viernes 30, septiembre 2022
spot_img

Uruguay tiene más de 5.000 niños y adolescentes en programas de cuidado de salud mental

Montevideo, 21 abr (Sputnik).- El Instituto Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo de Uruguay (INDDHH) y Unicef presentaron este miércoles los resultados del informe «La infancia que no queremos ver» que da cuenta de los problemas que afrontan niños, niñas y adolescentes alojados en centros de salud mental de este país sudamericano.

«A diciembre de 2019 había 5.270 niños, niñas y adolescentes en el sistema de protección especial, de los cuáles el 63 por ciento viven en un centro de 24 horas», dice el informe.

Son 316 las niñas, niños y adolescentes que se encuentran en centros de salud mental 24 horas y del total de ese universo, el 10 por ciento está alojado en una clínica de salud mental.

El 53,4 por ciento de los internados son adolescentes entre 13 y 17 años; un 7,4 por ciento son personas mayores de 21 años o más, o sea, niños y niñas que ingresaron al sistema y continúan allí. (Sputnik)

También preocupa el 23 por ciento de niños y niñas que tienen de siete a 12 años, lo que demuestra que cada vez aumenta más el porcentaje de niños y niñas chicos que entran en centros de atención de salud mental.

La vicepresidenta uruguaya, Beatriz Argimón, tuvo a cargo las palabras previas a la presentación del informe y afirmó: «Nuestro país está dispuesto a acercarnos cada vez más a este tema. Lo queremos ver y lo hemos visto porque la propia institución fue mostrando los problemas que tenía (en referencia al Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay).

«Hay aspectos preocupantes, por ejemplo que no existen mecanismos de denuncia formales, el tema de la aplicación de medidas disciplinarias y esos niveles altos de seguridad centrados en el control y no en la protección de niños, niñas y adolescentes. Esto demuestra sin lugar a dudas hasta donde hay que llevar acciones», dijo Argimón.

El informe se hizo en 10 centros de atención integral en salud mental para niños, niñas, adolescentes y adultos con trastornos mentales compensados, lo que representa el 83 por ciento del universo disponible y dos centros de atención a episodios agudos, lo que representa el 100 por ciento del universo.

En total, fueron estudiados 153 niñas, niños y adolescentes que residen en los 12 centros monitoreados y representan el 43 por ciento de los casos, además de los 82 integrantes de los equipos de dirección y equipos técnicos y personal de atención directa y de servicio de distintos turnos.

La voz de los familiares no pudo ser consultada.

Según los testimonios, en términos generales se constataron denuncias por trato distante y descuido emocional; monitoreo de cámaras inadecuado; inexistencia de mecanismos de denuncia formalmente instalados y problemas estructurales como salas sin ventana o con puertas enrejadas.

También se registraron denuncias por malos tratos verbales y físicos por parte del personal y/o tratos amenazantes y humillantes que, en lugar de atenuar una posible crisis, en muchos casos los desencadenaba o potenciaba.

Asimismo, se constató que la medicación es, en general, la primera y única respuesta por parte de los operadores y que, en algunos centros, incluso es usada como forma de castigo. (Sputnik)

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Bueno, en mi opinión, la corrupción que se mantiene en los países y estados del mundo es la causa de la pobreza, la pobreza genera enfermedad, angustia, depresión y qué más problemas.
    Nadie tiene la culpa, pero, las élites del poder y la riqueza, aunque sea del más pequeño país del mundo, se auto engañan a sí mismas manteniendo el criterio falso de «gobernar», no tienen la culpa, el poder y la riqueza los mantiene ciegos a la verdad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias