miércoles 8, febrero 2023
spot_img

Para presidente ojo con la religión

En primer lugar estamos en “el patio” de Estados Unidos de América.  No tiene remedio esto.  Así es la geografía y así es como repartieron el planeta los que tuvieron esa brillante idea;  eso significa que estamos en el primer círculo de la zona geopolítica y militar de EUA.  Somos de primordial importancia estratégica y eso hace que muchos factores, como la economía, la educación, la cultura en general, el habla popular, etc., el vestido, la cocina, la ideología y todo lo demás de los países que estamos en ese círculo estén fuertemente influidos por EUA.  Eso es lógico.  Y es también obviamente lógico que dependamos en una elevadísima proporción de ese país en todos los campos.

Lo que no es lógico es que tantos habitantes moldeen sus creencias, convicciones y supuestos sin mayor conocimiento o con base en sensaciones instintivas más que en datos (“me cae bien”, “es muy guapa”, “parece buena gente”); porque sus actos tienen consecuencias; no se quedan en la intimidad de las personas sino que también influyen en su entorno (en su descendencia, por ejemplo).  La ignorancia es mala consejera.

La religión tuvo un determinante impacto en las últimas elecciones de Costa Rica.  Yo puedo dar fe del pánico que infundió en muchas personas que pudiera gobernar Costa Rica un “evangélico” y de las muchas historias que se dieron por ciertas sobre la sospecha de que la iglesia que según muchos lo manipulaba fuera a gobernar el mundo.  Por supuesto que no me sorprende, pero además agrego:  a juzgar por la conducta de la población en materia religiosa, de sexo y de etnia, no creo que por muchas décadas pueda haber en este país un presidente judío, protestante, musulmán, indígena, ateo, negro o de ascendencia asiática.  Tampoco se puede pensar en mayores probabilidades para otra mujer porque quienes aducen que doña Laura hizo un mal gobierno en muchos casos agregan que fue por ser mujer y lo dicen hasta en lenguaje “inclusivo”.  Mucho más factible que cualquiera de los mencionados sería que un nicaragüense ocupara la Presidencia de Costa Rica.  ¿Qué estoy como loco?  ¡Qué va! ¡Ya ocurrió!  No solo fue nicaragüense legítimo don Ascensión Esquivel Ibarra hasta bien avanzada su edad (bien avanzada para 1896) naturalizándose costarricense a sus 48 años, ya madurito, sino que hasta pertenecía a la logia masónica Unión Fraternal.  Pero por lo que respecta a los demás hipotéticos aspirantes no veo por dónde, con la actual mentalidad de la población, puedan tener alguna esperanza en este tiempo.   

Ya que se juzga aquí tanto en el ámbito popular lo que es y no es, lo que hace y no hace EUA, vale la pena conocer algunos detalles en este campo de la religión y la fe sobre algunos de sus líderes más conocidos por aquí. 

Joe Biden, católico.  Donald Trump, levemente presbiteriano y autocalificado como cristiano sin definición de afiliación (y aquí debe explicarse algo sobre “cristiano”.  En Costa Rica “cristiano” en el habla común significa creyente en Cristo aunque de distintas denominaciones e iglesias y puede ser “católico”.  En EUA “Christian” -“cristiano”- significa miembro de la iglesia protestante denominada “Cristiana” y no puede ser “católico”;  para decir en EUA “cristiano” queriendo decirse creyente en Cristo se dice más comúnmente “creyente” -“believer”- en vez de “cristiano” para que no se interprete como “miembro de la Iglesia Cristiana”).  Como prueba de su indefinición religiosa Trump instaló en la Casa Blanca a la pastora, predicadora y evangelista Paula White-Cain, promotora de la “teología de la prosperidad” y del “cristianismo trumpista” para que se encargara allí de todo lo espiritual.  En 2016 votó por Trump el 81% de los “evangélicos”; también manifestó Trump en Twitter:  “¡…ningún Presidente ha hecho lo que yo he hecho por los Evangélicos ni por la religión misma!” (mi traducción) y el 3 de enero de 2020 Trump inauguró en Miami la coalición Evangélicos por Trump. Pero continuemos: Barak Obama, de la iglesia Cristiana Protestante y allegado a las llamadas Iglesias Negras, a la Iglesia de Cristo de la Trinidad Unida de la Reforma, a la Bautista, la Metodista y la Episcopal (con la singularidad adicional de ser el primer negro en ocupar la Presidencia y en el país con la mancha quizás más patente y publicitada de esclavitud negra en la historia).  Bill Clinton, Bautista del Sur.  Ronald Reagan, presbiteriano.  George H. Bush, episcopal.  George W. Bush, Metodista Unido.  Harry Truman, Bautista del Norte.  Jimmy Carter, del Pacto Bautista.  Lyndon Johnson, de Discípulos de Cristo. Franklin Roosevelt, de la Iglesia de la Reforma en EUA.  Dwight Eisenhower, presbiteriano.  Gerald Ford, episcopal.  John Kennedy, católico.  George Washington, episcopal y Abraham Lincoln, ateo. 

También debe saberse algo sobre lo que se conoce como el “cinturón bíblico” o “cinturón de la Biblia”, una franja del sur del país que comprende los estados de Georgia, Tennessee, Alabama, Mississippi, Carolina del Norte, Virginia, Virginia Occidental, el norte de Carolina del Sur y la parte oriental de Texas.  Se ha distinguido con esos nombres por predominar en ella la cristiandad protestante evangélica más conservadora, soporte de los políticos republicanos entre los cuales sobresalen Mike Pence y Ted Cruz, seguidores incondicionales de Trump.     

Bueno, ahí queda eso y a ver si nos ayuda a definir quien nos cae bien, guien es más guapo, quien parece buena gente;  y a estar conscientes de que mientras que aquí el anormal y “sospechoso” es el protestante, allá el anormal y “sospechoso” es el católico tratándose del grueso de la población, lo cual viene de atrás:  la Iglesia romana vs. la Iglesia anglicana y eso es ya otra historia. 

(*) Orlando García Valverde, Traductor-Intérprete Oficial   

Más noticias

5 COMENTARIOS

  1. No importa la religión que pratique el candidato , siempre que no sea un fanático religioso , dispuesto a llegara gobernar imponiendo sus creencias religiosas . Pasando por encima de la civilidad, respeto a derechos humanos de minorías y otros aspectos. Casi que dispuesto a regresarnos a la Edad Media ,con el argumento de que va a gobernar basandose en su libro sagrado. Ese es el peligro al que tenemos que estar atentos.

  2. DE ACUERDO,LA MAYORÍA DE LOS PRESIENTES TIENE RELIGIÓN PERO SON RESPETUOSOS Y INCITAN AL ODIO POR METERSE CON LOS DERECHOS HUMANOS.EN COSTA RICA FABRICIO ESUN CASO DE QUE USA A DIOS COMO PROPAGANDA.LA MAYORÍA DE LA GENTEQUE CONOZCO DICE «POR CUALQUIERA QUE NO SEA FABRICIO,SOBRE TODO POR LO QUE INFLÓ LA ENCUESTA DE OPOL Y TAMPOCO SE TRATA DE HACER BULLA ,HABLAR EN LENGUAS Y OTRAS COSAS QUE SE DIERON AQUÍ.

  3. Muy pedagógico este artículo y pone claramente en blanco y negro quién es quién en USA. Para mi el tema religioso es algo muy personal y tengo amistades que practican muy diversas denominaciones
    La influencia de USA es grande y obvia en CR, me gustaría que eso significara que más gente domine el inglés pero tristemente lo que abunda es la degeneración del castellano y gente que medio habla inglés
    Gracias por sus excelentes artículos Don Orlando

  4. La religión no tiene campo en la política, no se puede gobernar una población de creencias o no creencias mixtas con un único criterio religioso, de hecho es increíble que a estas alturas nuestra Constitución aún contemple una religión oficial, eso es totalmente antidemocrático; para colmos el TSE se hace de oídos sordos cuando se hace campaña política religiosa, cuando esto es inconstitucional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias