jueves 8, diciembre 2022
spot_img

Abogacía y Ética

Abogacía alude al trabajo legal de defensa de los intereses de un cliente. Ética concierne a la sujeción a reglas morales.

Se nos enseñó en la Facultad de Derecho que aun al más indiscutible culpable había algo que defenderle. Pero esto no puede entenderse en el sentido de que es ético defender al culpable de modo que salga inocente.

Lo cierto es que todos los días se ve como los abogados se esmeran por sacar ileso al que lesionó. Y acaba por mirarse esto como normal. Este es el sistema que tenemos. El abogado no hace justicia; el que la hace es el juez. Ambos son (mínimo) licenciados en leyes.

El asunto sigue siendo los benditos/malditos tecnicismos. El Derecho es bastante complejo; cada día más. Los tecnicismos mandan. Muchísimas veces los tecnicismos deciden quién se salva o quién se hunde. Esto, elemental, es una verdadera desgracia. El Derecho es imperfecto; al fin y al cabo es obra humana y el humano es esencialmente imperfecto, porque es parte de la Naturaleza.

Pero, al grano. ¿Es ético torcer incluso hasta la verdad misma, solo para ganarse el pan nuestro de cada día? Los estudiosos de los alienígenas ancestrales con seguridad que al mismo responderían que no.

Creo que lo que salva a los abogados es que, por otro lado, en múltiples ocasiones los que requieren que se sienten responsabilidades actúan erróneamente. Y, también, la verdad misma no es algo que siempre se asome nítidamente y menos a primera vistada.

La vida humana es un saco de dilemas, la mayor parte eternos. Se muere sin habernos aclarado mayor cosa. Las Pandemias nos complican todo aun más. De nada les valió a Adán y a la Varona tragar la fruta prohibida, pues una suficiente sabiduría no acabaremos nunca de poderla alcanzar.

(*) Mauro Murillo A. es Abogado

 

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias