miércoles 6, julio 2022
spot_img

Violencia con tintes políticos en El Salvador

San Salvador, 6 feb (Prensa Latina) cuatro semanas de unas elecciones en las que El Salvador se juega su sistema de contrapesos democráticos, ocurrió un episodio de violencia con tintes políticos que consternó incluso a este país acostumbrado a la crónica roja…

Tres sujetos en un vehículo azul interceptaron el pasado domingo a una camioneta con personas que venían de una actividad del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y abrieron fuego sin consideración de los niños y ancianos que iban a bordo.

Fruto de la agresión, que el gobierno del presidente Nayib Bukele intentó presentar luego como un intercambio de disparos, perdieron la vida Gloria Rogel y Juan de Dios Tejada, y otras personas resultaron heridas. Los atacantes se dieron a la fuga, aunque horas después fueron capturados, uno de ellos con una herida.

‘Se trata de un crimen de odio contra nuestro partido, aunque Bukele y su partido lo nieguen. Duele mucho, porque las víctimas eran personas mayores de 65 años que no le hacían daño a nadie, pero también preocupa por lo que implica para la democracia en nuestro país’, comentó a Orbe la diputada Cristina Cornejo.

La parlamentaria cuestionó la actitud de la Policía Nacional Civil (PNC), que primero arrestó ilegalmente a una de las víctimas, y luego trató de desvirtuar las pesquisas de la Fiscalía General de la República (FGR), con un ‘alarmante nivel de impunidad y de complicidad por parte de gobierno’.

Bukele sugirió de entrada que se trató de un auto-atentado con fines electorales, y recibió duras críticas por su falta de empatía. Hasta ahora, el jefe de Estado sigue sin solidarizarse con las víctimas ni condenar a los agresores. ‘Hace más de 20 años no teníamos un crimen de este tipo en campaña electoral, y encima el uso político que se está haciendo del asunto también preocupa’, declaró a este semanario el abogado Eduardo Escobar, director de la organización Acción Ciudadana, especializada en controlaría ciudadana.

La dirección del FMLN calificó el acto de ‘terrorismo’, lo achacó al discurso de odio y confrontación impulsado por Bukele, y dejó clara su desconfianza en la Policía Nacional Civil, a la cual acusaron de responder a Casa Presidencial.

A su vez, la Fiscalía General de la República confirmó que los tres agresores son empleados del Ministerio de Salud, en cuyo parqueo fue encontrado el carro azul, sin impactos de bala pero con trazas de heroína.

En un cruce de acusaciones y versiones, lo único claro es que dos personas han muerto, y que El Salvador enfila hacia los comicios legislativos y municipales del 28 de febrero próximo con la preocupación -justificada- de retroceder a un pasado en el que pensar diferente podía ser una sentencia de muerte.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias