martes 29, noviembre 2022
spot_img

Canciller de Cuba denuncia impacto de sanciones de EEUU en el sector privado de la isla

La Habana, 14 jun (Sputnik).- El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, denunció este lunes las medidas restrictivas que aplica el Gobierno de EEUU contra el turismo en la isla, en particular las que afectan al sector privado por las prohibiciones de viajes a los ciudadanos de ese país.

«El Gobierno de EEUU mantiene en su «Lista de Alojamientos Prohibidos en Cuba» 422 hoteles y casas de renta privadas, aunque afirma apoyar a los emprendedores cubanos. Sin embargo, y contrario al discurso, mantienen suspensión de cruceros, vuelos y el contacto pueblo a pueblo», escribió el canciller en su cuenta de Twitter.

El pasado 28 de septiembre, la Oficina de Asuntos Económicos y Comerciales del Departamento de Estado de EEUU publicó la «Lista de alojamientos prohibidos en Cuba», que incluye centenares de instalaciones estatales, de administración mixta y privadas, a las que se prohíbe el acceso a los ciudadanos de ese país.

El documento emitido por la Casa Blanca especifica que estas instalaciones «son propiedad o están controladas por el Gobierno cubano, un funcionario prohibido del Gobierno de Cuba (…) un miembro prohibido del Partido Comunista Cubano (…) un pariente cercano de un funcionario prohibido del Gobierno de Cuba, o un pariente cercano de un miembro prohibido del Partido Comunista de Cuba».

MÁS DE 200 SANCIONES EN CUATRO AÑOS

En los cuatro años de Gobierno del expresidente Donald Trump (2017-2021), se impusieron más de 240 sanciones contra Cuba, y entre ellas destacan las restricciones aplicadas a aerolíneas de EEUU por proveer cobertura de seguro a envíos de mercancías hacia o desde la isla.

A su vez, se mantienen, año tras año, las sanciones económicas bajo la Ley de Comercio con el Enemigo, aprobada en 1917, y la creación de la Lista de Entidades Cubanas Restringidas, «lista negra» en la que hasta la fecha se incluyen más de 200 empresas de la isla.

También se suspendieron los servicios consulares y la emisión de visas en la embajada de EEUU en La Habana, después de crear una crisis por supuestos ataques sónicos contra sus diplomáticos que hasta el momento no han podido demostrarse científicamente.

Otra de las medidas aplicadas por Trump contra Cuba fue la eliminación de los viajes educativos individuales «pueblo a pueblo» establecidos durante el Gobierno de Obama (2009-2017), la denegación de solicitudes de licencias para artículos de exportación en virtud de la Lista de Entidades Cubanas Restringidas, y sancionó a bancos extranjeros por realizar operaciones financieras vinculadas a la isla.

A su vez, extendió el estado de «emergencia nacional» para regular el movimiento y el fondeo de las embarcaciones que, dentro de sus aguas territoriales, vayan a viajar o sean susceptibles de viajar a Cuba, aplicó reiteradas sanciones contra navieras y aseguradoras para evitar entrada de combustibles a la isla, y denegó las licencias para los viajes de cruceros, embarcaciones recreativas y aeronaves privadas.

También aplicó el título III de la Ley Helms-Burton, que abrió las puertas a las demandas judiciales por la confiscación y nacionalización de propiedades estadounidenses en Cuba en la década de 1960, canceló el acuerdo firmado entre las Grandes Ligas de Béisbol (MLB) de EEUU y la Federación Cubana de este deporte, y restringió las opciones de que ciudadanos estadounidenses viajaran a la isla.

Otras medidas aplicadas por el Gobierno de Trump fueron la suspensión de los envíos de remesas familiares, la aplicación de regulaciones para la administración de exportaciones y una política general de denegación de licencias para el arrendamiento de aeronaves a aerolíneas estatales cubanas, y el impedimento de reexportación a Cuba de artículos extranjeros que contengan más de un 10 por ciento de componentes estadounidenses.

A eso se sumó la limitación de la exportación de bienes destinados a mejorar la infraestructura de telecomunicaciones, y la suspensión de la mayoría de los vuelos de aerolíneas estadounidenses desde el país norteamericano a Cuba.

No satisfecho con esto, Trump ordenó incluir a Cuba en un informe sobre la trata de personas, en una lista especial de vigilancia, en virtud de la Ley de Libertad Religiosa Internacional, en el listado de «adversarios extranjeros» involucrados en conductas adversas para la seguridad nacional de EEUU, creó la lista de alojamientos prohibidos en la nación caribeña, y finalmente incluyó a la isla en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias