE CREE QUE VAN A MANEJAR EL PAIS CUIDADO Y LES PATEAN EL TRASERO

  5. De acuerdo don Joaquín Gamboa, sus dichos confirman los míos, pues además de ser un mal lector (no leyó o tiene problemas de comprensión de lectura) hace afirmaciones sin ningún fundamento, le recuerdo que no hice una sola alusión al tema ecológico en mi texto, aunque es un delicado asunto que debe estar siempre presente, sobre todo en cuanto a las causas de esta devastadora pandemia. En lo del inglés estamos de acuerdo, el problema es de la manera que se haga, yo disfruto del conocimiento de esa lengua como herramienta cultural. Sucede que tenemos problemas con el castellano, al parecer usted no entendió la alusión a la novela “1984”, originalmente escrita en lengua inglesa, por lo que vamos a tener que ponerle más atención a nuestra lengua, tan valiosa como la de los anglosajones, no vaya a ser que se le está olvidando el castellano. Eso de los estudios técnicos cuya importancia no he negado, en modo alguno; me parece más ligado a los “pajaritos ideológicos en la cabeza” de que usted habla, los que suelen habitar, más bien en la cabeza de los repetidores de los dogmas de la escuela económica neoclásica, la gran pregunta sigue siendo ¿cómo van sacar a la economía del foso en que se encuentra aplicando políticas recesivas que no incentivan ni el gasto, ni el consumo? Desde que el “metamorfoseable” (perdón por el neologismo que estoy inventando) o intercambiable Carlos Alvarado (a ratos un feroz bolchevique, para algunos y otras veces, un fiel seguidor de Hayek y Friedman) impuso, con el apoyo de todas las camarillas políticas y empresariales el paquete fiscal, la economía empezó a ir hacia atrás, con una franca recesión que estaba en puertas, la Covid 19 no fue más que el tiro de gracia. Los invito a disfrutar de los acertijos del doblelenguaje orwelliano.

  6. Genial analogía del lenguaje en «1984» y el uso que le dan los medios de prensa.
    Las personas tienden a tomar palabras y convertirlas en etiquetas con las que definen su mundo, esas etiquetas van cargadas con los prejuicios de su ignorancia y reforzadas por la desinformación mediática, así asocian un cierto comportamiento ó ideología a una etiqueta, cargando al mismo tiempo todos los demás prejuicios sobre la persona con esa etiqueta.
    Es muy común ver personas que un día tachan al presidente de comunista y al siguiente dicen que quiere acabar con el sector público, denotando total ignorancia de la definición real de las etiquetas que usan indiscriminadamente y a la ligera. Por ejemplo en éste país cualquier persona que apoye la igualdad de derechos de unión marital, va a ser etiquetada por estos individuos de poco raciocinio como «paclover» «gay» «socialista» «ateo» entre otros, atribuyendo al mismo tiempo todos los demás prejuicios que han cargado a estas palabras a dicha persona.
    En este contexto hay poco que hacer, dado que un intercambio de ideas y una búsqueda de acuerdo común es desde mi perspectiva imposible, ya que éstas personas han satanizado en su subconsciente términos como «socialista» «izquierda» «ateo» y cualquier idea que se presente con alguna característica que se encuentre dentro de su definición de esos términos será rechazada sin siquiera analizarla. Los medios y las religiones se han encargado de ponerle dichas etiquetas al sentido común y la búsqueda del bienestar común. Con ése control sobre la manera de las personas de ver el mundo es fácil tenernos a todos en un feudo disfrazado de nación democrática, donde la guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias