jueves 27, enero 2022
spot_img

Alcalde de Tuluá en Colombia dice que incendio de Palacio de Justicia fue planificado

Bogotá, 26 may (Sputnik).- El incendio registrado en la noche del martes en el Palacio de Justicia de la ciudad colombiana de Tuluá (suroeste) fue planificado y direccionado por alguien, aseguró este miércoles el alcalde local, Jhon Jairo Gómez.

«Eran cientos de personas, los mismos bomberos lo dicen, fue un tema muy articulado. ¿De dónde llegaron? Anoche se hablaba que venían de otros municipios, de algunos sectores de la ciudad, que eran parte de los que estuvieron en los bloqueos que fueron puestos en libertad casi todos el mismo día de ayer», dijo Gómez a la emisora local Blu Radio.

El martes, grupos de manifestantes que respaldan el paro nacional que se realiza en todo el país desde el 28 de abril en contra de medidas impulsadas por el Gobierno, cerraron algunas vías de la ciudad, lo que generó la reacción del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía.

«Los uniformados dispersaron a las personas que bloqueaban el lugar con gases lacrimógenos, lo que llevó a que se registraran enfrentamientos; tras la intervención, los ánimos se caldearon y los disturbios se extendieron a varias calles de la ciudad», publicó el diario local El País.

Algunos de los manifestantes destruyeron señales de tránsito y atacaron locales comerciales, entidades bancarias y la sede de la Alcaldía.


Los hechos

«No fueron hechos aislados, se inició con el daño de un semáforo y posteriormente empezaron a lanzar esas (bombas) Molotov, mientras que al mismo tiempo, a una cuadra del Palacio de Justicia, un grupo grande estas personas impidió, bajo amenazas, la salida de los carros de bomberos», describió el alcalde.

Asimismo, aseguró que «esto no es una acto esporádico de jóvenes rebeldes o bravos, aquí alguien está direccionando».

En el marco de los disturbios en Tuluá, un joven de 18 años identificado como Camilo Andrés Arango, estudiante de Derecho, falleció por un disparo, en hechos que son investigados por las autoridades.

El pasado 14 de mayo la sede de la Alcaldía y del Consejo de la ciudad vecina de Jamundí también fueron incendiados por encapuchados.

Ese mismo día fueron quemadas las instalaciones de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía y la sede de Medicina Legal en la ciudad de Popayán (Cauca, suroeste), en medio de actos de vandalismo realizados en forma posterior a protestas pacíficas.

Colombia cumplió el miércoles 29 días de un paro nacional que comenzó el 28 de abril en rechazo a la radicación en el Congreso de una polémica reforma fiscal impulsada por el Gobierno, que ante la presión de las movilizaciones debió retirarla el domingo 2 de mayo.

Sin embargo, las manifestaciones siguieron y el miércoles pasado la presión social logró que los congresistas de las comisiones séptimas conjuntas de Senado y Cámara aprobaran el archivo del polémico proyecto de ley 010 de Senado y 425 de Cámara, con el cual se planteaba una reforma al sistema de salud.

Al menos 50 personas han muerto durante las protestas, la mayoría a manos de efectivos de la Fuerza Pública, y casi 600 fueron heridas, de las cuales al menos 37 sufrieron lesiones oculares por disparos efectuados por la policía, según denuncias de organizaciones defensoras de derechos humanos.

Además, se detuvo de manera arbitraria al menos a 1.430 personas y se cometió violencia sexual contra 21 mujeres.

Ante tales abusos, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la OEA, la Unión Europea y organizaciones de derechos humanos, entre otros, han denunciado ante la comunidad internacional un uso desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía de Colombia. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias