lunes 5, diciembre 2022
spot_img

Inversión de ¢18.305 millones genera 10 proyectos habitacionales en el Pacífico Central

San José, 25 feb (Elpaís.cr).- Con ¢18.305 millones provenientes del Banco Hipotecario de la Vivienda (BANHVI), se financia el desarrollo de 10 proyectos habitacionales en cinco cantones de la Región del Pacífico Central y la construcción de un Centro de Cuido y Desarrollo Infantil y otras obras de mejoramiento urbano de la ciudadela Juanito Mora de Puntarenas.

Los proyectos atienden las necesidades de vivienda de un total de 789 hogares de escasos recursos. De ellos, tres han sido entregados a 391 familias en Coyolar (Orotina), El Roble (Puntarenas) y Las Lomas (Parrita). Otros siete de 398 casas se encuentran en ejecución en Macacona (Esparza), Miramar (Montes de Oro), Chacarita (Puntarenas), y cuatro en Parrita.

La realización de estas obras es producto del trabajo colaborativo entre el Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos (MIVAH), el BANHVI, la Presidencia de la República, así como el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (FODESAF), y las entidades autorizadas del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda: MUCAP, Grupo Mutual, Coopenae R.L., Coopealianza R.L. y la Fundación Costa Rica-Canadá.

El gerente general del BANHVI, Dagoberto Hidalgo Cortés, destacó que “los recursos del bono generan empleo y contribuyen a reactivar la economía del país. Solo en los proyectos de la región Pacífico Central estamos hablando de unos 2.680 puestos de trabajo entre directos e indirectos. Esto es un importante aporte del sector vivienda a la reactivación económica del país”.

Para Hidalgo “los recursos del bono de vivienda constituyen inversión en infraestructura social, promueven la actividad económica, dan puestos de trabajo y brindan seguridad a las familias beneficiadas con el subsidio, sobre todo en tiempo de pandemia, cuando se hace necesario mantener distanciamiento social y tener acceso a servicios básicos como agua y electricidad”, acotó.

Proyectos entregados

Del total de familias, 391 ya habitan sus casas en los siguientes proyectos:

Urbanización Campo Claro, en Coyolar de Orotina. Para 92 familias, de ellas 80 a cargo de mujeres jefas de hogar y siete son núcleos familiares numerosos (más de 5 miembros) a los cuales se les entregó casas de tres cuartos, para evitar el hacinamiento. Las viviendas con bloques de concreto y un diseño de ventilación cruzada para darles mayor frescura. La inversión ascendió a ¢2.450 millones.

Residencial Josué, en El Roble de Puntarenas. Benefició a 254 familias en extrema necesidad, procedentes de precarios, casas prestadas o alquiladas. Cuenta con calles asfaltadas, aceras con rampas para personas con discapacidad, acceso a alcantarillado sanitario, hidrantes, cordón y caño y áreas para juegos de menores. La inversión fue de ¢5.419,4 millones.

Punta Riel, en Parrita. Gracias a este proyecto, 45 familias dejarán de vivir en zonas de riesgo por inundaciones cercanas al río Parrita o en casas prestadas o alquiladas, en donde han residido por años. Se ubica en la parte alta de Parrita, en el poblado llamado Las Lomas, lejos de las zonas de inundaciones características en el centro del cantón. La inversión es de ¢642,5 millones.

Proyectos en ejecución

Además de los tres proyectos habitacionales entregados, actualmente hay siete en ejecución con los que se solventará la necesidad de techo digno para 398 familias de Esparza, Parrita, Montes de Oro y Chacarita en Puntarenas.

En Macacona de Esparza, la urbanización Gran Sol (etapa II) tiene un el 95% de avance. Consta de 39 viviendas para familias en situación de extrema necesidad. La inversión asciende a ¢1.011 millones, con los cuales se construyeron 35 viviendas de dos cuartos (3 con adecuaciones para personas con discapacidad o adultos mayores) y 4 casas de tres dormitorios, destinadas a familias numerosas.

En Miramar (Montes de Oro) el proyecto Mar Azul (etapa II) tiene como objetivo atender a 61 familias y está en la fase inicial de obtención de permisos para arrancar la construcción. La inversión es de ¢1.320 millones.

En Chacarita de Puntarenas, la urbanización Santa Fe, dará vivienda a un grupo de 74 familias en situación de extrema necesidad, dirigidas en un 65% por jefas de hogar. Se trata de casas levantadas sobre pilotes y construidas con bloques de concreto. Para su desarrollo el BANHVI aprobó un financiamiento por ₡2.038 millones.

Con un avance constructivo del 95%, este proyecto fue visitado este lunes 22 de febrero por la Primera Dama de la República, Claudia Dobles, quien trabaja en coordinación con las instituciones competentes como el MIVAH y el BANHVI para mejorar los procesos constructivos de los proyectos de vivienda de bono social.

En Parrita son cuatro los desarrollos urbanísticos en ejecución: Costa Verde (64 casas), Buena Vista (32 casas), Los Almendros, en beneficio de 57 familias y urbanización Valladolid, destinado a 71 familias de la zona, todas en situación de extrema necesidad o de riesgo. La inversión prevista en estos cuatro proyectos es de ȼ4.893,5 millones.

Bono comunal

El proyecto de bono comunal en la Ciudadela Juanito Mora, en Barranca de Puntarenas, se encuentra en su segunda etapa. En la actualidad, tiene un avance del 30% en construcción. La obra principal es la construcción del edificio para el Centro de Cuido y Desarrollo Infantil (CECUDI), que brindará atención y cuido de la niñez en la primera y la segunda infancia, mientras sus padres o madres trabajan, estudian, se capacitan o presentan alguna condición de discapacidad o afectación en la situación de salud. Además, se interviene la cancha de fútbol local, con una mejor iluminación, se construyen nuevos camerinos y se realizan mejoras en la red de alcantarillado sanitario, todo por ¢531 millones. El proyecto beneficiará a 1.200 familias de esta comunidad.

Según explicó Andrea Fernández, ministra a.i. de Vivienda y Asentamientos Humanos, el interés de la Administración Alvarado Quesada es continuar con el apoyo a las familias de menores ingresos de todo el país, tanto en lo relacionado con el otorgamiento de vivienda como en la mejora de su entorno, a través de las obras de mejoramiento barrial que se dan con los recursos del bono comunal.

“Para nosotros es gratificante el resultado de un trabajo conjunto entre MIVAH, BANHVI, con las entidades autorizadas y los constructores y desarrolladores de los proyectos. Donde procuramos que las viviendas y la infraestructura comunal respondan a todos los lineamientos y requerimientos técnicos que se solicitan, para que perduren a lo largo de los años, con el apoyo de las familias y las comunidades en general”, agregó la ministra a.i. de Vivienda y Asentamientos Humanos.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias