miércoles 1, diciembre 2021
spot_img

Si Colombia cae, caerá toda América Latina

Estamos en una crisis humana mundial sin parangón en la historia moderna, digo esto así porque la Pandemia por Covid 19 tiene al mundo entero de rodillas.

Ahora se cierne una triste oscuridad sobre Colombia, la Gran Colombia está a las puertas de una guerra civil sin duda más grave, peor aún porque hay muchos grupos en conflicto: los liberales, los conservadores, grupos de guerrilla y grupos de paramilitares, grupos de ciudadanos dispersos.

Nadie desconoce que el ejército de Colombia es el más grande y moderno de América después de EEUU, ha jugado un papel protagónico en mantener la paz no solo dentro, sino también en el vecindario.

Hoy, cuando se nota una gran simpatía entre jefes militares de Colombia, Ecuador y (Policía) Panamá, no dudo que estamos caminando sobre terreno minado.

Los militares son militares, no son ni intelectuales ni políticos, son militares y están formados para obedecer órdenes, esa es su mentalidad. Anteriormente la República de Colombia estaba dividida en dos enormes grupos, a favor de la democracia y en contra, indistintamente de la filiación política-ideológica que se profesara; hoy las cosas son muy diferentes, no existen líderes de estatura continental y a los pocos que se hacen llamar así, nadie les cree.

Después de los años setenta, cuando EEUU vio que no le funcionaban las dictaduras que había preparado en la tristemente célebre Escuela de las Américas, quiso manejar los hilos con amenazas de bloqueos económicos a las diferentes naciones del continente, hoy que ya nada tiene que ofrecer, la tentación del regreso de las dictadura es un hecho concreto, amenazando a todos los países desde México hasta Argentina, si cae la potencia militar (Colombia) caerán todos los demás ejércitos del área conflictiva.

¿Qué ya no puede haber otra vez dictaduras? Claro que si, ya los partidos políticos de todo el continente gozan de descrédito total, nadie en su sano juicio puede creerles, entonces es cuando aparece la tentación de los golpes armados, en medio de la anarquía se impone un orden por la fuerza. Podrá ser necesario, es cierto, pero luego los militares se engolosinan y ahí está la desgracia.

Las cúpulas militares de todos los países se mantienen comunicadas entre sí, son colegas y es totalmente normal que eso suceda, pero cuando se pasa del guiño se está pisando terreno prohibido.

El golpe de timón de Bukele (en El Salvador), muestra que tan cansadas están las estructuras militares de soportar a los civiles gobernando y robando, mientras los pueblos pierden calidad de vida.

Si Bukele no tuviera el apoyo de la cúpula militar no hubiera hecho lo que hizo, con o sin razón, pero sin precedentes en esta época moderna: quitar a la gran mayoría de los jueces y magistrados, apoyado por el poder legislativo.

En Colombia los síntomas no son diferentes. Colombia ha vivido muchos momentos delicados a lo largo de su dolorosa historia, pero ahora parece estar recorriendo un camino desconocido en al menos tres ámbitos distintos: la protesta social, la economía y la representación política. ¿Estaremos los costarricenses preparados para una oleada gigantesca de protestas? No creo.

(*) Dr. Rogelio Arce Barrantes es médico.

Más noticias

4 COMENTARIOS

  1. El problema en Costa Rica yo no veo que sean los políticos, esos están ahí porque nosotros los pusimos, el gran problema es la ignorancia política que tiene el pueblo, muchos no saben que es la separación de poderes, no tienen idea de a quien le dan el voto a diputados, y nunca votan por las alcaldías, todo con el pretexto de que «igual todos son corruptos», cómo no van a ser corruptos si no nos informamos e involucramos!.
    Estamos como estamos porque nosotros mismos lo fomentamos, es más fácil echarle la culpa al político del momento que asumir nuestra responsabilidad.

  2. Don Sergio Pérez. En nuestro país hay gran tradición de paz y democracia, de gente trabajadora del campo como sucedía años atrás. En ese tiempo, íbamos a votar por el color político de quién más banderas pudo colocar, ahí estaba naciendo el engaño de los políticos corruptos, la gente no tenía ni idea de la corrupción que se orquestaba detrás de esta fiesta «democrática».
    Porqué así. El pueblo, estudiado o no, confía en sus políticos dirigentes, preparados en el extranjero o en casa, no hay otra, pero, resulta lo que vemos actualmente, sus ideas y políticas públicas son solo una cortina de humo para prestarse a la corrupción del poder y de la riqueza. El problema en Costa Rica son los políticos mafiosos, por eso compiten hasta la muerte por gobernar, aquí y en el resto del mundo.

    • Don Roberto, los partidos políticos siempre han estado regidos por corruptos, los candidatos que imponen no son elegidos por el pueblo, no nos representan, ahí es donde tenemos que intervenir como pueblo, a frenar esa «dictadura pre-eleccion», reunirnos los pueblos y elegir un verdadero representante, que este mismo hable por el pueblo, no que un sinvergüenza que nadie conoce se adjudique la voz del pueblo, como lo han estado haciendo los partidos políticos, camaras empresariales, y sindicatos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias