lunes 4, julio 2022
spot_img

Población diabética mejoró control de enfermedad con programa de intervención de la CCSS

San José, 13 nov (Elpaís.cr).- Mayor control de alteraciones de glucosa en sangre, mejora en indicadores bioquímicos, toma de mejores decisiones alimentarias, mayor adherencia a prescripción dietética, médica y farmacéutica, son propuestas para el Día Mundial contra la diabetes.

Además, se recomienda la disminución en el riesgo de complicaciones y de hospitalizaciones en pacientes con enfermedades crónicas.

Esos fueron los primeros resultados del Programa de Intervención Nutricional de las Enfermedades Crónicas (PINEC) de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), presentados esta semana en el marco de la conmemoración del Día Mundial contra la Diabetes.

PINEC busca educar y empoderar a la población con enfermedades crónicas no transmisibles, para que disminuya el riesgo de muerte prematura por enfermedad cardiovascular a través de una metodología de atención nutricional clínico-educativa que se desarrolla de manera grupal y multidisciplinaria, con el objetivo que los pacientes mejoren su calidad de vida y logren un control más óptimo de su enfermedad, que figura como primera causa de mortalidad en el país y es uno de los orígenes más importantes de morbilidad que se atiende en las diferentes unidades de la Caja.

De acuerdo con Maricruz Ramírez, experta de la Coordinación Nacional de Nutrición de la CCSS, la evaluación se realizó con datos de 3 000 pacientes con diabetes mellitus, en todo el país, que participaron y finalizaron este programa durante los años 2018 y 2019, y arrojó resultados muy alentadores, en virtud de que, a lo largo de seis meses, la metodología logró en las personas una disminución en los niveles en sangre en los siguientes componentes: un 1 % de la hemoglobina glicosilada, 26 mg/dl de la glicemia en ayunas,  17 mg/dl en la glicemia postprandial, y de 9 mg/dl en el nivel de triglicéridos.

De la misma manera, los pacientes inscritos en el programa alcanzaron una reducción de al menos 2 cm en su circunferencia abdominal lo que disminuye su riesgo de enfermedad cardiovascular.

Asimismo, se evidenció una mejora en los hábitos alimentarios, pues al finalizar el programa el número de personas con diabetes mellitus mejoró en el consumo adecuado de harinas, azúcares, leguminosas, frutas, vegetales y grasas.

Incremento de la población diabética en el país

El 14.8 % de la población costarricense mayor de 19 años es diabética, según lo reveló la última Encuesta de Factores de Riesgo Cardiovascular realizada por la CCSS.

Los datos demuestran que el crecimiento fue de dos puntos porcentuales, si se compara con la información obtenida en una encuesta similar efectuada en el 2014, y de cuatro puntos porcentuales si se contrasta con los resultados de la misma encuesta del 2010, y que midió esos indicadores en la población.

De ese porcentaje de población diabética, el 10.9 % tenía diagnosticada la enfermedad, mientras que el 3.9 % no sabía del padecimiento, esto quiere decir, de acuerdo con el doctor Roy Wong McClure, epidemiólogo de la CCSS y coordinador del estudio, que en el país existen 413 mil personas con diabetes, de ellas, 34 mil no saben que tienen el padecimiento.

Con este incremento que el país ha evidenciado, desde el año 2010 hasta el 2018, en relación con la prevalencia de diabetes, se demuestra que en la población incrementa medio punto porcentual cada año en la prevalencia de la enfermedad. Esto coloca al país en niveles considerados tan elevados como los que se reportan en población latina en naciones como Estados Unidos, y corresponde a un incremento estimado de 15 000 nuevos casos de diabetes cada año en Costa Rica.

Para el doctor Wong, la presencia de diabetes mellitus es preocupante por el impacto que tiene en la calidad de vida de quienes la padecen, así como por las secuelas y complicaciones que produce en diversos órganos.

Esta enfermedad está relacionada con la insuficiencia renal crónica, amputaciones, lesiones vasculares, problemas cardiacos y hasta con ceguera originada por una enfermedad conocida como retinopatía diabética.

Abordaje integral

Según la doctora Maricruz Ramírez el impacto de la diabetes en la población es tan prominente que ha obligado a la institución a implementar estrategias de abordaje, que permitan la adherencia de los pacientes al tratamiento integral que brindan los servicios de salud, y a un empoderamiento para enfrentar la enfermedad.

Bajo esa premisa, la institución asumió el compromiso de colaborar con el control óptimo de pacientes con hipertensión y diabetes mediante la Estrategia Nacional para el Abordaje Integral de las Enfermedades Crónicas no Transmisibles y Obesidad 2013-2021, con el objetivo de lograr una mejora en la oferta de servicios de salud, disminuir las crisis de descompensación y las complicaciones a corto, mediano y largo plazo, dando como resultado una mejor expectativa y calidad de vida en los pacientes.

Como parte de ese proceso, explicó la doctora Ramírez, la institución avaló la implementación del Programa de Intervención Nutricional de las Enfermedades Crónicas (PINEC), un modelo de atención cuya metodología puede implementarse en cualquier nivel de atención y en establecimientos de salud que cuenten con un profesional en Nutrición.

Según la funcionaria, PINEC contempla un abordaje integral interdisciplinario, a través de la participación de profesionales en Psicología, Enfermería, Medicina, Farmacia, Trabajo Social, Actividad Física, entre otros, quienes desarrollan la educación terapéutica con un enfoque de aprendizaje basado en competencias y la inclusión de ejes temáticos básicos, tales como,  el cuidado y generalidades de la diabetes, alimentación y su relación con el tratamiento farmacológico, salud cardiovascular, control y reducción de peso, beneficios de la actividad física, así como la resolución de situaciones personales y motivación para el cambio.

“Cuando un paciente con enfermedad crónica no transmisible es atendido por el médico, según su criterio técnico, puede referir al paciente a la Consulta Externa de Nutrición para ser incluido en un grupo PINEC. Este programa incluye una atención nutricional individual inicial para la valoración y prescripción de la dieta y entre 6 y 8 consultas grupales que se desarrollan a lo largo de entre 6 a 9 meses. Una vez finalizado ese proceso de atención, se brinda un seguimiento educativo semestral por 5 años”, explicó la experta.

Consulta PINEC bajo la modalidad telefónica y virtual

Otra de las grandes preocupaciones de la doctora Ramírez es que la prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles en el país ha ido en aumento y podría verse afectada debido al aislamiento de la población, producto de la pandemia por covid-19 y los inadecuados hábitos alimentarios que a partir de esta situación, pudieron desarrollarse en algunas personas.

Ante esto, dice Ramírez, resulta primordial que los servicios institucionales se reinventen y ofrezcan a la población usuaria un enfoque novedoso para la atención clínica, en función de prevenir y atender con oportunidad la aparición de estas enfermedades, respetando los protocolos de distanciamiento, aislamiento y colaboración para evitar la propagación del contagio.

Con este objetivo la especialista recordó que la institución continúa con el firme compromiso de ayudar a los pacientes a controlar su enfermedad, pese a la crisis sanitaria, por lo que ha desarrollado nuevas estrategias de acompañamiento con muy buena respuesta mediante la ayuda de la tecnología.

Explicó que, si bien la emergencia sanitaria obligó a suspender temporalmente las sesiones grupales presenciales en las unidades institucionales, la CCSS continúa brindando seguimiento al programa bajo la modalidad virtual por lo que en la actualidad un importante grupo de profesionales en Nutrición en todo el país desarrollan la consulta PINEC, a través de múltiples plataformas virtuales y telefónicas, en las que interactúan con grupos de pacientes, desde la comodidad de sus domicilios.

“A través de distintas modalidades digitales se le brinda al paciente un enlace con el que ingresa a la consulta grupal, una vez ahí, puede observar a los demás participantes y al profesional de nutrición conectados. El profesional inicia la consulta y desarrolla los conceptos clave y técnicas metodológicas que corresponden. El nutricionista aprovecha estos espacios, también, para analizar las necesidades de ajuste de la prescripción dietética, de esta manera, los pacientes con diabetes mellitus no requieren salir de sus casas para continuar recibiendo la atención por medio de la metodología PINEC, incluso en algunas localidades donde se dificulta el acceso a los servicios de salud”, aseguró la nutricionista.

Según la doctora Ramírez, la prescripción de una dieta ajustada a las necesidades de la persona con la enfermedad es indispensable para prevenir y controlarla: la cantidad que se debe consumir de cada grupo de alimentos, la distribución de las porciones de la comida a lo largo del día, la relación que existe entre el medicamento y la alimentación son aspectos de la atención y educación nutricional que toda persona con diabetes debe de conocer para controlar su enfermedad.

Prevenga la Diabetes Mellitus tipo 2 con estos consejos:

• Mantenga un peso saludable.

• Cumpla con los tiempos de comida recomendados y no se salte ninguna comida.

• Aumente el consumo de fibra comiendo frutas con cáscara, vegetales crudos, frijoles, garbanzos, lentejas y productos integrales.

• Disminuya o elimine el consumo de azúcares y harinas refinadas.

• Modere el uso de edulcorantes artificiales sin calorías, prefiera el dulce natural de los alimentos.

• Prefiera siempre los alimentos naturales sobre los productos procesados que vienen empacados.

• Tome mínimo ocho vasos de agua todos los días.

• Manténgase activo.

• Asista a control médico de forma periódica.

Desde el año 2011, la Caja desarrolla el programa PINEC bajo la coordinación técnico-administrativa de la Coordinación Nacional de Nutrición de la CCSS.

Actualmente 61 establecimientos de salud lo implementan en sus tres niveles de atención, en el que se atienden un promedio anual de 5 000 usuarios con enfermedades crónicas no transmisibles.

La doctora Ramírez aseguró que para prolongar el éxito de esta estrategia es necesario el compromiso del paciente mediante su participación en las consultas grupales y el trabajo diario en el hogar.

Más noticias

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias