jueves 1, diciembre 2022
spot_img

Las élites del poder de Costa Rica en toda su miseria moral

“Hoy (cualquier día de estos) en canal 7 el abogado que ha catalogado de “leyenda urbana” la autonomía universitaria consignada en la constitución de Costa Rica, el mismo que le abrió el portillo legal a Óscar Arias para su segunda presidencia, Rubén Hernández, manifestó poco más o menos, en relación con la ley de empleo público, que no debe desaprovecharse la ocasión para poner orden en lo que lleva ya 70 años por la libre.

¿Qué es lo que en el fondo lleva 70 años por la libre, según esta sensibilidad subyacente? Pues el Estado social de derecho, precario ciertamente, pero que ha permitido en alguna medida, a quienes participan en la construcción de la sociedad, que participen también en las decisiones, una de las cuales es la fijación de sus remuneraciones. Como la participación de los trabajadores ha sido limitada, aún en este limitado estado social, además se conservaba el recurso del derecho de huelga. Estas condiciones se han sustentado en una sensibilidad a la que suele llamársele DEMOCRACIA y que en este país se estableció institucionalmente después de la guerra civil del 48.”  ÁNGEL OCAMPO ÁLVAREZ.

Los ideólogos del régimen imperante en la Costa Rica del bicentenario de la independencia del dominio colonial español, lo que buscan es el empobrecimiento generalizado de las grandes mayorías laborales, con el propósito de mandarnos de vuelta al país que éramos hace cien años, cuando cayó la dictadura de los Tinoco: uno de patronos hacendados cafetaleros,  por lo general y el resto de la población una masa inerme de gentes sin derechos sociales ni políticos, a la que había que engatusar, cada cuatro años, para que fuera a votar por los candidatos de la casta en poder, sobre todo cuando empezó el sufragio universal de los varones adultos puesto que las mujeres debieron esperar muchos años más para ejecutar ese acto liberticida que, en principio no cambió mucho su opresión y discriminación en ésta y los otras naciones de nuestra área continental.

Para esas gentes entronizadas en el poder y dueñas de la mayor parte de la riqueza, de lo que se trata es de equiparar hacia abajo los salarios de todos los trabajadores, poniendo a los del sector público en las mismas condiciones en las que se encuentran la gran mayoría de quienes laboran en el sector privado(casi siempre al borde de la miseria y en medio de la mayor incertidumbre laboral), se trata de igualar hacia abajo y no de mejorar los salarios y condiciones de los trabajadores del sector privado(v.g.r Luis Diego Marín Schumacher quien propone una: Reducción del gasto público mediante la eliminación de todos los sueldos y pensiones exorbitantes (todo aquello no sean salarios de mera subsistencia, decimos nosotros). Equiparándolos con los salarios del sector privado.)

Lo anterior equivale, para efectos prácticos y reales, al empobrecimiento generalizado de la gran mayoría de la población costarricense, al disminuir su poder de compra llevando al mínimo la demanda agregada de bienes y servicios, lo que traerá la quiebra de innumerables empresas del sector productivo, por cierto no solamente las medianas y pequeñas, al achicarse todavía más el mercado interno ¿a quién le van a vender estos empresarios y emprendedores? Lo único cierto es que el país se hundirá en una recesión todavía más profunda, la que no empezó precisamente como resultado de la pandemia del Covid 19, sino que se originó como resultado de las políticas de austeridad impulsadas por todos los partidos o franquicias electorales del régimen, mediante el concurso de sus diputados en la Asamblea Legislativa, en una de las legislaturas más mediocres de toda la historia de Costa Rica.

Esos, y no otros disfrazados de preocupaciones de orden fiscal, son los verdaderos propósitos de  quienes formularon la ley de empleo público, con la que se busca llevar a la incertidumbre a la totalidad de los trabajadores, con el beneplácito de los exportadores y los insaciables usureros del capital financiero, unas gentes que sólo sueñan con bajar los costos de la fuerza de trabajo.

Entramos así en la etapa de las dictaduras, y los regímenes totalitarios, pero con la bien disimulada astucia de aquellos gobernantes que se las arreglan para no acudir a los procedimientos más emblemáticos, visibles, infames, o incluso grotescos de los totalitarismos del siglo pasado, a diferencia de la brutalidad manifiesta del estalinismo, o de la del fascismo hitleriano o franquista, aquí todos viven felices en las más perfecta de las dictaduras (Aldous Huxley EL MUNDO FELIZ, 1932), la  gran pregunta es ¿qué harán o sentirán muchas gentes cuándo se despierten convertidos en las víctimas de una nueva esclavitud?: sin derechos laborales y políticos para hacerse escuchar en una sociedad donde el fundamentalismo religioso secular del mercado es el que reina sobre cualquier otro principio o dimensión social. Los tenedores de bonos de la deuda interna seguirán asfixiando al fisco con las elevadas tasas de interés de las que hacen usufructo, sin remordimiento alguno, los especuladores  del capital financiero expertos en burlar el pago de impuestos, además de sacar capitales a los paraísos fiscales continuarán en lo suyo y los que estafan al fisco con los sobreprecios de las concesiones de obra pública y otras estafas similares, por muchos millones de dólares también, están seguros de que para ellos siempre habrá impunidad, o a lo sumo recibirán alguna reprimenda leve.

Al final de cuentas, aquí los culpables de todos los males  del país son los trabajadores del sector público, las inversiones en educación y en salud o la inversión pública para reactivar la economía, con base en un vigoroso mercado interno ¿será por eso que los poderes fácticos, con el aplauso de sus cortesanos, nos quieren devolver a la Costa Rica de los oligarcas y de una gran mayoría de peones irredentos?, ¿la de 1920 o 1921, cuando se cumplieron los primeros cien años de la separación del dominio colonial español?

(*) Rogelio Cedeño Castro, sociólogo y escritor costarricense.

Más noticias

10 COMENTARIOS

  1. Aquí, don Rogelio, esperando que el troll que sea hace llamar Flora Otota diga que usted soy yo y que yo soy usted. ¿Será que solo está obsesionado con las columnas del señor Mirom?

    • Doña Flora, desgraciadamente no respondera a este magnífico ensayo don Gregorio, estos niños estudiantes del TEC se descarrilan totalmente cuando se les comentan materias ajenas a sus panfletos-

    • Nadie como Rogelio, describe con la claridad y objetividad (verdad) lo que ocurre en Costa Rica. Gracias querido amigo por darnos tanto.

  2. Excelente Articulo Rogelio, ubica a nuestra clase dominante en todo su esplendor, como ha sido, como es y como seguira siendo.

  3. Como no sé de economía, tal vez algún economista neoliberal que lea éste artículo me pueda contestar una pregunta muy sencilla: si de veras persiguen la reactivación económica, ¿cómo pretenden lograrla quitándole a la gente la plata de la bolsa al precarizar los salarios y ofrecer empleos de subsistencia? ¿ o pretenden hacernos creer que con lo que gastan los ricos de éste país en el mercado interno es suficiente para que la economía se dinamice?

    • Me parece don Jorge García, que no es referente a economía su pregunta, se trata más bien de salud mental, nuestros «economistas» perdieron totalmente la cordura, tengamos la esperanza que salgan de ese bache demencial en que han caído.

  4. Excelente articulo de don Rogelio, que describe la penosa realidad que vive hoy Costa Rica, secuestrada por esa clase dominante a la que nos gusta tipificar como cofradía o hermandad multicolor, con socios mayoritarios y minoritarios en la repartición del botín. Quienes no son parte de ella o no transigen con ella son confinados al ostracismo político o dicho más en la jerga criolla al ninguneo, el congelamiento y la fumigación.

  5. Excelente artículo. Está precarización del país se viene gestando por varias décadas con las aprobación de los paes, tlc, y sus leyes complementarias. Entre más pobre e ignorante las personas y personos, mucho más fácil será controlarla y manipularla. A eso vamos irremediablemente. Triste de un país utilice solo los principios económicos como inspiración

  6. Excelente Artículo.
    Que sigan escribiendo sobre estos temas. Es vital que las personas conozcan las afectaciones que nos están provocando y la defensa a sus beneficios como políticos y como clase opresora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias