domingo 28, noviembre 2021
spot_img

La Nación es una vergüenza para el periodismo de cualquier país

El diario La Nación se convirtió en un pasquín ideológico descarado. La campaña que ha montado en contra de las universidades públicas resulta completamente obscena para la inteligencia, pero sobre todo para el periodismo decente, el que se hace de conformidad con las normas básicas de esta profesión. Cualquier persona con algún nivel de observación crítica tendrá que llegar a la conclusión que eso no es periodismo y que ese no es el rol de ningún medio de comunicación.

Se trata de un medio de comunicación totalmente parcializado y a favor de los grupos económicos y conservadores del país. Después de la segunda mitad del siglo XX, mantuvo su función de vocero de esos grupos, sin embargo, su influencia no fue tan relevante como lo ha llegado a ser en los últimos años. No hay que ser muy inteligente para darse cuenta que ha habido un cambio en los valores e ideas políticas predominantes en la sociedad costarricense y ello ha envalentonado a los que están detrás de esa empresa de comunicación.

Lo increíble es que haya gente que sigue consumiendo ese pasquín de Llorente. Empezando por los miembros de los supremos poderes y siguiendo con académicos de las diferentes universidades públicas, la mayoría alega que lo compran para saber qué piensa el enemigo, sin embargo, eso lo único que provoca es que siga existiendo un diario que le ha hecho mucho daño a la sociedad costarricense. No consuman más sus contenidos, no lo compren, para nadie es un secreto que financieramente está con respirador artificial y lo mejor que puede suceder es que se declare su quiebra de una vez por todas.

La incoherencia de muchas de estas personas que trabajan en esas y otras instancias que, un día sí y otro también son atacadas por La Nación, es que ellos alimentan al pasquín con informaciones y artículos de opinión. Hay gente que piensa que salir en ese diario es muy prestigioso o que le publiquen algún texto supone un gran honor, pareciera que no se dan cuenta de cómo se aprovechan de ellas para mantener una empresa de comunicación que ha acudido a las prácticas más reprochables para evitar su quiebra definitiva.

La situación ha llegado a tal punto que ahora ese pasquín ha desarrollado la práctica de contratar jóvenes y desechar a los periodistas más experimentados. Se trata de un proceder en que se contrata mano de obra barata, aunque eso signifique  prescindir de periodistas bien formados y con experiencia, esto se nota no solo en la redacción de los contenidos sino en errores de bulto que son propios de la mala formación que han tenido como periodistas; por otra parte, han despedido de la forma más desconsiderada a periodistas de larga experiencia que dieron sus mejores años a ese pasquín, se trata de acciones en que el agradecimiento al trabajador brilla por su ausencia.

La Nación nunca ha sido  un buen medio de comunicación, pero en este momento se ha convertido en la antítesis de cualquier periódico serio del mundo. Su noticias son interesadas y son evidentemente sesgadas, no informan sino que quieren inducir en los lectores su prejuicio ideológico; de sus editoriales y artículos de opinión no se puede esperar más que textos plagados de falacias argumentativas y de insinuaciones en relación con aquellas personas que pretenden desprestigiar con base en sus intereses.

Ojalá que el ciudadano inteligente deje de consumir los contenidos basura que publica ese diario. Entienda, no es necesario que usted lea ese diario, se puede informar de manera adecuada por otros medios y no manteniendo a ese pasquín que ha sido nefasto para nuestro país. Lo único que tiene que hacer es dejar de consumir y no gastar su dinero en un medio de comunicación tan malo.

(*) Andi Mirom es Filósofo

andimirom@gmail.com

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

23 COMENTARIOS

  1. “Mirón, mirón, mirón, ¿de dónde viene tanta gente? Mirón, mirón, mirón, de San Pedro y San Vicente. Que pase el rey, que ha de pasar. Su hijo, el conde, se ha de quedar…”.
    Hoy su bateria, es contra una gran empresa costarricense con 75 años de existencia.Anterior a la revolucion del 48 y la UCR.
    El medio de comunicacion preferido y mas leido por mucho en Costa Rica y conocido alrededor del mundo,siendo el sitio costarricense de internet de pago de mayor suscripcion y lectura.
    Si La Nacion desapareciera de donde nos informamos : de La Extra ? del Semanario Universidad ? que por cierto se imprime y distribuye a traves de La Nacion.La supremacia de La Nacion y su influencia en la opinion costarricense se la ha ganado dia a dia y es orgullo de este pais.Que al inmigrante Miron no le guste, y evoque su quiebra y dejar a cientos de costarricenses sin trabajo en estas epocas denota el poco humanismo y el odio que vierten los elementos que deben educar nuestro juventud.Una verguenza !!
    La Nacion es una empresa que publica sus estados financieros en el mismo periodico.Dificil sera para un filososfo conocer de contabilidad,pero los balances de La Nacion nos dice que hay empresa por muchos años mas,aunque el destructor de nuestro pais ,Miron,asi lo desee.

    • Estimada tocaya, la nación, así en minúsculas es una basura peor que la que describe Mirón.
      ¿De dónde saca usted esa información financiera con la que en una actitud más prepotente y con afán de humillar a un filósofo -sólo porque su pensamiento difiere del suyo- y como si usted fuese analista financiera de primera, sale de manera grosera a descalificar.
      Mi esposo es accionista de la nación -afortunadamente minoritario- pues es la peor inversión que ha hecho en su vida, ya el valor de las acciones va por menos de la mitad de lo que aportó y no hay manera de venderlas… si usted las quisiera, se las damos baratas para no seguir perdiendo!
      Pero aquí si voy a 2 hechos relevantes que usted debería conocer antes de defender a la escoria y tratar como escoria a quien dice la verdad.
      1.El caso Aldesa, donde nación y Aldesa compartían directores, comenzándo por Eduardo Ulibarri que se banca, finanzas, derecho o economía no sabe nada… Pero si de manipulación, desinformación y maquillaje de noticias es experto. ¿Ha visto usted al pasquín informar y rasgarse vestiduras en torno al despojo sufrido por miles a consecuencia del desmadre causado por Óscar Javier Chaves y sus cómplices del pasquín?
      2.sabía usted que Aldesa sirvió de intermediario para que varios milos de millones del IVM estén colocados en ese fallido medio que usted califica financieramente sólido en un desconocimiento supino de finanzas deslumbrada por la publicación de estados financieros, pero no realidades económicas… la gente afectada por Aldesa confió como usted en numeritos igualmente falsos
      3. Lo único que comparto con usted es su deseo que la nación no quiebre, pues con ello se lleva en banda a los pensionados del IVM, donde ninguno es de lujo

      • Florita : Se que estas dolida por las perdidas tan fuertes en dolares que sufrieras por tus inversiones en Papagayo en Guanacaste,por cierto lindas playas,pero La Nacion acaba de realizar su asamblea de accionistas,que si tu marido y vos cuidaran mas de donde invierten su dinero,debian haber asistido e informarte que la empresa La Nacion SA,no esta muerta,como quisieran sus detractores.Este articulo es un ejemplo claro de ellos.No soy gran financista,pero no ando por las calles protestando,me educo financieramente.Decile a tu marido que no venda,que La Nacion tiene nuevos propietarios,gente que sabe.

    • Al troll que se hace llamar Flora Otoya: Lo que usted escribe el día de hoy no hace más que develar para quien trabaja. Es evidente que el texto del señor Mirom les incómoda y no le hace la menor gracia a sus amos.

    • Hoy a usted doña Flora Otoya, el artìculo del señor Mirom, la sacò totalmente de quicio, cada uno hace lo que le plazca incluida su persona, solo le digo que toda la xenofobia y bilis que usted vomitò en su nota, dicen mucho de la persona que realmente es usted, para terminar y a modo de recomendaciòn a doña Flora Fernàndez, que no le pase por su mente ni un segundo contestarle, no vaya a ser que se le meta al tren.

  2. Por dicha existen más medios de información y más transparente que la Nazion, toda.CR sábe su manipulación de información y la.política de sus dueños, empresa, no vayamos muy lejos, el chorizo del.dinero de las pensiones de la CCSS, el.robo de impuestos, así que este artículo simplemente revela lo que.pueblo ya sabe y se tenía que decir y punto

  3. La Nación ya no engaña a nadie. Es muy dificil que desparezca porque mientras nuestra oligarquía criolla no la abandone, no hay cómo desaparecerlo como medio de prensa. Le ha resultado múy útil en todos estos años, en la medida en que parte de la agenda política e informativa la decide muchas veces la redacción de La Nación. No he visto nunca de un proyecto para crear otro medio oligárquico en Costa Rica. Más bien crearon del mismo Grupo El Financiero, que es como el primo de La Nación.

    La vergüenza no es tanto que exista La Nación en Costa Rica: la vergüenza es que seamos tantos en Costa Rica en leerla creyendo que es un medio de información cuando hace mucho que ha dejado de serlo.

  4. Ya que quien (o quienes) se hace (n) llamar Flora Otoya ha tenido a bien remontarse en el tiempo hasta la época de 1948, es pertinente citar, de su libro «Ochenta años no es nada», al recordado don Alberto Cañas, relatando un encuentro que tuvo lugar justo al finalizar la guerra civil:
    » Pero no puedo omitir un pasaje que ya he contado en otra parte, y fue la visita que a Figueres hicieron el gerente y el director de La Nación, acompañando a don Manuel Francisco Jiménez Ortiz, don Eladio Trejos y don Fernando Lara… Simplemente, en San José «sabían» que la Revolución se proponía «desconocer» la elección de Ulate. Y esa decisión contaría con el apoyo de importantes grupos, y del periódico La Nación, si Figueres accedía a derogar el Código de Trabajo. No había en el grupo ningún miembro de la Junta Directiva de La Nación. El único estaba afuera, con un máuser al hombro, escuchando la apabullante proposición, que Figueres y Martén rechazaron casi con violencia. Ni desconocería la revolución la elección de Otilio Ulate, ni echaría atrás en la legislación social, que más bien sería perfeccionada»
    A buen entendedor, pocas palabras. Pero lo mejor de todo es que, confrontados en ese medio acerca de tan vergonzoso relato, aducen de manera infantil que ellos no habían nacido en 1948. Árbol que nace torcido, así permanece.

  5. Bueno, ya he visto que el comportamiento de ustedes no difiere de sus amos, nunca me publican. Escribí dos veces y cero, gracias por mostrar su lado oscuro.

    • Es simpático leer aquí los comentarios, que es de un grupo social intelectualmente más elevado que en otros medios, pero igual de obscecados. La Nación evidentemente siempre ha defendido los intereses de la clase empresarial que la conformó, con sus obvias ramificaciones políticas, que han hecho escarnio de los enemigos y han sobrevalorado a sus amigos y definitivamente han utilizado el Estado para sus negocios. Pero esto no obvia que las universidades públicas se convirtieron en un nido de corruptela, en donde la gran mayoría de los empleados están supravalorados, sin contar muchos académicos que ostentan más de un PhD pagados con el dinero de todos los costarricenses y que es una falacia en la mayoría con escasas excepciones que han retribuido a la sociedad costarricense. Realmente las universidades públicas perdieron su norte hace muchos años y lo que crearon es una clase privilegiada laboral y económicamente. Ojalá desapareciera La Nación, cosa que no veo a mediano plazo, ojalá que las universidades públicas se transformaran totalmente y un montón de vagos que están chupando de la disque docencia busquen como ganarse la vida trabajando. Mal estamos.

  6. Ay señor, escribes casi igual que el medio que criticas, solo que desde la acera de enfrente. Yo no necesito leer un pasquin o como le quiera llamar para no darme cuenta de las aberraciones que tenemos en la función pública en instituciones que se mantienen exclusivamente de los impuestos de los contribuyentes. Soy funcionario público y me pregunto porque tenemos que tener regímenes o leyes diferentes generando privilegios? Donde está el estado justo e igualitario? Esas diferencias además de injustas atentam contra la democracia.

    • Todos pagamos impuestos, toda clase de impuestos…por cierto hay una clase de seres humanos que no los pagan de ninguna manera, saben como evadirlos, otros son especialistas en estafarnos a todos con las trochas, las leoninos contratos de las rutas 27, las compras fraudulentas y demás negociados impúdicos, esos son los que con más saña se dedicano a descalificar a los demás y a jugar de moralistas…a esos no sólo defiende, sino que ampara el pasquín de LLorente, ese de la dictadura que nos dice, un día sí y otro también ¿qué es lo que debe hacerse en este país? ¿quienes serán los que atentan contra la democracia? Eso de los contribuyentes hasta que da risa.

  7. A quien se firma Juan Carlos le digo lo siguiente: Tenga al menos la entereza de hacerse cargo de sus afirmaciones falaces firmando con su nombre. Su actitud infame cuando pretende enlodar a toda la academia universitaria, al lanzar acusaciones sin fundamento, las que además generaliza sin prueba alguna, es de una bajeza y una cobardia incalificables y una muestra grosera del odio totalitario del fascismo del siglo XXI. De nuevo estamos ante el «muera la inteligencia» (Milan D`Astray) del régimen franquista español, una que usted tampoco demuestra poseer al querer tomarnos el pelo dorándonos la perdiz, estamos hablando del infame diario La Nación y no de las universidades públicas. Cuanda quiera conversamos acerca de la universidad pública pero no con la ligereza y el odio mal disimulado que usted muestra en esta ocasión.

  8. Por cierto que son otros los que han utilizado el estado para sus negocios con sus estafas reiteradas, la evasión tributaria y la especulación con los títulos o bonos de la deuda interna…

  9. Hace tiempo que algunos medios de comunicación (en todo el mundo) perdieron la neutralidad y hoy más que nunca se percibe la extrema carga ideológica que le imprimen a cada noticia. Ya no disimulan su parcialidad y actualmente no venden noticias, sino que nos venden su versión de la verdad esperando que nos traguemos su cuento adulterado.
    Ahora para poder informarse objetivamente hay que recurrir a múltiples fuentes, separando la paja del grano y aplicando la malicia indígena, porque ya nadie cuenta las cosas como son.
    Tristemente estamos en la era de la información y algunos medios solo desinforman.
    En el fondo coincido con el autor, más no en las formas. En todo caso, lo que mejor podemos hacer es olvidarnos de medios como La Nación, Radio Monumental, Canal 7 y otros tantos más, y recurrir a medios alternativos que los hay por decenas, solo hay que buscar un poco.

    • Totalmente de acuerdo don Mario, lamentablemente el tico promedio no tiene mentalidad crítica, y se cree las verdades a medias, y mentiras descaradas que los medios tradicionales les venden, como buen rebaño siguen a su pastor sin preguntarse adonde los llevan. Ejemplos:
      Caso UPAD, convirtieron un caso de incompetencia de la función pública en una teoría de conspiración de espionaje estatal.
      El cementazo, la apertura de un monopolio abusivo de cemento lo convirtieron en un escándalo desproporcionado de corrupción y tráfico de influencias.
      El jucio de Keylor Navas y «Cuerpo e’trailer», un circo mediático que ni siquiera justificaba el que un juzgado perdiera el tiempo con esa estupidez; y así constantemente, sacando cosas de proporción y generando un sentimiento de malestar extremo injustificado en la población que no tiene la cultura crítica de analizar todas estas falsedades que nos bombardean por medio de la prensa tradicional.

  10. Así es pero tal descripción retrata también a cAnal_7, A Radio Monumental y a un extenso etc. Aquí en CR y el mundo entero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias