jueves 8, diciembre 2022
spot_img

Un nuevo Rector para la Universidad de Costa Rica

Columna Poliédrica

El viernes anterior se eligió en la Universidad de Costa Rica (UCR) un nuevo Rector. Se trata de la persona que regirá los destinos de la principal universidad del área centroamericana y del caribe. Estamos hablando del centro de estudios superiores en que se hace más de la mitad de la investigación de esta área y en algunas materias de investigación, está al nivel de las universidades más prestigiosas del mundo.

El nuevo Rector se enfrenta a una de las coyunturas más complejas que ha vivido la universidad pública en general y la UCR en particular. La principal amenaza está en que las instancias de decisión del régimen político costarricense, se encuentra en manos de personas con un bajísimo nivel educativo y cultural; lo anterior significa, que deberá enfrentarse a un entorno totalmente adverso, un contexto en que la universidad pública tiene pocos defensores y muchos enemigos.

No hay que ser una luminaria para darse cuenta que a las universidades públicas las pretenden acallar por la vía presupuestaria. La administración anterior de Henning Jensen y la interina de Carlos Araya, prácticamente, fueron una caja de resonancia del gobierno de turno y mostraron una actitud complaciente con la reducción del presupuesto institucional. Corresponde al nuevo Rector y a quienes formen de su estructura de gobierno, dar un golpe de timón y construir nuevas estrategias para enfrentar este contexto tan adverso para la UCR y para las universidades públicas.

La UCR en particular tiene retos importantes en el ámbito financiero. El desarrollo de la infraestructura, especialmente en investigación, supone atender las obligaciones financieras en relación con el fideicomiso que se utilizó para la construcción de esa infraestructura. El problema deviene, por ejemplo, con los recortes presupuestarios consentidos y los arbitrarios que han hecho los diputados en la Asamblea Legislativa. Lo anterior, incluso, debería ser objeto de una investigación y de una auditoría por parte de las nuevas autoridades de la UCR.

El nuevo Rector tiene un compromiso importante con las sedes regionales de la UCR. Observando los resultados de las votaciones, salvo la Sede del Pacífico, las demás sedes regionales votaron mayoritariamente a favor del Rector electo; en otras palabras, ello debería implicar una priorización en un desarrollo más descentralizado de las actividades sustantivas de la universidad, con el problema financiero que ello supone.

Las universidades públicas y en particular la UCR tienen una deuda con la sociedad costarricense y debe saldarse. Los costarricenses deben saber lo mucho que se hace en las diferentes unidades académicas y de investigación del alma mater, sin embargo, no pueden esperar que esa labor se haga a través de los medios de comunicación comerciales y tampoco con los que tiene formalmente la universidad; la nueva administración debe encargar a los académicos vinculados a la comunicación colectiva, una estrategia efectiva para dar a conocer al pueblo de Costa Rica, todos los aportes que se hacen en la actividad docente, de investigación y de acción social.

El discurso contra la universidad pública, desgraciadamente, ha calado en la población costarricense. Las personas medianamente informadas saben que se trata de una narrativa completamente falsa pero retóricamente muy efectiva, contrarrestar esta realidad requerirá de hacer algo diferente a lo que se ha hecho hasta el momento; el mensaje de la UCR debe llegar directamente a los ciudadanos, es decir, los contenidos que se difundan, es necesario que puedan ser visto por los costarricenses en la palma de su mano y “brincar” así a los intermediarios de la comunicación.

He escrito varias columnas increpando a los funcionarios universitarios a salir de la burbuja de cristal que supone el alma mater. La conclusión a la que he llegado es que ha habido un cambio generacional y que quienes ahí trabajan, mientras no se vean afectados en su salario, permanecerán como si nada pasara; lo mismo sucede con los estudiantes universitarios, la época por una sociedad más equitativa y por la conquista de una serie de derechos ya no está en la agenda de los estudiantes universitarios actuales. Ambos, funcionarios y estudiantes, creen que el poder político se cuestiona desde una computadora y por medio de una manifestación virtual. ¡Así o más trágico!

Un último reto que vale la pena señalar es el de la admisión de estudiantes a la universidad. Todas las universidades públicas y particularmente la UCR, debe procurar ampliar la admisión de estudiantes; pero ello debe hacerse de manera ordenada y procurando, siempre, que sea con base en los méritos académicos cosechados por el esfuerzo que los estudiantes han hecho en sus años de secundaria y en el examen de admisión.

La universidad, salvo excepciones, le cambia la vida a las personas. Una persona joven que tenga la oportunidad de hacer estudios superiores, nunca volverá a ver la realidad de la misma forma que lo hacía antes de pasar por la universidad. La UCR le ha cambiado la vida a muchas personas a lo largo de su historia, por eso toca ahora defender a esta benemérita institución y exigir que se fortalezca, pero los primeros que deben defenderla y fortalecerla son sus docentes, estudiantes y administrativos. Nadie, absolutamente nadie, lo va a hacer por ustedes.

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

7 COMENTARIOS

  1. Estoy de acuerdo en la importancia de la UCR en la vida social,educativa y cultural costarricense.Tambien de acuerdo en la inconciencia del docente universitario que vive en su burbuja alejado de la realidad que vivimos, especialmente la economica/financiera.Debe la U priorizar el esfuerzo que hace el pais en dotar del 8% de su presupuesto a la universidades en epocas en que debe pedir prestado para poder cumplir con esa obligacion constitucional.El publico sabe que el dinero, 64% y no es mentira, se va en sueldos,lo que deja poco para becas e infraestructura tan necesarias.
    Lo he dicho anteriormente,las cargas financieras las acomodara el mercado con una fuerte devaluacion de la moneda,pues no existe la voluntad politica y mucha reticencia de la burocracia en reducir el aparato estatal tan costoso de mantener para un pais sin recursos con infulas de primer mundo.

    • Al troll que se hace llamar Flora Otoya: No hay nada más terrible que los fanáticos de la ortodoxia del mercado, se convierten en fanáticos o para estar a la moda: fanáticos o fanáticas. La educación no es una mercancía y la mano invisible de Adam Smith también, así que eso de que «las cargas financieras las acomodara [sic] el mercado» es un mito que impresiona en grado sumo que haya gente que lo siga repitiendo. Lo que se vaya a dar en relación con la educación costarricense y con la educación superior pública dependerá de las decisiones que personas de carne y hueso adoptarán, no dependerá del «mercado» como algunos suelen creer en forma dogmática.

      • Siga con su filosofia Carolina y enamoramiento del Dr Miron.Esta en su derecho.Como tambien estamos los ciudadanos que nos preocupa la situacion economica que afecta a todos aquellos que no tienen la dicha de ser parte ,como dice Miron,de la burbuja universitaria.Existe una crisis,y para pagar el FEES el pais debe endeudarse por lo que los destinos de esos dineros hay que concientizarlos.Y si cuando personas de carne y hueso no deciden, el mercado se encargara de hacerlo por ellos.

  2. Estamos financiando con deuda más de la mitad del gasto público, eso es suicidio financiero para cualquier país, le creo que la UCR hace mucho por el país, pero el tema no es si se está aprovechando el presupuesto universitario o no, el tema es que NO HAY DINERO.
    Todos tenemos que contribuir para salir de esta situación, en estos momentos un recorte de presupuesto a las universidades le ayuda más al país que una acción social o una investigación, es un tema que se resuelve desde el ámbito económico, no desde el ámbito ideológico, es muy claro el problema, el ingreso no da para cubrir el gasto, por tanto hay que recortar el gasto, no hay que ser un erudito para darse cuenta de esto, y el que lo niega es porque el recorte de gasto le está tocando la bolsa, y muy mezquino(a) y no quiere aportar para solucionar el problema, prefiere que le quiten mas otro que a su persona.

  3. Los defensores de la economía de mercado – personas o máquinas-se olvidan del fracaso de la misma y su vergonzoso hundimiento en el 2008.
    Les gusta esconderse en una retórica ya desprestigiada.
    Aún es fresca en la memoria esa crisis del sector privado, tuvo el estado con dinero de los contribuyentes que hacerse cargo de ellos.

  4. Yo lo que lamento es ver la inercia de los estudiantes y profesores de la UCR. Ha defendido más el señor Mirom a esa universidad que sus propias autoridades, empezando por el mismo Rector de turno.

  5. Quiero hacer unas preguntas desde mi infinita ignorancia y agradecería si alguien gusta contestarme de buena manera : ¿Es indispensable para las importantes investigaciones que se hacen en la UCR que el rector gane el doble que el presidente? ¿Son indispensables los salarios superiores a los de un diputado para que una persona tenga la voluntad o los recursos para investigar y/ó educar?
    Entiendo la importancia de la investigación y la educación, pero en TODAS las instituciones públicas hay personas que sólo buscan tener más y como dijo don Andy: Mientras no les toquen su salario no les importa la eficiencia de su institución y menos lo que pasa afuera, y así quiebran, lo vimos todos con JAPDEVA, desgraciadamente parece que las universidades, el AyA y el ICE entre otros van por el mismo camino, no sólo por negligencia sino también por intereses privados de apoderarse de las bases del bienestar social y así cumplir el sueño mojado de algunos, vivir bajo la ley de la selva donde la fuerza es el dinero.

Responder a Sergio Pérez Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias