martes 9, agosto 2022
spot_img

Inquietud en El Salvador por final futbolística en plena pandemia

San Salvador, 26 ene (Prensa Latina) Los clubes Alianza FC y CD Águila disputarán el próximo domingo la corona salvadoreña de fútbol ante unos 15 mil aficionados en el estadio Cuscatlán, pese al repunte en contagios de Covid-19.

El anuncio de que el llamado Coloso de Monserrate abriría sus puertas para la gran final alivió a los fanáticos, pero inquietó a las autoridades sanitarias, que aún desconocen cómo será la distribución de las localidades.

Los partidos del actual Torneo Apertura nunca se caracterizaron por el respeto al distanciamiento social y la contención, y tampoco se espera mucha ecuanimidad en las gradas ahora que el Alianza vuelve a jugarse un título.

El club albo -quizás el más seguido de El Salvador, junto al FAS de Santa Ana- recibirá al once de San Miguel en su cuartel general con un aforo superior al fijado por la Federación de Fútbol para la pandemia, menos de 10 mil personas.

Igual, los 15 mil aficionados que serán aceptados en el ‘Cusca’ representan menos de la mitad de la capacidad del que fue, en su momento, el mayor estadio de América Central.

La Federación destinará a dos comisarios para supervisar que sean cumplidos los protocolos de bioseguridad, cuya eventual violación podría forzar la detención o suspensión de la final, con el consecuente disgusto popular.

De hecho, el partido de cuartos de final entre Firpo y Águila, disputado en el departamento de Usulután, fue suspendido debido a la gran cantidad de aficionados en las gradas y la falta del distanciamiento.

Las semifinales también dejaron en evidencia la falta de distanciamiento social y de un reglamento para garantizarlo, pues los cuatro equipos superaron con creces el 30 por ciento de capacidad establecido.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias