miércoles 5, octubre 2022
spot_img

Día mundial contra el Trabajo Infantil: Costa Rica se ha comprometido a erradicarlo al 2025

Cada 12 de junio, por recomendación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se dedica esta jornada a reflexionar e impulsar la lucha contra el Trabajo Infantil (TI) en todo el mundo, en tanto forma de explotación de las personas menores de edad que menoscaba y compromete seriamente su desarrollo integral y niega el disfrute pleno de sus derechos.

En este 2021, esta fecha se enfoca en la eliminación del TI como una aspiración global necesaria desde la perspectiva de los Derechos Humanos y el Desarrollo Humano Sostenible. Como lo proponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a 2030 y a los que Costa Rica se ha suscrito, específicamente en su meta 8.7., se señala lo siguiente: “adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de personas, y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de TI, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, de aquí a 2025, poner fin al TI en todas sus formas”. Es decir, Costa Rica ha asumido el compromiso de desaparecer el TI para el año 2025.

Según lo refleja una investigación realizada por el Instituto de Estudios Interdisciplinarios de la Niñez y la Adolescencia (INEINA) de la UNA en los años 2012 y 2013 (Chaverri y Arguedas, 2013), el TI es un fenómeno que aleja a las personas menores de edad de su derecho a la educación, debido a que se encontró que conforme más horas eran laboradas por estas, menor era la tendencia a estar en el sistema educativo en cualquier modalidad.

Por otra parte, como lo reflejó el informe mundial sobre TI de 2015 (OIT, 2015), opuesto a lo que algunos todavía suponen, el TI no apoya una inserción laboral beneficiosa, ya que, por el contrario, entre más temprano en edad se incorpora una persona al mundo del trabajo, peores tienden a ser sus ingresos y su salud durante su vida adulta. Pese a estos hallazgos sustentados en investigación, todavía es posible escuchar personas que legitiman el TI como una forma positiva de aprendizaje para la vida laboral.

El TI, que generalmente viene acompañado de condiciones de pobreza y vulnerabilidad, es una problemática que afecta el desarrollo de la persona, ya que, aquellos infantes que viven con carencias materiales significativas ,muestran elevados niveles de estrés, menor desarrollo neurocognitivo y afectaciones socioemocionales, tales como un menor autocontrol, menor capacidad de resolución de problemas de razonamiento, mayor impulsividad, menor desempeño académico y mayores probabilidades de salir prematuramente del sistema educativo (Farah, 2017).

En este sentido, como ha sido propuesto a raíz de la investigación (Chaverri y Arguedas, 2013), es fundamental distinguir entre actividades formativas y colaborativas libres de riesgos o cargas inadecuadas, y el trabajo infantil como tal, que implica que el niño, niña o adolescente ya no puede enfocarse en su infancia, su educación, su recreación y su bienestar, sino que debe asumir niveles de responsabilidad y carga de trabajo que son inadecuados para su edad y desarrollo.

Por otro lado, es importante reconocer que la actual pandemia puede no solo poner en riesgo de exclusión educativa a muchos niños, niñas y adolescentes vulnerables, sino colocarles además en situación de explotación económica, ya que la reducción de los ingresos y recursos familiares y comunales conlleva presión a las familias para explotar económicamente a sus niñas, niños y adolescentes, no solo en actividades remuneradas informal o formalmente, sino también en labores domésticas, agrícolas o de mendicidad, muchas veces sin ninguna remuneración, pero sí con mucha responsabilidad y largas horas de labor en condiciones físicas peligrosas y extenuantes.

Si bien es cierto el TI en Costa Rica ha tendido a reducirse en los últimos años (INEC, 2016), todavía el país está lejos de su completa erradicación, razón por la que este Día Mundial Contra el TI debe ser aprovechado para reflexionar y redoblar esfuerzos para lograr su eliminación, de la mano del mejoramiento de las condiciones de vida para niñas, niños, adolescentes y sus familias y comunidades en todo el país, especialmente en los territorios más vulnerabilizados por la actual crisis pandémica, así como por los elevados niveles de desigualdad económica que tienden al alza.

La buena noticia es que el TI, junto a las diversas formas de explotación de niñas, niños y adolescentes, es erradicable si se adoptan las políticas públicas adecuadas para ello y estas son basadas en evidencia, de manera que se pueda proyectar su eficacia (Chaverri y Arguedas, 2020). En este sentido, es importante que el Estado Costarricense asuma con toda la seriedad y compromiso del caso el actual proceso de formulación de la Política Nacional de Niñez y Adolescencia 2022, cuyo proceso de formulación se encuentra en curso actualmente. Al respecto, es crucial que Costa Rica se plantee la erradicación del TI, lo cual requerirá de la asunción de medidas para eliminar otros factores generadores de TI y explotación infantil en todas sus formas, tales como: vulnerabilidad familiar, pobreza y pobreza extrema, desempleo, subempleo e informalidad laboral, falta de ingresos en personas que no pueden generarlos por sí mismas, carencias en educación integral y de calidad, falta de acceso a oportunidades culturales, artísticas, recreativas, deportivas y tecnológicas de calidad para las comunidades y personas más vulnerables, entre otros.

El TI junto a las diferentes formas de explotación económica de personas menores de edad es un grave perjuicio para quienes se ven afectadas, pero es erradicable y Costa Rica lo puede lograr, siempre y cuando tome decisiones de política pública e inversión social correctas, pertinentes, estratégicas y fundamentadas, comprendiendo que la elección de las políticas idóneas constituye realmente un factor transformador de la sociedad.

Referencias

Chaverri, P. y Arguedas, A. (2013). Identificación de personas menores de edad que laboran en el cantón de Heredia (Informe de Investigación). INEINA.

Chaverri, P., y Arguedas, A. (2020). Políticas Públicas Basadas en Evidencia: una revisión del concepto y sus características. Revista ABRA, 40(60), 49-76. https://doi.org/10.15359/abra.40-60.2.

Farah, M (2017). The Neuroscience of Socioeconomic Status: Correlates, Causes, and Consequences. Neuron 96(1).

Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) (2016). Trabajo infantil y adolescente en Costa Rica: magnitud y características de las actividades productivas (económicas y no económicas) realizadas por niños, niñas y adolescentes de 5 a 17 años. Instituto de Estadística y Censos.

Organización Internacional del Trabajo (OIT) (2015). Informe mundial de 2015 sobre el trabajo infantil: allanar el camino hacia el trabajo decente para los jóvenes. Organización Internacional del Trabajo.

(*) Pablo Chaverri, académico

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias