sábado 25, junio 2022
spot_img

Claves del viaje seguro en Semana Santa

San José, 29 mar (Elpaís.cr).- La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) recomienda tomar previsión para viajar seguros en Semana Santa. Los cuidados durante el viaje están orientadas a evitar la descompensación de enfermedades por suspender la medicación y evitar la insolación, dos situaciones frecuentes que ocurren en este periodo.

Viaje con sus medicamentos y tómelos de acuerdo con la indicación de la receta.

Dentro de los implementos necesarios para viajar a la playa o la montaña nunca debe olvidar los medicamentos de uso crónico. Y recuerdo llevarlos de la manera más cuidadosa y adecuada.

Considere las siguientes recomendaciones:

  • Medicamentos que requieren refrigeración como la insulina pueden ser transportadas mediante una hielera o un termo.
  • Para medicamentos que no requieren refrigeración, asegúrese que estén en un lugar con poca humedad, lejos de la luz solar y un ambiente menor a 30 grados Celsius.  Utilice termos para el almacenamiento de los medicamentos cuando visita lugares muy calientes.

El mensaje se lanza porque los equipos de salud han notado que durante o luego de las vacaciones, ocurren descompensaciones que se pudieron haber evitado debido al olvido de tratamiento indicado, uso incorrecto durante las vacaciones o, por algún descuido en el almacenamiento y transporte de las medicinas.

La directora del Centro Nacional de Control de Intoxicaciones Dra. Viviana Ramos Rodríguez afirma que el incumplimiento del tratamiento puede tener consecuencias negativas en la salud de los pacientes crónicos como las personas hipertensas, diabéticas e inmunosuprimidas, entre otras.

La experta indicó que la alteración de la rutina que sucede cuando salimos de vacaciones hace que los pacientes olviden o que incluso dupliquen las dosis de sus medicamentos, lo cual se presta para efectos secundarios o eventuales intoxicaciones.

Protéjase del Sol en todo momento

Las quemaduras de la piel suelen ser una de las consultas más frecuentes posterior a las vacaciones, son personas con la piel maltratada por la extensa prolongación a la radiación ultravioleta sin la debida protección.

Las quemaduras de primer grado afectan solo la capa externa de la piel: causan dolor, enrojecimiento e hinchazón.  Las quemaduras de segundo grado afectan ambas, la capa externa y la capa subyacente de la piel: causan dolor, enrojecimiento, hinchazón y ampollas.

A pesar de que las quemaduras por la radiación solar suelen superarse en pocos días, los dermatólogos señalan la importancia de recordar que “la piel tiene memoria” en el sentido de que una piel quemada queda afectada en su salud para toda la vida y puede aumentar el riesgo de cáncer de piel.

La mejor medida de protección para la insolación es la utilización de «barreras físicas»: sombreros de ala ancha, ropa fresca, pero que proteja brazos y piernas además del uso indispensable del bloqueador solar de acuerdo con la edad de cada miembro de la familia.

Si desea exponerse al sol, la medida más segura es hacerlo antes de las diez de la mañana y después de las dos de la tarde. Aún en esas horas, debe hacerlo con bloqueador solar aplicada cada dos horas y puesta unos 20 minutos antes de la exposición.

Interacción de medicamentos con la exposición al sol

Algunos medicamentos comunes pueden provocar sensibilidad en la piel con poco tiempo de exposición al sol. En ese caso el aumento de absorción de la luz solar por la toma de medicamentos produce las mismas lesiones de la exposición solar intensa, solo que aparecen con menor tiempo al sol. A esta condición se le conoce como fotosensibilidad.

Las personas que pueden sufrir fotosensibilidad pueden presentar síntomas como reacciones alérgicas: picazón, enrojecimiento e hinchazón y, posiblemente, la erupción de la zona afectada. El enrojecimiento se produce normalmente dentro de las 24 horas de la exposición al sol en las zonas expuestas del cuerpo como la frente, nariz, manos, brazos, y labios. Incluso, la reacción puede ocurrir después de que el fármaco haya sido eliminado del sistema.

Por eso se pide a los asegurados que verifiquen si algunos medicamentos del tratamiento son capaces de crear reacciones en la piel, para tomar las previsiones necesarias. Algunos de esos medicamentos son de uso muy común, especialmente entre pacientes crónicos:

  • Adultos mayores y pacientes inmunosuprimidos por la concurrencia en ellos de polimedicación, farmacoterapia crónica e intermitente, alteraciones del metabolismo.
  • Pacientes con dolor crónico tratados con antiinflamatorios no esteroideos (AINE) de forma recurrente (ibuprofeno, sulindaco, tenoxicam, ketoprofeno, meloxicam, naproxeno y piroxicam).
  • Pacientes diabéticos que utilizan Metformina y Gliburide.
  • Pacientes oncológicos sometidos a tratamiento quimioterapeútico reciente.
  • Pacientes en tratamiento crónico para la depresión o trastornos psiquiátricos (amitriptilina, imipramina, fluoxetina, venlafaxina, citalopram, alprozalam).
  • Pacientes con infecciones crónicas tratados con levofloxacina, ciprofloxacina, doxiciclina o tetraciclina.
  • Pacientes hipertensos o con alguna cardiopatía, que utilizan amiodarona, amlodipina, diltiazem y nifedipino.
  • Pacientes que utilizan diuréticos como la hidroclorotiazida y la furosemida.
  • Pacientes con problemas gástricos que utilizan Omeprazol o Pantoprazol.
  • Pacientes alérgicos que utilizan difenhidramina y cetirizina.
  • Pacientes que utilizan medicamentos contra el acné como la isotetrínoina.
  • Mujeres que utilizan estrógenos como anticonceptivos orales.
  • Pacientes que requieren medicamentos anticonvulsivos como carbamazepina y valproato.

El paciente con tratamiento relacionados con la fotosensibilización es necesario que se mantenga siempre a la sombra o evite las exposiciones prolongadas y en horas de mayor riesgo (entre 10. 00 a.m. y 2.00 p.m.) y que utilice aislantes de la piel con ropa cómoda, mangas largas y sombreros de ala ancha.

Otra recomendación es tomarse por la noche aquellos fármacos sensibilizantes de la piel, que son de una dosis diaria, para reducir así su concentración cutánea en los momentos de máxima exposición solar.

Si tiene dudas o consultas sobre sus medicamentos y la posibilidad de causar fotosensibilidad llame a la línea gratuita 800-46869422 (INTOXICA), disponible las 24 horas todos los días del año.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias